su lucha sigue vigente

El reinicio de Lindsey Vonn para demostrar que puede pelear con cualquier hombre

Este sábado regresó a la actividad antes de tiempo. Quiere estar lista para los Juegos de Invierno de PyeongChang. También quiere seguir demostrando que puede luchar con los hombres

Foto: En la imagen, Lindsey Vonn en acción este sábado en Soelden. (Reuters)
En la imagen, Lindsey Vonn en acción este sábado en Soelden. (Reuters)

No era lo previsto, pero la gran cita de la temporada está próxima y decidió volver antes de tiempo. Las lesiones han lastrado la carrera de Lindsey Vonn en diferentes momentos. Se perdió los Juegos Olímpicos de Sochi (2014) y ahora afronta el nuevo año deportivo con el firme objetivo de ganar en los que se celebrarán en PyeongChang (Corea del Sur) en febrero de 2018. Por ello, este sábado la esquiadora adelantó su regreso a las pistas, también porque sigue afanada en una lejana lucha, que no es otra que competir algún día contra los hombres.

Esa pelea, ese objetivo, germinó en 2012 y continúa vigente. La más grande de todos los tiempos, la que suma más victorias en la historia de la Copa del Mundo de esquí alpino —77—, lanzó el guante hace cinco años. Pretendía competir en el descenso de Lake Louise con los hombres, pero la Federación Internacional (FIS) no quiso oír hablar del asunto. Entonces quiso demostrar al mundo que estaba perfectamente capacitada para derrotar, al menos competir, al género masculino, pero los que mandan no quisieron hacer una excepción histórica. La estadounidense de 33 años consideraba, además, que esta iniciativa impulsaría al mundo del esquí, pero recibió la negativa por respuesta.

Dura lesión

En la cumbre 'Forbes 30 Under 30', celebrada hace unos días, dejó claro que ese objetivo sigue estando vigente. "La realidad es que cuando me entreno junto a hombres, esquío con otro nivel", relató, añadiendo que "por ello quiero competir con ellos. No se trata de demostrar nada. Soy consciente de que me pueden ganar, pero quiero ver hasta dónde puedo llegar". Las lesiones sufridas, sobre toda la de 2013, cuando padeció una rotura del ligamento colateral medio y del cruzado anterior de la rodilla derecha —muchos dieron por hecha una forzosa retirada—, no frenaron su ímpetu a la hora de competir, aunque sí estima que han podido ser determinantes a la hora de seguir luchando por verse las caras con los hombres.

Con dos medallas olímpicas en su hoja de servicios, ganadas en 2010 en Vancouver (oro en descenso y bronce en súper gigante), no tenía previsto participar este sábado en la primera prueba de la Copa del Mundo, el gigante de Sölden (Austria), pero finalmente cambió de parecer. Hace casi un año se fracturó el húmero del brazo derecho durante unos entremamiento, con consiguiente paso por el quirófano. Ya recuperada, pensaba reaparecer en diciembre Lake Louise (Canadá), pistas que domina como nadie, con 18 triunfos sumados. Pero en el último momento varióel plan. No pudo clasificarse para la segunda manga, pero su participación le sirvió para saber a ciencia cierta en qué estado de forma está.

Patata caliente

Por ahora no está cercano el momento en el que abandonará el mundo del esquí a nivel profesional. Dependerá de cómo se sienta sobre la nieve, pero lo que es seguro es que no aparece en su hoja de ruta inmediata. La realidad es que mientras esté en activo, su presión a los que mandan en este deporte desde los despachos seguirán sufriendo en el cogote la inagotable presión de Lindsey. La Asociación de Esquí y Snowboard de Estados Unidos (USSA) ejerce de ariete en esta lucha. Hace unos días quiso llevar el asunto al orden del día a una reunión de la junta directiva de la FIS, pero finalmente la cuestión será debatida la próxima primavera. Los dirigentes saben que tienen una patata caliente entre manos...

[Más noticias de esquí]

El año 2019 podría ser el de su retirada profesional, pero también el momento de cumplir el soñado anhelo. Llegado el caso, el reto tendría lugar en Lake Louise, su pista talismán, donde tantas y tantas veces ha alzado los brazos. Vonn cuenta con muchos apoyos, empezando por el incondicional de Patrick Rimi, director del equipo alpino de los Estados Unidos, que más de una vez ha manifestado que la FIS debe hacer realidad el sueño de la mediática esquiadora. El estricto organismo internacional no ha parado de dar largas, pero cada vez está más acorralado. Atle Skaardal, director de carreras FIS, considera que es un asunto lleno de aristas y de compleja solución. "¿Qué pasaría con los puntos si Lindsey termina en el top 30?", se ha preguntado.

Stenmark

A principios de este año, la americana conoció al más grande esquiador, el sueco Ingemar Stenmark, que a lo largo de su exitosa carrera deportiva sumó 86 triunfos en la Copa del Mundo, más que nadie, 9 más que Lindsey. El legendario escandinavo bromeó con la gran campeona, prometiendo que acudiría al lugar en el que Vonn batirá, si es así, su registro. Es otro de los objetivos que tiene en su mente, sumar más triunfos que nadie, incluyendo a los hombres. La esquiadora nacida en Saint Paul ya ha manifestado alguna vez que tras los Juegos de PyeongChang, centrará todos sus esfuerzos en superar la histórica marca de Stenmark. Supondrá meter más presión a los que ejecutivos de la FIS...

Esquí

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios