Victoria de Pogacar y liderato de Roglic

El landismo sobrevive, pero el Tour del coronavirus es cosa de eslovenos

El Tour llega a su primer día de descanso y a su nueva ronda de PCRs. Temor generalizado a sorpresas que eliminen a equipos de la carrera. Victoria de Pogacar, liderato de Roglic y buen comportamiento de Landa

Foto: Tadej Pogacar, durante la etapa de este domingo. (Reuters)
Tadej Pogacar, durante la etapa de este domingo. (Reuters)

El Tour de Francia 2020 llega a su primera jornada de descanso con las mandíbulas contraídas: este lunes, primer día de descanso oficial de la carrera, se harán tests masivos para comprobar que la ronda ciclista sigue libre del coronavirus. El temor es justificado: basta con que un equipo registre dos positivos (no sólo entre los corredores, sino en toda la expedición: mecánicos, fisioterapeutas, etc.) para que sea eliminado de la competición. Una noticia de ese calibre, especialmente si afectase a alguno de los corredores favoritos, sería devastador para el Tour de la distopía.

Las dos jornadas pirenaicas han servido para confirmar que el jovencísimo Tadej Pogacar (21 años) es el ciclista más fuerte de la carrera en este momento, y por tanto el gran rival de su compatriota Primoz Roglic, 'maillot amarillo' y teórico favorito tras el conservadurismo demostrado por el colombiano Egan Bernal (segundo clasificado) en estas primeras nueve etapas. El Tour habla esloveno: Pogacar sería líder de la carrera si no hubiese perdido minuto y medio el viernes en los abanicos creados por el viento. Ahora mismo es sexto, a 44 segundos de Roglic.

Novena etapa del Tour. (Efe)
Novena etapa del Tour. (Efe)

"Si algún día me veis tranquilo en el pelotón, es que no tengo fuerzas", dijo el joven esloveno tras ganar este domingo en Laruns su primera etapa en el Tour de Francia, derrotando en el 'sprint' al propio Roglic, a Bernal, al suizo Hirschi y a Mikel Landa, quinto clasificado (décimo en la general), empeñado en demostrar que el landismo no se ha terminado.

Es la segunda participación del esloveno en una gran vuelta (tras haber sido tercero en la pasada Vuelta a España). Pogacar es, según el propio Roglic, "el que está más fuerte..." "Nadie ha sido mas rápido que él", reconoció el líder, "pero quedan muchos días de competición".

Pánico al virus

En los corrillos del Tour se habla tanto de higiene como de deporte, en espera de las PCR a realizar este lunes a toda la comitiva de la carrera. "Llegamos a la jornada de descanso con la moral alta", afirmó el español Mikel Nieve al término de la etapa. "Estamos a mitad de Tour, queda mucha montaña y el equipo está bien. Esperamos pasar una jornada de descanso tranquila y que no haya positivos por el Covid". Tras nueve etapas, en las que los organizadores se han obstinado en mantener a los ciclistas y sus auxiliares en una 'burbuja', hay mucha inquietud por saber si el coronavirus ha infectado la competición.

Si durante los días laborables la afluencia de público fue mucho más reducida que en ediciones pasadas, las dos jornadas pirenaicas del fin de semana han dejado imágenes extraordinariamente preocupantes, con aficionados animando a los ciclistas a un metro de distancia y sin la obligatoria mascarilla. Particularmente sorprendente fue el comportamiento del publico el sábado en la subida a Peyresourde, a pocos kilómetros de la frontera con España. "Siempre es bonito estar cerca de casa, pero es verdad que algunos no llevaban mascarilla. A ver si logramos que todos lleven, que respetemos todos los protocolos, para el bien de todos", afirmó Nieve.

"Hay que tener más cuidado, he visto vídeos en los que se ve a mucha gente, hay que tener cuidado. El equipo y el Tour nos está cuidando mucho, hay que pedir a los aficionados que tengan cuidado", dijo el colombiano Rigoberto Urán (sexto clasificado), generalmente uno de los ciclistas más asertivos del pelotón, después de la etapa del sábado. No sólo los puertos de montaña han ofrecido estampas incompatibles con los protocolos sanitarios: en los hoteles de los equipos, que teóricamente debían ser fortalezas para aislar a los corredores, se han observado aficionados en los vestíbulos tratando de hacerse una foto con sus ídolos.

El Tour ha efectuado discretamente medio centenar de test diarios a lo largo de la semana, pero los resultados no se han divulgado. (Tampoco está previsto, según informa Efe, que se divulguen los de las pruebas de este lunes a todo el pelotón). La organización tendrá la información el mismo martes por la mañana, cuando se reanude la carrera con una etapa llana que concluye en la isla de Ré.

La Asociación de Ciclistas Profesionales (ACP) ha pedido a los aficionados que animen de forma "responsable y respetuosa" y a la organización del Tour que refuerce las medidas de precaución "en zonas de velocidad baja" para evitar contagios por coronavirus. "Los seguidores (...) son bienvenidos a las cunetas de la carretera para alentar a los participantes del Tour y las muchas carreras que han vuelto a encender la pasión por las bicicletas, pero solo si usan la máscarilla correctamente y respetan el distanciamiento social", indicaron.

Landa se resiste a dejar de ser Landa

Mientras tanto, la principal alegría (siempre contenida) para el aficionado español es el comportamiento de Mikel Landa, décimo clasificado, a 1:42 de Roglic. El alavés entró en meta este domingo con los mejores y habló, como es habitual, con la prensa tras recuperar el aire. Landa, conocido por ir mejorando su forma a medida que avanzan las carreras de tres semanas, asegura seguir aspirando "al máximo", aunque reconoce que sus rivales están "más fuertes".

Mikel Landa, al finalizar la etapa del viernes. (Efe)
Mikel Landa, al finalizar la etapa del viernes. (Efe)

El líder del Bahrain, que fue quinto en la meta, volvió a lamentar el minuto y 21 segundos que perdió hace dos días en un abanico: "Pasé muy mala noche, pero así es el Tour, no perdona", dijo el español, que también sufrió una caída el primer día. "Termino contento la primera semana. El primer día me caí y me hice daño de verdad [en las costillas], luego perdí tiempo en los abanicos y hemos sabido darle la vuelta a la situación... Estoy contento", afirmó.

"En la etapa de hoy me he encontrado bien, era un final que me gustaba y tenía mucho respeto, hemos sacado una diferencia que es muy buena", concluyó: "Se dudaba si Bernal estaba bien o no, y ha demostrado que está muy bien. Roglic y Pogacar son los más fuertes de este Tour [...] "Pogacar es muy explosivo y cuesta mucho salir a su rueda, pero espero que con el paso de las etapas esa explosividad vaya un poco a menos".

Los ciclistas eslovenos y el coronavirus dominan las conversaciones en un Tour que había empezado con extraña apatía (hasta el fin de semana). Las PCR de este lunes son de tal importancia para el pelotón que nadie se atreve a segurar que vaya a llegar con su bicicleta hasta París.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios