Las azafatas no se moverán de los podios de la Vuelta: "No somos irrespetuosos"

El director de la Vuelta a España, Javier Guillén, acepta que el debate sobre si conviene o no cambiar el rol de las azafatas, no cree que en la ronda española se haga nada malo con ellas

Foto: Nairo Quintana, acompañado de las azafatas de la Vuelta 2016 (Cordon Press).
Nairo Quintana, acompañado de las azafatas de la Vuelta 2016 (Cordon Press).

Después de unas semanas de reacciones, tanto positivas como negativas, iniciales, el debate sobre las azafatas en los podios ciclistas ha perdido cierta trascendencia global. Es cuestión, sin embargo, de que otras carreras den el paso y se sumen a la iniciativa, o tomen medidas alternativas. Los primeros fueron los australianos, como ya contamos en este periódico, que decidieron eliminar la figura de la mujer objeto en todas las competiciones deportivas del país. Posteriormente, Valencia abrió el melón de la igualdad al juntar a "mujeres y hombres vestidos con ropa cómoda" en el podio de la Vuelta a su comunidad. Y lo importante, ¿las grandes, qué?

No ha habido una pronunciación oficial por parte de ninguno de los grandes organismos ciclistas a este respecto, y en estos casos, quien calla, otorga. Es decir, ASO y Unipublic se mantienen, por tanto, en la idea de seguir por el camino que hasta ahora se ha recorrido hasta el momento, esto es, las azafatas seguirán siendo las encargadas de recibir al ganador de cada etapa y al líder de cada clasificación, además de todas las funciones propias de su labor. Así lo confirmó Javier Guillén, director de la Vuelta a España, en una reciente visita realizada a la redacción de El Confidencial. "No existe voluntad en la Vuelta de quitar las azafatas y no creo que haya política de cambios, sino política de ajuste, de retoques y matices, pero las azafatas van a seguir estando", aseguró.

Esta no es una afirmación baladí, sino que Guillén la explica detalladamente. "Estoy a favor de lo que se hace en la Vuelta, porque se hace con elegancia, no somos para nada irrespetuosos, ni denigramos ni faltamos al respeto a nadie y creo que, aunque las tradiciones están para cambiarlas, esto es una tradición del deporte europeo". Europeo y mundial, en realidad, porque son pocas las competiciones, especialmente de carreras, ya sean motorizadas o no, en la que no haya algún tipo de azafata o, directamente, modelo aportando imagen a las diferentes pruebas. "Esto tiene una peculiaridad, y es que como lo prohíben en Australia, nos llaman a los que hacemos ciclismo, pero azafatas hay en todos los eventos. Sin ir más lejos, nos podemos ir a la Fórmula 1 o a MotoGP para verlo".

Froome, también acompañado en un podio (Javier Lizón/EFE).
Froome, también acompañado en un podio (Javier Lizón/EFE).

Sin embargo, Guillén se muestra en todo caso abierto a hablar sobre este asunto y a analizar la situación. "La Vuelta va a abrir un periodo de reflexión para valorar todas las sensibilidades, a partir de ahí tendremos en cuenta todas las opiniones, también la de las azafatas, que están preocupadas por quedarse sin sus puestos de trabajo, los cuales defienden magníficamente bien con argumentos que van más allá del sexismo y de su presencia física, sino que están poniendo en valor sus aptitudes, porque es necesario que tengan idiomas, que sepan relacionarse con la gente, trabajan un montón de horas más de lo que se ve en televisión".

Precisamente, las azafatas han alzado la voz. No deja de ser curioso que lo hayan hecho, mayormente, en una revista como 'Interviú', conocida por sus trabajos de investigación y por lo de las mujeres desnudas en su portada e interiores. El último caso es el de Marga Bernalte, azafata en MotoGP y Fórmula 1, y chica de portada de la edición de este 27 de febrero. "Nunca me he considerado un objeto sexual, un cacho de carne andante ni una mujer florero. Quien dice eso no tiene ni idea de nuestro trabajo y tiene un grave problema de apertura de mente y de educación. Todas estamos preparadas y sabemos idiomas. Ya se podían encargar los políticos de que todos los jóvenes sepan idiomas en vez de meterse en estas polémicas sin sentido que solo sirven para conseguir un aplauso fácil de unos pocos sin buscar soluciones a la discriminación real que sufrimos las mujeres", comenta la joven en la entrevista.

Por supuesto que para la correcta realización de este tipo de trabajo son necesarias ciertas cualidades, como los idiomas y la habilidad en las relaciones públicas, pero no dejan de ser aspectos secundarios a la hora de elegir a las azafatas. La principal característica para determinar si una chica es válida es su físico, siempre basado en el canon de belleza comúnmente aceptado. Ninguno de los directores de casting se atrevería a elegir a una azafata para la Vuelta que estuviera pasada de peso o que tuviera imperfecciones faciales. Porque eso no vende, eso no sirve. ¿Quién querría ver a una mujer marcando michelines con esos trajes ajustados y atractivos? “Es muy elegante y no muestra los atributos sexuales femeninos. En la Vuelta no enseño más de lo que enseñaría un día de verano al salir a la calle”, decía Lydia Ruiz también a 'Interviu'. Sí, cierto, pero no pasaría con otras jóvenes menos atractivas que ella.

Ciclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios