se entrena en Aramon Formigal-Panticosa

Ana Salvador, la pasión por el freerider y el sueño de entrar en el 'Top 5' mundial

Lidera el Freeride World Qualifier y compite la próxima semana en Canadá con el objetivo de estar entre las mejores para buscar las montañas del Freerider World Tour

Foto: Ana Salvador, en una imagen de archivo.
Ana Salvador, en una imagen de archivo.
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

“Es más fácil separar una ola de la arena que a mí de la nieve. Mi vida es nieve y todo gira en torno a ella”. Toda una declaración de principios. La dueña del entrecomillado es Ana Salvador, posiblemente la mejor snowboarder de freeride de España, que la próxima semana compite, entre los días 10 y 13, en Revelstoke (Canadá). Actualmente lidera el ranking con 2.550 puntos. En la clasificación también ‘viajan’ otras tres españolas: Nuria Castán (4ª con 1.785 puntos), Marta Vallier (6ª) y Anna Ribalta (16ª).

Nacida en Biescas, al abrigo del Pirineo aragonés, Ana Salvador persigue el sueño de entrar en el selecto Top 5 del freerider mundial, en el circuito del Freerider World Tour. Está en el camino. Retoma la competición en el primer puesto. Ganó en Las Leñas (Argentina), en el invierno austral, y ahora volará al país de la hoja de Arce con esa firme idea de seguir reinando en el Freeride World Qualifier. El trabajo ha sido intenso. Muchas horas de splitboard en los valles de Benasque y Tena y de pista y saltos en la estación de Aramón-Formigal-Panticosa donde entrena y también da clases. “Muchos de mis entrenos se han centrado en trabajos de fuerza en el gimnasio con ayuda de mi entrenadora, Pat Gordo”, explica.

Cuando era niña cambió el esquí de pasar palos por el de la montaña. Arrinconó el más académico por el de la libertad de trazar cada línea cosida a la naturaleza plena. Se aburría y buscó la felicidad. Lo que es una máxima en su vida. No es de extrañar. Siempre atornilla cada frase con una sonrisa. En Biescas, los deportes de nieve son casi una obligación. Allí, en el valle de Tena, la montaña preside cualquier actividad. Es el esquí, pero también la escalada, la BTT. Las posibilidades son amplias. Y todo gira en función de lo que permite la montaña. Desde su casa, Peña Blanca al norte y Erata al sur son su particular brújula. “Cuando Erata amanece nevado es una buenísima señal”, apostilla Salvador.

Ana Salvador, la pasión por el freerider y el sueño de entrar en el 'Top 5' mundial

Quien hoy es número uno en el ranking del Freeride Tour Qualifier de la región Europa/Oceanía empezó a competir de la mano de sus padres –Ángel y Maica–, que la apuntaron a un club. Ana recuerda esos inicios cuando tenía 5 años y suelta que era "la más mala" y que no le gustaba esquiar. "Prefería ir fuera de pistas y dar saltos”. Ese esquí más académico, al menos, le proporcionó una base excelente. “Luego llegó el auge del snow a España y convencí a mi madre para que me comprara una tabla. Y ya no hubo forma de ponerme unos esquís”. El surf le enganchó de tal modo que es hoy quien es. Su aventura con la tabla comenzó cuando tenía 14 años y ya son 18 de comunión.

Si en las revistas especializadas y en el mundillo del freeride está allí, la otra cara de la moneda es que no puede vivir de este deporte. En Biescas tiene una tienda y en la estación de Formigal imparte clases de snow. Es lo que le permite seguir con esta pasión y siempre Biescas como su cuartel general. Enamorada del valle de Tena es una cascada de elogios los que desata cuando se le pregunta por el territorio que tanto conoce. “Tenemos un potencial increíble, con mucha variedad y donde puedes hacer muchos entrenos”, ensalza.

Optimista por naturaleza, siempre procura ver las cosas en positivo. Incluso en los días malos. “Es importante esquiar en días malos, con poca visibilidad, con hielo. Hay que buscar el lado bueno. Cuando entrenas con días malos sabes que luego eso dará sus frutos. Esos días valen por dos”, dice. Y no es un deporte fácil. Hay un importante componente mental, donde ‘leer’ la montaña desde la base para determinar por dónde y cómo descender es clave. Es una mezcla de elegancia y aplomo. Allí los jueces tienen la última palabra. Y normalmente, Salvador siempre les responde con una sonrisa.

Esquí

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios