UNA BROMA DESAFORTUNADA

El tirón de orejas del 'abuelo' Massa al 'niño' Verstappen: "Ándate con cuidado en Brasil"

Verstappen culpó a Massa por su clasificación en Sakhir, negándose a discutir el tema "por ser brasileño". El holandés tuvo que pedir rápido disculpas tras el sabio 'toque' de Massa

Foto: Verstappen, este fin de semana en Baréin. (Efe)
Verstappen, este fin de semana en Baréin. (Efe)

“Este resultado es una pena, porque entre los dos podríamos habernos respetado un poco más”. El sábado por la tarde en Baréin, Max Verstappen tardaba en digerir que Daniel Ricciardo se estuviera ganando los vítores de Red Bull tras acabar cuatro en la clasificación, incluso delante de un Ferrari. Sólo se quedó a un segundo del australiano, pero fue suficiente para acabar dos puestos por detrás en la parrilla. Y Verstappen, que se veía por delante en circunstancias normales, se encargó de lanzar los dardos en público a quien consideraba su verdugo: Felipe Massa.

“Cuando estaba listo para atacar en la última vuelta de la Q3, de repente ha llegado Massa y me ha adelantado en la última curva. Había una distancia muy grande por detrás. ¿Por qué ha hecho eso? Luego he tenido que rodar en primera marcha toda la vuelta y los neumáticos ya estaban muy fríos”, explicaba Verstappen. No contento con ‘echarle el muerto’ a Massa, hasta se negaba a pedirle explicaciones. “Es brasileño, no hay mucho que discutir”. Aunque lo dijo en clave de humor, a Felipe no le ha gustado ni un pelo que se metiera con su nacionalidad. Polémica servida, a la que el holandés respondió, porque Massa había dado en la diana.

La afición brasileña tiene buena memoria.

La intención del holandés nunca fue ofender a Brasil o a Massa, sino evitar ahondar en un episodio ya irreversible para su resultado en parrilla. Y aunque el de Williams entendiera bien sus intenciones, le buscó antes de la carrera y no tuvo reparo en advertirle de las consecuencias que puede acarrearle la ‘mofa’. “Le dije que tuviera cuidado, porque hay un Gran Premio de Brasil a final de año y tendrás que correr allí”. Massa sabía de qué hablaba cuando pedía a Verstappen cubrirse en salud ante su carrera de casa, porque el público brasileño nunca perdona estos episodios.

Massa, ídolo de masas tras el GP de Brasil de 2016. (Reuters)
Massa, ídolo de masas tras el GP de Brasil de 2016. (Reuters)

Algunos años, las gradas del circuito de Interlagos han sido auténticas ollas de presión. Alain Prost lo sufrió en primera persona cuando en 1991, en plena efervescencia por una victoria apoteósica de Ayrton Senna, le llamaron “hijo de p…” en repetidas ocasiones. Y esta tendencia continúa décadas después. A Fernando Alonso le tildaron de “maricón” en 2010 a raíz de las órdenes de equipo contra el propio Massa en el Gran Premio de Alemania, y Lewis Hamilton fue víctima de insultos racistas en 2008 cuando arrebató el título al brasileño en su carrera de casa.

Aquel día, la afición también pagó el pato con Timo Glock. Hamilton le adelantó en la última curva de la última vuelta, y gracias a ello se proclamó campeón. En Brasil pensaban que era una maniobra premeditada contra Massa. Tal era la hostilidad, que en el equipo Toyota tuvieron que ponerse camisetas de la Selección Brasileña de fútbol a la salida del circuito para evitar altercados. El temperamento de la 'torcida' en Brasil puede alcanzar extremos insospechados. Por ello, Verstappen tuvo que reaccionar rápido ante el panorama potencial que le había recordado Massal

Otra broma tras muchas polémicas

"Como piloto apasionado, estaba muy decepcionado con mi último intento y tuve una reacción emocional que fue sacada de contexto", empezaba la disculpa pública del holandés al hacerse público el 'toque' de Massa al joven piloto holandés. "De ninguna manera quise insultar al público brasileño, a quien respeto y siempre ha sido muy agradable conmigo cuando he visitado el país", para recordar que el pasado gran premio brasileño fue una de sus mejores carreras, en el país que ha dado pilotos legendarios como Senna, Fittipaldi y Piquet. Me gustaría disculparme cualquier brasileño que se haya podido ser ofendido, y estoy deseando corre de nuevo en vuestro país".

Verstappen se ha distinguido por algunos exabruptos en su todavía corta carrera en la Fórmula 1. Si Jacques Villenueve le pedía tranquilizarse en 2016 para no “matar a alguien”, Max le recordó el accidente protagonizado por el canadiense que terminó con la muerte involuntaria de un comisario en 2001. Y en México, tuvo un intercambio dialéctico con Sebastian Vettel en el que le calificó como “un tipo muy frustrado". La afición carioca tiene buena memoria con aquellos que se enzarzan con sus ídolos, y Massa se lo recordó a Verstappen, quien debió pensar que el brasileño tenía mucha razón, y por ello ha decidido sabiamente recoger velas con sus disculpas.
Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios