séptimo en el gran premio de españa

Cuando Sainz despierta a Renault de su pesadilla y se lleva la mejor foto de recuerdo

Si a Carlos Sainz le hubieran dicho hace unos días que iba a quedar séptimo en el Gran Premio de España, probablemente no se lo creería.

Foto: Sainz, al volante del Renault en el Gran Premio de España. (EFE)
Sainz, al volante del Renault en el Gran Premio de España. (EFE)

Si a Carlos Sainz le hubieran dicho hace unos días que iba a quedar séptimo en el Gran Premio de España, probablemente no se lo creería. Salvó la papeleta con creces en uno de los peores circuitos del año para Renault. Tras un viernes para el olvido, primero con un 9º puesto el sábado. Y en carrera, con más puntos en el bolsillo. Su foto posterior con Alonso y la bandera española, escenificando su éxito conjunto 'en casa', pudo ser una de las mejores recompensas en los 3 años que lleva en la Fórmula 1.

El Gran Premio de España no despejó la incógnita de si Renault es el cuarto mejor equipo de la Fórmula 1. Pero en clave personal, fue un GP de autoreafirmación para Sainz. "Desde luego, un buen fin de semana. En casa, cumpliendo como siempre ante nuestra afición. Cómo le hemos dado la vuelta al fin de semana es muy positivo", decía al bajarse del coche. El viernes, ni en los cálculos más optimistas estaba un resultado así en esta carrera.

"A nivel personal en mi lado del equipo, hemos dado un paso adelante. Como equipo no hemos ido ran rápido como quisiéramos en relación a Haas y McLaren, pero en fines de semana en que el coche no es el cuarto mejor, aún así somos competitivos", decía Sainz a modo de resumen. No fueron los días más fáciles ni para él ni Renault. Pero ante la tempestad, Renault reaccionó con agilidad y Sainz puso el resto. La recompensa, un resultado en el 'Top-10' que tuvo que sudar sin descanso.

"La carrera más especial del año"

Gracias a una buena clasificación y salida, Sainz salió airoso del escalofriante accidente que provocó Romain Grosjean. A su compañero, Nico Hulkenberg, se lo llevó por delante. Entrar al Q3 el sábado contra viento y marea fue el primer paso fundamental para acabar bien el fin de semana. El segundo tenía que llegar en carrera, y aquí Renault no tenía todas consigo. Sainz contaba así por qué tuvo que trabajar tanto este séptimo puesto para el recuerdo.

"La carrera ha sido al ataque al principio, pero luego tocaba conservar la bomba de gasolina en las últimas cinco o diez vueltas; se me cortaba el motor en la curva 3 y tenía que levantar el pie al acelerador", apuntaba Sainz, describiendo el enésimo obstáculo para él y su equipo este fin de semana, como también la poca velocidad punta de su coche. Al Sauber de Marcus Ericsson, el peor coche de la parrilla, tardó varias vueltas en adelantarle. Pero el aliento de las gradas y su excelente capacidad de lectura y adaptación a las circunstancias de carrera compensaron la balanza. "A Ericsson no hacía falta adelantarle; no era fundamental para la carrera y además tenía que parar. Y Magnussen (6º) estaba ya muy por delante". A base de inteligencia y cautela, consiguió su objetivo. "El fin de semana más especial del año", resumía Sainz.

¿Vaso medio lleno o medio vacío?

¿Hasta qué punto pueden irse Sainz y Renault contentos de Barcelona? Por una banda, este fin de semana ha puesto a los franceses ante el reflejo de una mitad de parrilla que todavía no dominan. Hasta Haas, un equipo nacido hace dos años, era sustancialmente más rápido que Sainz en este circuito. Y McLaren también asomó la pata por sorpresa. Es cierto que Barcelona no ayudaba al coche y tanto Sainz como los ingenieros lograron maquillarlo, pero está aún por ver que este 2018 vaya a convertir a Renault en candidato a podios a partir de 2019. Este inicio de la gira europea, de momento, no dibuja una tendencia tan buena como esperada.

Pero en clave positiva, Sainz volvió a conseguir puntos y recortar terreno en el mundial con Hulkenberg, que tuvo un GP de pesadilla. Y aún más importante, sorteando la adversidad ante una legión de aficionados suyos congregados en la grada M que va en aumento año tras año. Les dejó un mensaje. "Gracias por venir a apoyarme; el año que viene habrá grada seguro y sacaremos las entradas más temprano". ¿Seguirá para entonces Alonso en la F1? Quizá sin quererlo, Sainz se guardará de este día una foto con su ídolo que, al margen del simbolismo, tuvo que trabajarse a destajo como muy pocas otras en la F1.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios