Es noticia
Menú
Red Bull ya no prefiere ser segundo: ahora justifica las órdenes de equipo
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
CHRISTIAN HORNER HABLARÁ EN PRIVADO CON WEBBER

Red Bull ya no prefiere ser segundo: ahora justifica las órdenes de equipo

Donde dije digo, digo Diego. Red Bull, que el año pasado clamó contra las órdenes de equipo, ha cambiado radicalmente de discurso en el Gran Premio

Foto: Red Bull ya no prefiere ser segundo: ahora justifica las órdenes de equipo
Red Bull ya no prefiere ser segundo: ahora justifica las órdenes de equipo

Donde dije digo, digo Diego. Red Bull, que el año pasado clamó contra las órdenes de equipo, ha cambiado radicalmente de discurso en el Gran Premio de Gran Bretaña. En Silverstone, el australiano Mark Webber escuchó "unas cuatro y cinco veces" por radio que mantuviese la calma respecto a sus intenciones de presionar y adelantar a Sebastian Vettel.

Pero el pasado noviembre, antes de la última carrera del Mundial, el dueño de la escudería, Dietrich Mateschitz, afirmaba preferir que cualquiera de sus dos pilotos terminara segundo en el Mundial antes que impartir órdenes de equipo. "Interferir en los pilotos nunca ha sido una opción para nosotros. Un segundo puesto con un comportamiento correcto podría ser mejor que una victoria sobre la base de órdenes y confirmaciones", señalaba en clara alusión a Ferrari y a las órdenes de la 'Scuderia' en Hockenheim.

En el Gran Premio de Alemania, el ingeniero de Felipe Massa, Rob Smedley, le comunicó por radio: "Fernando [Alonso] es más rápido que tú. ¿Me puedes confirmar que has entendido el mensaje? Y cuando el brasileño levantó el pie del acelerador para dejar el primer puesto a Alonso, Smedley añadió: "Buen chico, ahora continúa pegado. Lo siento".

Ferrari fue multado con 78.000 euros (100.00 dólares) por infringir el reglamento deportivo de la FIA al haber dado órdenes de equipo -ahora están permitidas-, y recibió críticas feroces del jefe de Red Bull, Christian Horner, que clamó por lo vivido en suelo germano: "Fue una gran vergüenza para la Fórmula 1, que la carrera haya sido manipulada para darle a un piloto la victoria sobre otro".

"Necesitamos que abras distancia con Vettel"

En Silverstone, el jefe de Red Bull ha cambiado radicalmente el discurso para justificar el mensaje enviado a Webber cuando en las dos últimas vueltas el australiano estuvo a punto de adelantar a Vettel, arañando unos puntos que, a pesar de la amplia ventaja del alemán en la clasificación, 'a posteriori' podrían resultar cruciales para el desenlace del Mundial.

"Necesitamos que abras distancia con Vettel", escuchó por radio el australiano, quien hizo oídos sordos al mensaje. En declaraciones a la revista Autosport, el jefe de Red Bull se mostró sorprendido por la actitud de Mark Webber. "Al final, el equipo es lo más importante, y nadie individualmente es más importante que el equipo. Puedo entender la frustración de Mark en este tema, pero si hubiera sido al revés hubiera sido exactamente lo mismo", señaló Horner, quien adelantó que pedirá explicaciones a Webber por su actitud. "Es algo de lo que él y yo hablaremos en privado".

Horner sacó a relucir lo ocurrido el año pasado en el Gran Premio de Turquía, cuando un choque entre Webber y Vettel terminó con las posibilidades de victoria del equipo Red Bull. "Ocurrió exactamente lo mismo con Sebastian, así que no tiene sentido desde el punto de vista del equipo arriesgar tus dos coches. Era obvio que ninguno de los dos iba a ceder. Mark obviamente eligió ignorarlo y no consiguió adelantar en ningún caso, pero ésa es la posición del equipo".

El australiano, visiblemente molesto, explicó en la rueda de prensa por qué ignoró al equipo. "Quería ganar. Si Fernando se hubiese retirado en la última vuelta, hubiésemos estado luchando por el podio. Vettel está en su mejor momento, pero yo me estaba esforzando. No tenía intención de chocar con nadie", señaló.

"No está mal para ser el piloto número dos"

A pesar de la insumisión del australiano, Horner quiso dejar claro que no piensa relegar a Webber al papel de segundo piloto, y que tendrá libertad para intentar ganar siempre que pueda. Palabras que contrastan con los hechos ocurridos el año pasado en Silverstone, cuando Red Bull le quitó a Webber la última evolución del alerón delantero para colocársela a Vettel cuando el alemán rompió el suyo.

"No está mal para ser el piloto número dos", lanzó Webber por radio cuando logró la victoria en el Gran Premio. Esta vez, el australiano ha sido algo más comedido en sus declaraciones y ha negado volver a sentirse un 'segundón'. Con la renovación sin firmar, cualquier paso en falso podría significar su sentencia definitiva.

Donde dije digo, digo Diego. Red Bull, que el año pasado clamó contra las órdenes de equipo, ha cambiado radicalmente de discurso en el Gran Premio de Gran Bretaña. En Silverstone, el australiano Mark Webber escuchó "unas cuatro y cinco veces" por radio que mantuviese la calma respecto a sus intenciones de presionar y adelantar a Sebastian Vettel.

Fórmula 1 Silverstone Red Bull