el psicólogo le ha ayudado en su vida y como piloto

Grosjean, de ‘chiflado de la primera curva’ a mejor piloto, esposo y padre

"Cada vez que paso por la primera curva me acuerdo del 2012. Pero creo que aquello me hizo más fuerte". El podio de Grosjean en Bélgica fue diferente a los nueve que consiguió anteriormente

Foto: Romain Grosjean celebra su tercer puesto en el Gran Premio de Bélgica (Reuters)
Romain Grosjean celebra su tercer puesto en el Gran Premio de Bélgica (Reuters)

El podio que logró Romain Grosjean en el Gran Premio de Bélgica fue diferente a los nueve que consiguió anteriormente. Este es especial porque fue en Spa, en 2012, donde su vida dio un giro. “Cada vez que paso por la primera curva me acuerdo del 2012. Pero creo que aquello me hizo más fuerte. No es ningún secreto que desde entonces trabajo con un psicólogo que no solo me ayuda en la F1”, confiesa Grosjean.

En aquel gran premio su salida fue horrible y provocó un grave accidente que a punto estuvo de llevarse la cabeza de Fernando Alonso por delante. Lo que sí hizo fue arruinarle el campeonato del mundo al español. El francés fue excluido para el siguiente gran premio y admitió que “necesitó ayuda”, por lo que en septiembre de 2012 se puso en manos de un psicólogo. Un mes más tarde, en Japón, y tras otro incidente, Mark Webber le puso el apodo de ‘El chiflado de la primera vuelta’. Hasta en siete ocasiones el francés tuvo un incidente en la primera vuelta.

Pero aquel invierno entre 2012 y 2013 fue de mucha reflexión para Grosjean y las consultas con la psicóloga le hicieron cambiar, tanto en la pista, como fuera de ella. Todo fue a mejor para el francés que también aprendió a ser mejor padre, mejor esposo… y en definitiva, mejor persona. Tuvo la oportunidad de continuar en la siguiente temporada, muchos consideraban que tuvo suerte en volver, y el tiempo le dio la razón a Lotus, y a Eric Boullier (jefe del equipo por entonces). Empezó a visitar el cajón del podio regularmente (cinco veces aquel año) y mejoró su reputación.

“Me ha hecho un mejor hombre en general”

“Quería ver a mi psicólogo, necesitaba ayuda, no entendía que me estaba pasando”, señala Grosjean. El piloto de 29 ha ganado por casi todas las categorías de automovilismo por las que ha pasado, y que reaccionara de esta manera en la Fórmula 1 no era normal para el francés.

“Si trabajas de la manera correcta te das cuenta, lo entiendes y lo pones en acción. Luego ves que era mejor y das el siguiente paso y obtienes más y más. Es como tener una caja de herramientas que contiene sólo un destornillador y añades otra herramienta. Cuando se da una situación siempre hay una herramienta en frente tuya y puedes utilizar la correcta, mientras que antes sólo había una y metías la pata”. Así explica Romain Grosjean la función que hace sobre él las consultas en el psicólogo. Lejos queda ese accidente de hace tres años. La que probablemente fuera la carrera más difícil para Grosjean a nivel mental, la ha superado con nota tras su tercer puesto.

“Hablamos de cualquier cosa, puede ser de la infancia, de las carreras, de rumores, de problemas en casa, de dormir… Realmente depende de dónde estás y en lo que necesitas trabajar”. El francés es ahora padre de dos hijos, Sacha y Simon, y cree que el trabajo con su psicóloga le ha hecho crecer, no solo como piloto, sino también como persona y como padre. “Si llegas a un circuito con un problema en tu mente desde casa, te metes en el coche y explotas. Si todo está claro y resuelto entonces puedes tomarte las cosas con más cuidado y con mejor visión y reaccionas mejor, así que todo está relacionado. Me ha hecho un mejor piloto, un mejor padre, un mejor esposo... un hombre mejor en general”, confiesa.

El accidente en el Gran premio de bélgica de 2012 (Efe)
El accidente en el Gran premio de bélgica de 2012 (Efe)

“No es un signo de debilidad, es una fortaleza”

“No fue un final de temporada fácil pero creo que he aprendido a estar más centrado para este año. Sé que no habrá más oportunidades, con lo que tengo que dar lo que el equipo espera de mí”. Boullier  y Lotus se reunieron con Grosjean en varias ocasiones durante el invierno para solucionar los problemas oportunos y que aprovechara su última oportunidad en la F1. El francés salió a flote. Pero a bien seguro que fue más por su psicóloga que por las reuniones. Dice de ella, Meriem Salmi, que “está acostumbrada a trabajar con atletas de muy alto nivel, casi todos los campeones olímpicos franceses han estado trabajando con ella”, reconoce Grosjean. Trabaja también con Teddy Riner, deportista francés que compite en yudo, y ha sido campeón olímpico en Londres 2012 y campeón del mundo en siete ocasiones.

“Empecé porque fui lo suficientemente inteligente como para pensar que necesitaba ayuda. No es un signo de debilidad, es una fortaleza. Siempre puedes mejorar y es por eso que aún trabajo con ella una vez a la semana, ya sea por teléfono o en persona (incluso habla con ella a través de Skype cuando el francés tiene un Gran Premio)”, confiesa sin ningún tipo de pudor, más bien con satisfecho de su decisión.

Grosjean confiesa que el psicólogo le ha hecho mejor persona. (Reuters)
Grosjean confiesa que el psicólogo le ha hecho mejor persona. (Reuters)

Grosjean puntuó en las cuatro primeras carreras, con un podio incluido. No acabó en España  y tuvo un desliz en Mónaco. “No creo que mi concentración haya sido un problema, aunque ha habido momentos en los que he querido bailar más rápido que la música, como en Mónaco. Comprometí todo el fin de semana por querer ir demasiado rápido”. Después de varios incidentes todo terminó con un accidente contra Daniel Ricciardo.

No obstante, fue el único del año, tres pruebas más tarde contestó con un podio, y su gran final de temporada, con cuatro podios en seis carreras, le hicieron ganarse el respeto del ‘paddock’ y otro año más en Lotus. “Siempre supimos que Romain era muy rápido, quizás demasiado rápido para su coche. Las cosas han cambiado, ahora es padre y ha aumentado su confianza en sí mismo y eso se nota en la pista. Ahora es un buen piloto, uno de los tres o cuatro mejores”, señaló en noviembre de 2013 Boullier, que siempre creyó mucho en él.

“Seguiré porque siempre puedes mejorar”

Su temporada en 2014 no fue buena, pero porque ni Lotus, ni Renault, ofrecieron un buen nivel. Al menos, ganó a su nuevo compañero de equipo, Pastor Maldonado. Este año, la escudería ha mejorado y el francés está octavo en el mundial. El próximo trazado que visita la Fórmula 1 es Monza, donde de nuevo su monoplaza será rápido y el francés podría tener otra buena oportunidad de repetir un gran resultado.

Lo que seguro que no abandonará es el psicólogo: “Seguiré porque creo que siempre puedes mejorar. Creo de verdad que me hace ser mejor hombre en casa, y también mejor piloto. Me facilita mucho la vida, ver cómo actúa la gente que hay a tu alrededor te ayuda a comprender y a afrontarlo tú mismo”, reconoce.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios