Imola, el circuito maldito de Ayrton Senna y odiado por Alan Jones, el duro entre los duros
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
ESCENARIO DEL PRÓXIMO Gran Premio

Imola, el circuito maldito de Ayrton Senna y odiado por Alan Jones, el duro entre los duros

El próximo domingo vuelve la Fórmula 1 al circuito Dino y Enzo Ferrari, una de sus pistas más carismáticas, amada y temida, y alejada durante muchos años del campeonato

placeholder Foto: Imola arrastra el triste de recuerdo del fallecimiento de la figura más legendaria de la Fórmula 1
Imola arrastra el triste de recuerdo del fallecimiento de la figura más legendaria de la Fórmula 1

El regreso de la pista italiana al mundial de Fórmula 1 fue recibido con alegría, pero no siempre disfrutó este circuito el mismo entusiasmo entre aficionados y pilotos. El COVID provocó un cambio sin precedentes en el calendario y propició la incorporación de muchos circuitos nuevos o rescatados del pasado como en el caso del Autodromo Enzo e Dino Ferrari de Imola.

Situado en el corazón del denominado ‘Motor Valley’ de Italia que alberga las principales industrias transalpinas de coches y motos, siempre ha estado rodeado de una mezcla de desdén y amor, que tampoco ha resultado diferente en su regreso al mundial de Fórmula 1. Porque su espectacularidad siempre ha estado unida con un peligroso temor. No en vano aquí falleció la figura más carismática de la historia, el brasileño Ayrton Senna, con enormes accidentes de otros grandes de la Fórmula 1.

placeholder Fernando Alonso logró en Imola, 2005, una de las mejores victorias de su carrera deportiva
Fernando Alonso logró en Imola, 2005, una de las mejores victorias de su carrera deportiva

Sí, pero no

Efectivamente, con Imola siempre hubo un 'algo' que le ha impedido, acceder al olimpo de los mejores trazados del mundo, aunque condiciones para hacerlo tenga. Los puristas siempre decían que Monza tiene más magia e historia. Los pilotos, que Mugello implica un mayor desafío técnico para el pilotaje, mientras los eruditos siempre decían que en la época había otros trazados por el mundo mucho más completos, como Brands Hatch en Reino Unido, o Zandvoort en Holanda. ¿Cuánto es de bueno Imola como circuito en realidad?

Pierre Gasly no tenía dudas cuando decía que fue ‘la mejor experiencia de pilotaje que había tenido en su vida, aunque el francés ha conocido pocas pistas con solera del pasado. Para Lewis Hamilton era un gran circuito para disfrutar los coches a una vuelta, pero no creía que la pista de la Emilia-Romaña fuera a ser un buen escenario para las carreras. Sus reservas se debían a la estrechez de su trazado, fruto de la antigüedad del diseño origial. Pero Hamilton no llegó a pilotar en el ‘Imola antiguo’, ya que los grandes premios dejaron de celebrarse en 2006, la temporada anterior a su debut, pero su vasta experiencia le dan criterio sobre lo que puede dar de sí un circuito. Pero de nuevo aparecía en sus declaraciones ese ‘sí, pero...’ que persigue siempre a este circuito desde su creación.

placeholder El australiano Alain Jones, uno de los pilotos con mayor fama de duro en la Fórmula 1, odiaba Imola
El australiano Alain Jones, uno de los pilotos con mayor fama de duro en la Fórmula 1, odiaba Imola

El precio de ser un pionero

Está documentado desde la época del Imperio Romano que en las inmediaciones de Imola ya existía entonces una zona dedicada a celebrar carreras de cuadrigas. A tan lejos se remonta la conexión con las carreras de la pista italiana. Sin embargo, ese rol de pionero muchas veces ha jugado en su contra, pues también fue la causa de estar entre los primeros en quedarse desfasados a medida que las competiciones de coches y motos evolucionaban.

El circuito surgió a mediados de los años cincuenta, como la mayoría de las pistas entonces, creando un bucle que unía diferentes carreteras abiertas al tráfico. Su innovación fue que los caminos vecinales construidos para unir los distintos núcleos urbanos se hicieron ya con la idea del circuito en mente. A pesar de estar la mayor parte del año el trazado abierto al tráfico se convertía al cerrarse en algo parecido a un extraordinario circuito permanente. Con el tiempo el circuito fue mejorando sus instalaciones y fue el primero, por ejemplo, en incorporar un gran edificio de boxes, torre de control y tribunas, algo por entonces era absolutamente desconocido y pionero.

Tales fueron sus mejoras que una disputa en 1980 de la FIA, (Federación Internacional de Automovilismo) con los propietarios del circuito de Monza, motivó que el Gran Premio de Italia de aquel año se celebrara en Imola por primera y única vez. El campeón del mundo de aquel año, el australiano Alan Jones, echó pestes de aquel cambio y con su ruda diplomacia decía sin rubor, que comparado con Monza, aquello era "una mierda salpicada de chicanes". Algo tendría que ver que Nelson Piquet, su principal rival ese año por el mundial, le endosara en esa pista una severa derrota. Pero era significativo que Jones, famoso por su caráter duro y sin remilgos para la competición, en aquella época criticara con tanta dureza a Imola, lo que comenzó a alimentar una injusta leyenda negra como pista maldita. Después de aquella carrera en 1980 la pista se mantuvo en el calendario con denominación de Gran Premio de San Marino, pero los acontecimientos que se fueron sucediendo no hicieron un gran favor a que mejorara su fama.

placeholder Tamburello, la zona donde se estrelló Ayrton Senna, siempre ha recordado su memoria
Tamburello, la zona donde se estrelló Ayrton Senna, siempre ha recordado su memoria

Una leyenda negra alimentada año

Nada más empezar su singladura como pista mundialista, Gilles Villeneuve, el piloto de Ferrari adorado por los tifosi, sufrió un fortísimo accidente que ya empezó a cuestionar la seguridad del circuito. En 1982 sucedió el boicot de los equipos alineados con Bernie Ecclestone y la famosa guerra fraticida de Ferrari entre el propio Vileneuve y Didier Pironi. Poco después, se produjo un tremendo accidente de Nelson Piquet, del que nunca volvió a recuperarse del todo, como admitiría después. Gerhard Berger años después sufrió otro brutal accidente del que milagrosamente salió ileso gracias a la pericia y rapidez de los bomberos italianos. Así, hasta llegar al fin de semana mas negro de la historia de la Fórmula 1, cuando en 1994 fallecieron Roland Ratzenberger y el gran dominador de la especialidad, Ayrton Senna. Las medidas de seguridad del circuito, en sus inicios modélicas, se habían quedado claramente desfasadas, y aquel accidente desencadenó una revolución mundial en materia de seguridad para todos los autódromos.

Imola, recibió nuevas modificaciones a su trazado que, con nuevas chicanes, limitaban aún más su desafiante carácter inicial. Pero en 2006, dejó de albergar grandes premios debido a unas instalaciones de boxes lejos de lo que demandaban los nuevos tiempos. De un circuito que siempre fue pionero en tantas cosas empezando por sus edificios, su desaparición del calendario mandó un aviso a todos los circuitos del mundo para que espabilaran. Por grande que fuera su tradición o espectacularidad, o mejoraban continuamente o se caían del calendario.

Tristemente, estaa evolución de los circuitos tuvo siempre más acento en la infraestructura complementaria que en la creación de trazados desafiantes para los pilotos y divertidos para el público. Por eso no es de extrañar que hoy, cuando se ha recuperado esta pista completamente renovada, haya causado alegría entre pilotos y aficionados. A pesar de todas sus mutilaciones a su cuerpo original, Imola sigue siendo un circuito ‘de los de verdad’, pues a pesar de todas esas chicanes que tan poco gustaban en su día a Alan Jones, todavía conserva curvas como Piratella, Acque Minerali o Rivazza. Un deleite para aficionados que, hoy sí, hace que sin duda merezca entrar en el olimpo de los mejores circuitos del mundial. No se lo pierdan.

Fórmula 1 Ferrari Ayrton Senna Lewis Hamilton Federación Internacional de Automovilísmo (FIA) Fórmula 1 - GP de Italia Bernie Ecclestone
El redactor recomienda