El mejor ejemplo de humildad

Lando Norris da una lección de humildad ayudando a desmontar su monoplaza

El británico ha sido un total descubrimiento para la Fórmula 1. Un innegable talento plasmado en los grandes premios y acompañado de un gran carisma fuera de la pista

Foto: Lando Norris ayudando a los mecánicos después del Gran Premio de Hungría. (McLaren)
Lando Norris ayudando a los mecánicos después del Gran Premio de Hungría. (McLaren)

La calidad humana es tener principios sólidos, valores como la lealtad, la generosidad, el optimismo y sobre todo saber dar a los demás, sin esperar algo a cambio. Todo ello lo demuestra Lando Norris. Probablemente se pueda encontrar a alguien que condene al joven de 20 años por haber nacido con mucho en su mano para llegar a donde está hoy día. Pero afortunadamente, la mayoría tiende a juzgarlo por su capacidad para pilotar, y aunque todavía no alcanzado la madurez al volante necesaria, Norris está haciendo mucho para demostrar que podría ser uno de los mejores pilotos en un futuro cercano. El británico ha sido un total descubrimiento para la Fórmula 1. Un innegable talento plasmado en los grandes premios y acompañado de un gran carisma fuera de la pista.

Si en la pista está haciendo méritos, en el aspecto humano es difícil reprochar algo al piloto de McLaren. Lejos de preocuparse o enfadarse, Norris tiene otra actitud sobre como afrontar la competición. Es una persona alegre y un mal resultado no le arruina el día. Su carácter divertido y risueño se percibe más allá de su trabajo con el equipo. Además, el británico fue noticia estos días por hacer una labor impensable para un piloto. El británico fue fotografiado el domingo por la noche en Budapest ayudando a su equipo con el despiece de su MCL35 al final del Gran Premio de Hungría. Todo por diversión y trabajo en equipo, un acto que realza su figura.

Las razones

El acto recibió gran atención en las redes sociales y el propio pilotó explicó sus motivos. "Hay dos razones realmente, una es porque lo disfruto", dijo. "Es genial, ¿quién no querría ir a desmontar un coche de Fórmula 1, explorarlo un poco y trabajar con la mecánica y demás? Es muy divertido. Siempre aprendes algo nuevo y es un poco más práctico”, confesó. “Y la segunda razón es que es bueno para el equipo, es bueno para mí y para mis mecánicos que trabajemos juntos”, comentó. "Los estoy ayudando a hacer su trabajo mucho más fácil, acababan de hacer todo un fin de semana de carrera. Hicieron tres semanas seguidas y pensé que podía ayudarlos”, dijo.

Quizá sería ir demasiado lejos elogiarlo como un héroe por soltar unos cuantos tornillos un domingo por la noche, pero la realidad es que se ve como un gesto sincero y respetuoso y una señal de una calidad humana muy subestimada en los tiempos que corren. Norris como persona, no como piloto de carreras, para McLaren y la F1 es tener un diamante en sus manos.

En ocasiones el privilegio y la humildad no son mutuamente excluyentes. Es muy fácil en estos días criticar a los pilotos de F1 por tenerlo fácil. En general, los sacrificios que hacen no son muy grandes tienen un estilo de vida muy agradable. Pero estar bien no hace que alguien sea una mala persona y en un momento como este, donde los equipos van a explotarse hasta sus límites debido al calendario exigente, la F1 será mejor con personas como Norris.

Lando Norris durante el Gran Premio de Hungría. (EFE)
Lando Norris durante el Gran Premio de Hungría. (EFE)

Humildad ante todo

El sábado en Budapest, más de 24 horas antes de que apareciera la famosa foto, Norris fue preguntado sobre el impacto en los pilotos por disputar tres carreras consecutivas, pero centró su respuesta en el trabajo de los mecánicos de McLaren. "Honestamente para los pilotos, no está tan mal", dijo. “De alguna manera, hacemos la menor cantidad de trabajo en términos de estar en la pista, en comparación con el tiempo que los mecánicos pasan trabajando en el coche y preparándolo”, dijo. “Siento que estoy lo suficientemente en forma como para poder salir, hacer la carrera y no quedar completamente muerto después de eso, así que no estoy tan preocupado por mi parte”, remarcó. "Es más difícil para los ingenieros y los mecánicos, porque son los chicos y chicas que pasan más tiempo en la pista trabajando y viajando”.

Una visión y una forma de ser diferente e incluso única en el paddock en lo que se refiere a los pilotos. El británico conoce el desgaste del personal de McLaren y prefirió estar echando una mano a diferencia de otros pilotos que se fueron a casa a Mónaco, por ejemplo entre las dos carreras de Austria, para un buen descanso mientras los miembros de su equipo tenían que arreglárselas durante toda la semana.

Desde tiempos de karting

"No es algo que elegí hacer solo porque lo hicimos tres semanas seguidas, porque es algo que he hecho varias veces antes. Es más, el hecho de ayudarlos de todos modos, disfrutándolo y pasando tiempo, te hace mejorar", comentó. “Compartimos algunas buenas risas. Algunos chistes. Y disfruto pasar tiempo y trabajar con los mecánicos y los ingenieros. Porque Will, mi ingeniero, también lo hace".

Norris explicó que esto ha sido una práctica bastante habitual de su tiempo en McLaren y en realidad se remonta a un hábito que aprendió en el karting. "Es algo que he hecho varias veces antes. Es algo que ya hice en 2018, y algo que he hecho desde karting realmente", dijo. "En el karting siempre teníamos que limpiar después de la carrera todos los karts, la protección de la cadena, el airbox y la mayoría de las cosas. Y es algo que siempre me ha gustado hacer. Por ello lo he hecho, de alguna manera, desde el karting hasta la F1". La gran diferencia es que el británico no ha hecho alusión a ello en sus redes sociales donde es muy activo. "Simplemente nunca lo he compartido en las redes sociales porque no es algo que siento que necesito poner ahí", confesó.

El británico también explicó cómo es el proceso de trabajar con los mecánicos del equipo un domingo por la noche. "Creo que en F1 es un poco diferente porque es algo que he hecho desde 2018", dijo. “Cuando estaba haciendo algunos de los FP1 lo he hecho, así como en Estados Unidos, Japón, México, Abu Dhabi”, confesó. "No lo he hecho siempre. Pero es más frecuente cuando mi vuelo es un lunes. La mayoría de las veces los vuelos son los domingos por la noche, tienes lo tuyo y todo está programado, tienes tus informes, vas al aeropuerto y en poco tiempo ya estás camino a casa. Mientras que, en los momentos en que es lunes o al día siguiente, tengo la oportunidad de quedarme con los mecánicos e ir a ayudarlos".

El británico lo entiende como una buena forma de integrarse con el equipo y construir una buena relación personal. "Creo que es una parte crucial para conocer a todo el mundo y mejorar nuestro ambiente en el equipo", dijo. "Y porque lo disfruto, y es muy divertido. De no hacer eso, lo único que estaría haciendo es volver a acostarme en la cama y mirar Netflix, pero prefiero desmontar un coche de Fórmula 1 que hacer eso". Lando Norris vuelve a sorprender con una forma de ser diferente al resto que lo hace único. Además de ser actualmente uno de los pilotos con mayor carisma en la parrilla y un filón para la Fórmula 1 de cara a llegar a los aficionados más jóvenes.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios