las palabras del jefe del equipo, seidl

El tiro certero de Carlos Sainz en McLaren o por qué le echan piropos fuera del coche

Andreas Seidl, responsable del equipo de Fórmula 1 de McLaren, ha halagado a Carlos Sainz por su pilotaje y por su faceta de 'traductor' entre el monoplaza y los ingenieros de Woking

Foto: Carlos Sainz ha conseguido dos quintos puestos en las dos últimas carreras. (EFE)
Carlos Sainz ha conseguido dos quintos puestos en las dos últimas carreras. (EFE)

Segunda vez que Andreas Seidl repite piropo a Carlos Sainz en este verano: “La habilidad técnica de Carlos ha sido impresionante desde el inicio. Tiene un 'feedback' muy claro con los ingenieros y les aporta una excelente dirección en términos de desarrollo. Hizo un muy buen trabajo durante el invierno en la correlación entre el simulador y los datos de la pista”. Además de halagar sus cualidades al volante, el jefe de McLaren (en el equipo de Fórmula 1) insiste en la facilidad de Sainz para traducir lo que le pide el coche y en dar su opinión de hacia dónde deberían trabajar los ingenieros.

Existen tres vías en el desarrollo de un monoplaza: los datos del simulador, los datos que aporta el coche en la pista y las sensaciones del piloto. Si todos van de la mano será más sencillo hacer avanzar en la dirección adecuada para la evolución del vehículo. En julio, Seidl ya destacó las cualidades que tenía su piloto español para dar estos pasos hacia delante que, como se puede observar en el campeonato, está dando el MCL34. Y ahora, en una entrevista concedida a la propia escudería de Woking, recalca el mensaje.

Es su grano de arena fuera de la pista. Si en el asfalto la mano de un piloto puede influir en alguna décima para hacer más veloz un coche, esta aportación fuera de la pista también contribuye aunque, como recordó Fernando Alonso cuando en Ferrari estaba peleando con Red Bull en 2012… “ahora mismo luchamos contra Adrian Newey”. Es decir, el trabajo del ingeniero es la base y el piloto confirma y sugiere. Por tanto, no hay que extraer como conclusión que el McLaren ha evolucionado gracias a Carlos Sainz, sino que ha sido una pieza importante en dicho avance.

El McLaren de Carlos Sainz en Hungría. (EFE)
El McLaren de Carlos Sainz en Hungría. (EFE)

En este caso, el ingeniero sobre el que cae esa responsabilidad en McLaren es James Key (compañero de Sainz en Toro Rosso), como también ha dejado claro Seidl en este parón veraniego -tanto en esta entrevista como en unas declaraciones recientes en Hungría-. El jefe alemán señala su importancia para el McLaren de 2020, el que será diseñado desde cero por el inglés, y del que esperan disfrutar hasta que llegue el nuevo reglamento de 2021, donde existe la oportunidad de que el orden cambie.

Carlos Sainz: de tal palo, tal astilla

Volviendo a la figura de Sainz, a la que también caen halagos por “combinar esa habilidad [la de 'traducir' a los ingenieros] con su vuelta de clasificación, su talento como piloto en carrera y su positividad… Tienes a un piloto perfectamente acoplado en el equipo”, no es extraño pensar que si en el manejo del volante puede algo que ver la genética, también entra en esta ecuación la de ayudar a fabricar coches competitivos. Carlos Sainz padre (hasta hace no mucho se hablaba de Carlos Sainz Junior… se han cambiado las tornas) no sólo ayudó en equipos como Toyota, Subaru o Citroen, sino que su opinión influyó en la concepción del Volkswagen campeón del WRC de Sebastian Ogier desde 2013 (mantuvo su hegemonía hasta 2017) y en la del Peugeot campeón del Dakar de 2016 a 2018. Ese 'feeling' parece haberse transmitido.

En McLaren, -Key, Sainz y compañía- continuarán desarrollando el actual monoplaza hasta afianzar definitivamente el cuarto lugar del campeonato mientras avanzan con el coche del año que viene. Un trabajo sigiloso, invisible para el aficionado, pero clave para pelear en no mucho tiempo por objetivos más ambiciosos.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios