Es noticia
Menú
El nuevo reto de Diego Méntrida, el atleta que cedió su puesto al rival tras equivocarse
  1. Deportes
  2. Ciclismo
Recauda fondos contra enfermedades

El nuevo reto de Diego Méntrida, el atleta que cedió su puesto al rival tras equivocarse

Tras hacerse célebre por dejar que pasara un corredor que se equivocó en el último giro del Triatlón de Santander, vuelve a escena con el objetivo ayudar a su hermano

Foto: Diego Méntrida, en plena carrera de Santander. (Jorge Morcillo/Marta Redondo)
Diego Méntrida, en plena carrera de Santander. (Jorge Morcillo/Marta Redondo)

Diego Méntrida se hizo célebre hace casi dos años en el Triatlón que se disputó en Santander. Antes de entrar en la meta, se quedó parado y dejó que pasara James Teagle, un competidor británico que en el último giro se equivocó al irse contra una valla metálica. Durante una semana, su teléfono no paró de sonar porque aquel gesto tan aplaudido. "Han pasado casi dos años, pero, sorprendentemente, todavía hay gente que me lo recuerda", confiesa Méntrida a El Confidencial.

Cuatro meses más tarde, Méntrida cumplió uno de los sueños de su vida al poner en marcha la iniciativa RunningForWest. El objetivo era recaudar fondos para los afectados por el Síndrome de West, enfermedad que padece su hermano. "Participó mucha gente y, afortunadamente, recaudamos una gran cantidad dinero. Estamos muy satisfechos por ayudar y darle visibilidad a la Fundación Sename y a todas las familias que forman parte de ella".

Este año ha realizado otra iniciativa solidaria similar, la Pilgrim Race. La prueba consiste en recorrer los 661 kilómetros que separan Madrid de Santiago de Compostela en bici de montaña. El objetivo es el mismo, recaudar fondos, aunque esta vez para la Fundación Síndrome de West. El evento comenzó el 26 de junio y concluye el 2 de julio. De hecho, Méntrida cogió el teléfono a El Confidencial en acción: "Me pillas en una etapa. ¿Me puedes llamar luego?".

Los complicados entrenamientos

La preparación de la prueba no ha sido especialmente fácil para Méntrida. "No monto nunca en bici de montaña, así que la preparación ha sido rápida porque no he tenido tiempo para prepararla específicamente. Tampoco tanto como me gustaría". A pesar de la escasez de tiempo, se ha esforzado al máximo para que su resultado fuera el mejor posible: "He entrenado con una bici que me ha dejado la marca Orbea. Estoy un poco dolorido, porque no estaba acostumbrado a las técnicas de montaña, pero no es nada".

130 personas han participado en la prueba. Méntrida lo ha hecho acompañado de nueve amigos, con los que espera completar los seis días. "De momento, hemos acabado todas las etapas". No obstante, hay gente que se queda por el camino: "Hay participantes que hacen sólo cuatro etapas, otros tres, personas que sufren caídas y se retiran…".

Méntrida, junto a sus amigos, se han dedicado a buscar patrocinios de empresas o particulares. "La fundación, en cambio, ha buscado ayudas gubernamentales". Ellos, no obstante, se han preocupado más de recaudar fondos para su fundación. A las personas a las que les han solicitado ayuda, desconocen la enfermedad. "El ciudadano normal no suele tener ni idea de en qué consiste cada enfermedad. Esta es muy rara y hay que darle visibilidad". Tanto la actitud como la iniciativa son encomiables. Este chaval no deja de sorprender.

Diego Méntrida se hizo célebre hace casi dos años en el Triatlón que se disputó en Santander. Antes de entrar en la meta, se quedó parado y dejó que pasara James Teagle, un competidor británico que en el último giro se equivocó al irse contra una valla metálica. Durante una semana, su teléfono no paró de sonar porque aquel gesto tan aplaudido. "Han pasado casi dos años, pero, sorprendentemente, todavía hay gente que me lo recuerda", confiesa Méntrida a El Confidencial.

Santiago de Compostela
El redactor recomienda