Es noticia
Menú
Valentino Rossi ya no es el mismo, mientras Fernando Alonso está ante su mejor versión
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LA VETERANIA AL MÁS ALTO NIVEL

Valentino Rossi ya no es el mismo, mientras Fernando Alonso está ante su mejor versión

Valentino Rossi y Fernando Alonso tienen edades similares y una larga experiencia en la competición, pero algunos factores juegan a favor del segundo para seguir al máximo nivel

Foto:

Las caídas en una moto tienen un impacto mental sobre el piloto, mucho mayor sobre los que en los accidentes de coche. Esta diferencia, es una de la causas fundamentales que provoca que la longevidad se lleve mejor sobre cuatro que sobre dos ruedas. Sin embargo, más allá de las ´heridas de guerra’, hay otros factores para la diferencia. Uno de los temas recurrentes durante las conversaciones ‘racing’ de este invierno ha sido el paralelismo entre las carreras deportivas de Valentino Rossi y Fernando Alonso, pilotos ambos de leyenda en MotoGP y Formula 1. Rondando la cuarentena, los dos siguen pensando que aún tienen lo necesario para ser campeones del mundo.

Tanto uno como otro han firmado para 2021 por escuderías de segundo nivel, lo que antoja su reto aún más difícil de cumplir. Que no se entienda como algo peyorativo, simplemente, la realidad es que ni Petronas-Yamaha ni Alpine F1 son a día de hoy esos equipos en los que uno piensa, como las formaciones a batir en sus respectivas categorías. ¿Conseguirán de todos modos, dar la vuelta a la situación y lograr ese ansiado último título?

En la moto las caídas te retiran

Aunque en los dos ‘cracks’ siga brillando la famosa ‘mirada del tigre’, va a ser difícil que volvamos a ver el Valentino de sus mejores tiempos, mientras que en el caso de Fernando es muy probable que sí que veamos su mejor versión. El piloto español asegura estar pilotando mejor que nunca, afirma que los años fuera de la competición le han refrescado e incluso las enseñanzas adquiridas en otras categorías, han ampliado su repertorio. Es evidente que Valentino Rossi, estas últimas temporadas ya no era aquel piloto que dominaba de forma insultante, al modo que lo hacía Marc Márquez recientemente. Sin embargo, a pesar de sus 42 años, pocos dudan que ‘VR46’ sigue siendo todavía mejor piloto que la mitad de la parrilla, e incluso a menudo se ha mostrado más sólido que Maverick Viñales, hasta este año pasado, su compañero de equipo y alguien llamado por muchos a ser, el némesis de Marquez. Y no sólo esto, en los recientes test de pretemporada en Qatar, ‘The Doctor’ se ha mostrado a un nivel excelente. ‘Vale’ ha rodado cómodamente en los tiempos de los otros pilotos de Yamaha y a tenor del nivel de competitividad mostrado por la marca de los diapasones, ¿por qué no soñar con el triunfo?.

Siempre se ha dicho que, en las motos, quien te retira no es la edad sino las caídas. El mismísimo Angel Nieto reconoció que después de una dura caída cuando peleaba con Maurizio Vitali a finales de 1984, con el título ya en el bolsillo, nunca volvió a ser el mismo. Tuvo flashes de su grandeza anterior a aquella fatídica caída, incluso logró ganar alguna carrera aislada, pero a los 34 años sintió que había llegado el momento de colgar el casco.

El caso de Lorenzo

Algo similar pasaba en la Fórmula 1 de aquella época, o qué decir de los rallyes en los años ochenta e incluso hasta cierto punto hoy día. La gravedad de los accidentes hacía mucha mella en los pilotos. Sin embargo, la continua mejora en las medidas de seguridad de la máxima especialidad del automovilismo, progresivamente fue haciendo sentir a los pilotos menos vulnerables. Como consecuencia de ello, las carreras de los pilotos 'top' en el gran circo pasó de durar como mucho una década, a llegar o superar incluso las dos décadas como es el caso de Fernando Alonso.

En las motos se ha avanzado en seguridad, y mucho. Sin embargo, a pesar de medidas de protección tan significativas como el mono de cuero con ‘airbags’ incorporados, la factura anual de huesos rotos y lesiones serias comparando ambas categorías va del día a la noche a favor de la Fórmula 1. Jorge Lorenzo, con casi diez años menos que Valentino Rossi, decidió poner punto final a su carrera deportiva con apenas 32 años, porque el riesgo ya no le compensaba. Así lo reconoció en el circuito de Cheste cuando anunció su retirada, pues asumía que ya no había confianza: "Encadené dos caídas seguidas muy feas, la segunda de ellas con lesión de columna, que no es una caída como cuando te lesionas un brazo o una pierna. Ya pasé por una situación parecida en 2008, pero entonces poco a poco fui recuperando la confianza y volví a ser el mismo, ahora no lo veo claro y por eso me retiro".

El vaso de la confianza

El legendario Sito Pons lo describió de forma magistral: "La confianza es como un vaso de agua. A medida que acumulas caídas, el vaso se va vaciando y a medida que logras tus objetivos sin irte por el suelo, el vaso se va llenando. Cuando un piloto tiene el vaso lleno es cuando logras las décimas que marcan la diferencia". Ese vaso de la confianza, sin ese respeto que impone la posibilidad de hacerse mucho daño, es por tanto infinitamente más fácil llenar cuando pilotas sobre cuatro ruedas que cuando lo haces con dos. De todos modos, la confianza no es el único factor que marca diferencias entre los pilotos de ambas categorías. Existe otro factor decisivo, que influye mucho más en los coches, que en las motos y este es la experiencia: el plus que aporta la veteranía.

A pesar de que tanto una MotoGP como un Fórmula 1, ambas sean joyas de alta tecnología, en las motos sigue primando más que en los coches lo de ‘darle al acelerador’. No quiere decir que sea menos relevante el factor piloto en una o en otra categoría, pero mientras que en las motos la ecuación gira mayoritariamente alrededor de ‘gas/riesgo’, en los coches hay muchos más matices a tener en cuenta. Sólo hay que observar un volante actual de un Fórmula 1 para darse cuenta de la cantidad de funciones que tiene que ejecutar hoy día un piloto, además de apurar frenadas y pasar mas rápido que nadie por las curvas.

A favor de los pilotos de coches

Fernando Alonso posee, en este sentido, una valiosa ventaja respecto a los pilotos más jóvenes, pues los automatismos necesarios para obtener 100% del rendimiento de esos volantes los tiene absolutamente interiorizados. No se trata sólo de saber qué hacer en cada momento con ese volante, sin necesidad de que te lo tenga que recordar la radio del muro de boxes, se trata de leer las carreras y tomar las mejores decisiones sobre la marcha, con una enorme cantidad de factores a tener en cuenta. A mayor experiencia acumulada, mayor facilidad va a tener un piloto para resolver los interrogantes técnicos de unas pruebas que, no olvidemos, son más largas y complejas en el caso de los coches. Con paradas en boxes para cambios de neumáticos, diferentes compuestos a gestionar en una misma carrera, vigilar el consumo de combustible, carga de batería, etc. La veteranía aquí, cuenta y mucho.

Un declive físico es inevitable según se van cumpliendo años, pero en este aspecto también salen favorecidos los pilotos de coches sobre los de motos, pues la exigencia física de los monoplazas actuales, aun siendo alta todavía, es inferior a lo que era en el pasado, mientras que en las motos esta exigencia en los últimos años no ha parado de crecer. En resumen: tanto ‘FA14’ como ‘VR46’ son dos fueras de serie todavía capaces de pilotar como en sus mejores días, pero es el primero es el que tiene más ases para hacer póker.

Las caídas en una moto tienen un impacto mental sobre el piloto, mucho mayor sobre los que en los accidentes de coche. Esta diferencia, es una de la causas fundamentales que provoca que la longevidad se lleve mejor sobre cuatro que sobre dos ruedas. Sin embargo, más allá de las ´heridas de guerra’, hay otros factores para la diferencia. Uno de los temas recurrentes durante las conversaciones ‘racing’ de este invierno ha sido el paralelismo entre las carreras deportivas de Valentino Rossi y Fernando Alonso, pilotos ambos de leyenda en MotoGP y Formula 1. Rondando la cuarentena, los dos siguen pensando que aún tienen lo necesario para ser campeones del mundo.

Valentino Rossi Fernando Alonso Fórmula 1 Jorge Lorenzo
El redactor recomienda