fue bronce en los juegos de invierno de 1992

Los mejores momentos de Blanca Fernández Ochoa: una vida llena de éxitos deportivos

El cuerpo de la exesquiadora fue hallado sin vida este miércoles. Blanca fue una pionera del deporte español y la mujer más importante del esquí nacional. Recogemos sus mejores momentos

Foto: Blanca Fernández Ochoa, en Sierra Nevada en 1992. (Cordon Press)
Blanca Fernández Ochoa, en Sierra Nevada en 1992. (Cordon Press)

Blanca Fernández Ochoa desapareció el pasado 24 de agosto y, tras una exhaustiva búsqueda de más de una semana la Policía Nacional ha hallado su cuerpo sin vida en la sierra de Cercedilla. La muerte de esta genial deportista tiñe de luto a la sociedad española.

Blanca Fernández Ochoa fue una de las mejores esquiadoras de la historia de España y la primera mujer en conseguir una medalla, concretamente un bronce, en los Juegos Olímpicos de Invierno disputados en Albertville en 1992. Es hermana del también exitoso Paquito Fernández Ochoa, oro olímpico en los Juegos Olímpicos de Invierno 20 años antes que ella, en Sapporo '72. Repasamos a continuación los mejores momentos de una atleta única y una pionera de nuestro deporte femenino.

Una promesa desde muy pronto

Blanca nació en Carabanchel hace 56 años y era la pequeña de ocho hermanos. Vivió la nieve desde niña porque sus padres fueron contratados en la estación de Navacerrada. Su padre era el gerente de la escuela de esquí y su madre, la cocinera. En 1974 entró al equipo de promesas del Colegio Juan March de Viella (Valle de Arán, Lleida). Ganó el Campeonato de España infantil de eslalon gigante, título que conquistó también al año siguiente.

Empezaba a cocerse una gran carrera deportiva. A nivel absoluto demostró muy pronto su poderío cosechando tres nacionales: 1982 (en eslalon gigante y descenso), 1983 (en todos los títulos en juego y 1989 (en eslalon, eslalon gigante y combinada). En aquel momento ya empezaba a ser reconocida también a nivel internacional, posicionándose como una de las aspirantes más serias en las pruebas más exigentes del mundo.

Entre Juegos y Juegos, primeras victorias

La española, con solo 22 años, consiguió su primera victoria en una Copa del Mundo en Vail '85 (Estados Unidos), en la prueba de eslalon gigante, siendo además la primera victoria de una esquiadora española. Mejoró su técnica entrenando en la estación de Baqueira Beret, en los pirineos catalanes. Durante los siguientes años logró más victorias. En noviembre de 1987 en Sestriere (Italia) logró su segunda victoria en un campeonato del mundo. Tres años después ganó en Morzine (Francia) en la prueba de eslalon, repitiendo éxito al año siguiente en Lech am Arlberg (Austria). Así pues, cerró con cuatro sus victorias en los campeonatos del Mundo. A pear de su constancia, nunca pudo subir al podio de la general.

Cuarta en el Mundial y Juegos Olímpicos de 1988

Rozó la medalla, pero finalmente se le escapó tanto en los Juegos como en el Mundial, quedándose con la miel en los labios. Blanca intentó hasta el final ser la primera española con medalla en los Juegos Olímpicos de Invierno de Caldary (Canadá), pero su esfuerzo no se vio recompensado y se volvió a casa solo con diploma. La dramática caída en el 'slalom gigante', cuando en la segunda manga partía como favorita para el oro en un recorrido que le favorecía, frustró a todo un país.

Albertville '92, su mayor éxito

Atrás quedaba ya su decepción cuatro años antes en Canadá. El 20 de febrero la madrileña por fin colmaba sus deseos con el bronce en el eslalon de Albertville. De esta manera, conseguía así la primera medalla de una mujer española en los Juegos Olímpicos de Invierno. Un hito sin precedentes y que aún sostiene. A su vez, Blanca sumó la segunda medalla histórica para la delegación española en esta modalidad tras la conquistada por su hermano, Paquito Fernández Ochoa, 20 años antes.

Dos veces abanderada

Fue la primera mujer española en ir como abanderada a unos Juegos Olímpicos (Sarajevo 1984 y Albertville 1992), una auténtica pionera. También recibió la Real Orden del Mérito Deportivo en 1994 y los premios Reina Sofia en 1983 y 1988. Ahora, su muerte deja un vacío irreparable en el deporte español. Una deportista de leyenda que enseñó el camino a muchos otros que vinieron después.

Esquí

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios