LA SITUACIÓN COMIENZA A AFECTAR A LOS CICLISTAS

Los esfuerzos del Sky para evitar que su credibilidad desaparezca por completo

Chris Froome sigue sin hacer una defensa en firme de su director en una semana en la que un compañero, de manera anónima, ha señalado que su jefe debería irse del equipo

Foto: Dave Brailsford (d), jefe del Sky, junto al español Mikel Landa (Enrique Calvo/Reuters)
Dave Brailsford (d), jefe del Sky, junto al español Mikel Landa (Enrique Calvo/Reuters)

El Team Sky, quizá la organización más poderosa del ciclismo mundial, sigue envuelto en un escándalo que ha llegado al Parlamento británico y que ha puesto en duda la continuidad de David Brailsford, jefe del equipo desde su creación en 2009. Mientras las dudas aumentan y las críticas arrecian, el Sky intenta defenderse y demostrar que no cometió ninguna irregularidad en el envío de un paquete a Bradley Wiggins durante el Critérium del Dauphiné de 2011. La presión es cada vez mayor, y empiezan a notarla los ciclistas.

"Existe una preocupación sobre el impacto que esto pueda tener esta temporada y la distracción que pueda causar en Dave Brailsford y la dirección", dijo un ciclista esta semana a 'Cyclingnews' antes del comienzo de la París-Niza. Ese mismo corredor, que prefirió mantener su anonimato, también reconoció que varios compañeros habían empezado a discutir sobre la conveniencia de que Brailsford dimitiera. La mayoría de los ciclistas del Sky se han pronunciado públicamente en defensa de su jefe, pero entre ellos no se encuentra Chris Froome, la gran estrella del equipo, que no ha hablado. Ya en enero evitó comprometerse en público a favor de Brailsford.

[Sheyla Gutiérrez, la esperanza del ciclismo español]

Todo comenzó en octubre del año pasado, cuando una investigación del 'Daily Mail' destapó que la Agencia Antidopaje Británica (UKAD, en sus siglas en inglés) estaba investigando al Sky por un paquete de contenido desconocido transportado desde Manchester (Reino Unido) a Ginebra (Suiza) y de ahí hasta La Toussuire (Francia), donde se encontraba el equipo. Simon Cope, entrenador del equipo femenino de British Cycling (federación británica), fue el encargado de entregárselo a Richard Freeman, médico del Sky, para que este suministrara su contenido a Bradley Wiggins.

Un paquete sospechoso y un portátil robado

Semanas después de que se conociera la investigación de la UKAD, el Parlamento entró en escena. El Comité de Cultura, Medios y Deporte, que ya tenía en marcha una investigación sobre la lucha contra el dopaje en el deporte, anunció que también investigaría ese asunto. La línea que separa a British Cycling y Sky, que comparten instalaciones en Manchester, es borrosa, algo que ha sido criticado por el Comité.

[La victoria del ciclista que aprendió a ser parapléjico]

Fue en sede parlamentaria donde Brailsford dijo por primera vez qué había en el paquete enviado a Wiggins: era fluimucil, un medicamente premitido por la Agencia Mudial Antidopaje (AMA), según le había dicho Freeman. El problema es que el Sky no tiene manera de probarlo. Nicole Sapstead, directora ejecutiva de UKAD, explicó ante el Comité que su investigación no había podido comprobarlo porque no había registros médicos. El doctor Freeman, que entonces trabajaba para British Cycling y Sky, tenía que haberlos subido a Dropbox, pero en esa carrera no lo hizo. Y en 2014, durante unas vacaciones en Grecia, le robaron el portátil, según su testimonio.

La credibilidad "por los suelos"

En esa misma comparecencia, Sapstead reveló que la pista inicial que les llevó a abrir la investigación fue que el paquete contenía triamcinolona, un corticostiroide para el que Wiggins tenía tres TUE y del que habían detectado una cantidad importante en la sede de British Cycling. Por si fuera poco, Brailsford confirmó a 'The Telegraph' que en 2008 recibió una inyección de triamcinolona a manos de Freeman, cuando ambos trabajaban en la federación y el Sky aún no existía. El presidente de la comisión, el diputado Damian Collins, afirmó que la credibilidad de ambos organismos estaba "por los suelos".

[García Cortina, el español que nunca ganará el Tour]

En un intento por evitar que el escándalo siga creciendo, el Sky publicó este martes un informe de ocho páginas para aclarar varios puntos de la investigación de la UKAD y la evolución de sus prácticas antidopaje. El equipo británico explica por qué decidió transportar el fluimucil desde Reino Unido en vez de comprarlo en Francia y culpa al doctor Freeman por no mantener los registros médicos.

Junto a ese informe, el Sky también publicó una carta de David Brailsford dirigida a Damian Collins. En ella, el jefe del equipo ciclista dice que asumen toda la responsabilidad de los errores cometidos, pero también que mucho de lo que se ha dicho a raíz de las revelaciones de los últimos meses no es verdad. "Nuestro compromiso con la lucha antidopaje ha sido un principio básico del Team Sky desde su creación. Nuestra misión es correr y ganar de manera limpia, y lo hemos hecho durante ocho años", dice Brailsford. Esta por ver que esas palabras ayuden al Sky a salir del peor momento de su historia.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios