"Ha ganado mucha madurez y experiencia"

El tirón de orejas de Red Bull que ha cambiado el rumbo a Verstappen

Verstappen fue el piloto del día en el GP de Estados Unidos y no es para menos. Volvió a hacer gala de su talento para firmar una remontada impecable y demostrar que está en su mejor momento

Foto: Verstappen fue segundo en el pasado GP de Estados Unidos. (@Max33Verstappen)
Verstappen fue segundo en el pasado GP de Estados Unidos. (@Max33Verstappen)

Max Verstappen fue el piloto del día en el Gran Premio de Estados Unidos de Fórmula 1 y no es para menos. El holandés volvió a hacer gala de su talento para firmar una remontada impecable. Carreras prácticamente perfectas a las que nos está acostumbrando después de aquel inicio desastroso en el que muchos pensaban que el joven Max no era para tanto. Mónaco y el tirón de orejas de Christian Horner y Helmut Marko fue el punto de inflexión en su temporada.

La proeza del holandés en Austin fue una muestra más de la clara evolución de un piloto que tiene todo el talento para reinar en la F1 pero unas desconexiones puntuales le hacían cometer unos fallos imperdonables. Ahora esas perdidas de concentración parece que han quedado atrás. En Estados Unidos realizó una de sus mejores carreras de la temporada. Saliendo desde la 18º posición aprovechó todas las situaciones que sucedían en la pista para empezar a escalar posiciones de una manera bestial tal y como ya hizo en Rusia. Se quitó de encima a varios coches en la primera curva, se benefició del accidente entre Fernando Alonso y Lance Stroll y realizó adelantamientos sin esa impaciencia que le comía siempre por dentro.

Así llegó hasta las posiciones de cabeza mientras Sebastian Vettel volvía a fallar y trompeaba por un toque con Daniel Ricciardo. Dos trayectorias totalmente opuestas este campeonato. “Ha sido algo inesperado. He tenido una buena salida y una fantástica primera vuelta. He escalado a la cuarta posición muy rápido y hemos podido seguir a los líderes porque teníamos buen ritmo”.

Pilotando con cabeza

Verstappen era sexto en pocas vueltas y más adelante no desperdició el error de estrategia de Mercedes con Lewis. Tras la parada, en la que montó el neumático superblando para variar su estrategia respecto a su rival más cercano, realizó un gran undercut a Valtteri Bottas. Desde ahí, el piloto de Red Bull empezó a volar para situarse en segunda posición y seguir la estela de Raikkonen.

Al final de la carrera se le presentó una nueva prueba de fuego. Jugársela y atacar a Raikkonen o defenderse de Hamilton. El holandés, con los neumáticos muy desgastados, se decantó por la segunda opción y volvió a acertar en su decisión. Hizo ancho su monoplaza y actuó sabiendo lo que se jugaba el británico. Una situación que deja a las claras la madurez obtenida durante esta temporada. “En mi batalla con Hamilton, sufrí por culpa de los neumáticos traseros. Tuvimos una buena lucha. Entre las curvas 14 y 18 tiré todo lo posible, con la intención de sujetarlo. Lewis iba al límite y yo contento de haberme quedado con la segunda posición”.

El propio jefe del equipo Red Bull se quedó perplejo con la carrera del neerlandés. "Es brillante", dijo Horner. "Desde el 18º, creo que salió de la primera vuelta en la novena plaza, y ha vencido al hombre de la pole position. Estar compitiendo por el liderato al final de la carrera, defendiéndose de Lewis con un neumático mucho más viejo. Qué pilotaje".

Max Verstappen durante el GP de Estados Unidos. (EFE)
Max Verstappen durante el GP de Estados Unidos. (EFE)

Un cambio radical

El comienzo de año fue muy duro para Max. Primero fue Baréin donde tropezó con Hamilton, luego China, donde tenía coche para ganar, pero acabó sancionado. A eso siguió el toque en el circuito de Bakú, y más tarde, Verstappen tocó fondo en Mónaco. Las ilusiones puestas en el joven de 21 se esfumaban en la escudería de bebidas energéticas. "Max necesita reflexionar en lo que habría podido ser para él esta carrera y aplicarlo para el futuro. Max es un piloto con muchísimo talento, pero ha sufrido algunos duros reveses esta temporada y creo que cambiar de mentalidad le beneficiará. Tiene que pulsar el botón de reinicio", le aconsejaba Horner y vaya que si lo pulso. Desde el Principado, ha vapuleado a Ricciardo. El australiano solo ha acabado dos veces por delante y fue porque el de 21 años sufrió dos problemas mecánicos en Gran Bretaña y Hungría.

“Desde el Gran Premio de Mónaco, Verstappen ha estado perfecto. Realmente han cambiado las cosas. Aquél accidente, donde teníamos posibilidades de doblete, realmente le dolió. Era muy rápido en Mónaco hasta que se estrelló. Pero debo decir que, desde entonces, conduce de una manera increíble. Sus carreras son brillantes. Ha ganado mucha madurez y experiencia”, confesó Horner.

Puede acabar tercero en el mundial

La situación en la que se encuentra el holandés es impresionante. El Red Bull por problemas de fiabilidad y de ritmo no ha dado el rendimiento esperado esta temporada y sus pilotos han tenido que exprimirlo al máximo para intentar luchar con Ferrari y Mercedes. Si Ricciardo lo hizo a la perfección en el inicio con dos victorias, desde Mónaco ha sido el turno de Verstappen. El joven piloto se encuentra a 20 puntos de Raikkonen quien está en la tercera plaza del mundial y conseguir acabar por delante de un Mercedes y un Ferrari sería cerrar la temporada de la mejor manera posible.

Imaginemos por un momento que tiene un coche al mismo nivel de Mercedes o Ferrari ¿De qué sería capaz el holandés? Es quizá la parte en la que falta ver como se desenvuelve. En una lucha directa por el mundial. El año que viene puede ser capaz de cualquier cosa si Honda responde y él está emocionado y ansioso por la nueva temporada.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios