habla javier guillén, director de la vuelta

¿Es dura esta Vuelta? "Nuestro máximo acreedor, la audiencia, la ha validado"

El director de ronda española habla de la polémica generada por las palabras de David López, corredor el Sky, que aseguraba que el pelotón está "deseando que se acabe la Vuelta para no volver"

Foto: Los favoritos llegando a la cima de Mas de la Costa (Javier Lizón/EFE).
Los favoritos llegando a la cima de Mas de la Costa (Javier Lizón/EFE).

"El pelotón está deseando que la Vuelta acabe para no volver". El alto de Mas de la Costa quemó al pelotón. Una cuesta de las que bajar en bicicleta es tan divertido como peligroso, pero que desde abajo apenas se aprecia una pared que invita a coger otro camino para alcanzar su cima. No es ni un puerto, aunque tenga primera categoría. Esa subida tan corta como dura (media del 12% con un máximo del 21%) hizo que varios ciclistas se plantearan si esta Vuelta está siendo demasiado dura y, según esa frase del corredor de Sky David López, se lleguen a plantear algunos si merece la pena volver a rodar sobre suelo patrio.

¿Es realmente tan exigente esta Vuelta? Veamos. Del plan de ruta establecido por la organización, se disputan 21 etapas entre las que se recorre un total de 3.315,4 kilómetros. De esas 21 etapas, siete están catalogadas como llanas, esto es, de una exigencia menor que una etapa de media montaña y alta montaña. Sin embargo, solo una de esas llanas es realmente llana, será la que vaya de Las Rozas a Madrid el último día de carrera. En el resto, los corredores se han encontrado con escaladas de uno u otro tipo, ya fuera durante la propia jornada o en los últimos kilómetros. Dos contrarreloj, una por equipos y otra individual, otros siete días de media montaña y cinco de alta montaña, más dos jornadas de descanso intercaladas. Esta es la Vuelta 2016.

Las líneas de financiación están soportadas por la publicidad, y ésta necesita a la audiencia. Y el ciclismo no está como para especular con esto"

“Creo que ésta es una Vuelta completa. Variedad tienes toda la que quieras”, comenta Javier Guillén, director de la ronda española, en conversación telefónica con El Confidencial desde la meta de Gandía. Guillén cree que se dude sobre si está siendo un recorrido muy exigente es “un buen debate”, pero se muestra encantado con el recorrido que han establecido para la edición de este año. En el caso específico de la subida a Mas de la Costa, considera que ha sido un rotundo éxito. “El público ha hablado: con una audiencia de 1.800.000 espectadores, TVE ha hecho récord en la franja horaria de 16-18 horas, superando a 'Telecinco' y 'Antena 3'”.

Trabajar para el público y la publicidad

Si el ciclismo hoy es un deporte de repercusión mundial es indiscutiblemente porque tiene una gran masa de aficionados detrás. Y ese público desea que lo que le ofrece la televisión sea un espectáculo apasionante, que le deje enganchado a la caja tonta con tensión en las piernas. Esta es también la voluntad de los organizadores de las grandes vueltas, pero por un motivo principal: “Las líneas de financiación del ciclismo están soportadas por la publicidad, y ésta necesita a la audiencia. Y el ciclismo no está para especular en este sentido, porque necesitamos sponsors. Y que haya sponsors conlleva, por ejemplo, que los ciclistas que están ahora en activo tengan más oportunidades de seguir en los equipos”. El negocio está en que la audiencia vea el logotipo de las marcas que pagan por patrocinar las rondas y los equipos. Nadie pone el dinero por el simple hecho de participar: quieren sacar réditos.

Contador, Brambilla y Quintana en las rampas de Formigal (Javier Lizón/EFE).
Contador, Brambilla y Quintana en las rampas de Formigal (Javier Lizón/EFE).

Sin embargo, los que hacen que esto funcione, además de los patrocinadores, son los ciclistas. Y algunos de ellos han alzado la voz. El mismo Alberto Contador reconoció que “alguna vez está bien –meter algún muro–, pero esto no es para todos los días”, también en referencia a la subida a Mas de la Costa. Guillén cree que en realidad las voces críticas hablan “más de la reiteración de los puertos que de su inclusión”. Es decir, nadie pide eliminar los muros, solo reducir la cantidad de los mismos, ya que eso genera un cansancio acumulado que puede eliminar el espectáculo. Pero Guillén se hace una pregunta: “¿Se podía haber propuesto un final mejor que diera el mismo dato de audiencia?”. Las alternativas, según cuenta, era hacer un final “tipo Aubisque”, o un puerto de más kilómetros o un final al sprint. “Quizá podríamos haber hecho un sprint”, duda por un momento, hasta que se da cuenta de una cosa: “Nuestro máximo acreedor -la afición- ha validado el final de Mas de la Costa”.

En un debate con motivo de las palabras de David López producido en Eurosport este jueves, Agustín Castellote, Eduardo Chozas y Josu Garai se cuestionaban si estaba siendo dura esta Vuelta. El resumen general era que sí, sobre todo porque se podían evitar algunos altos que generaban poca distancia entre los favoritos y recortando algunas etapas con kilómetros superfluos. Pero precisamente en este sentido, Javier Guillén asegura que ellos tratan de adaptar la dureza de la Vuelta a través del kilometraje. “La etapa de Formigal es de 118 kilómetros. Hemos tenido bastantes la primera semana de 156 km. Sabemos en el terreno en el que estamos”, dice. Sin embargo, para Guillén una de las claves está en la velocidad. “En las dos primeras horas de las dos primeras semanas, la media era de 48 km/h”.

No creo que los grandes ciclistas vengan atraídos por los muros, pero no van a dejar de venir por los muros"

Más dureza, más favoritos

Pese a todo, el organizador de carrera cree que la Vuelta está siendo muy bonita. “La de Formigal se ha considerado la mejor etapa de los últimos años entre todas las grandes”, recuerda. “¿Si asumo el riesgo de incluir muchas etapas duras y que la gente se agote? Eso es lo que tengo que ver, y veo que sigue funcionando”, dice. Ciertamente, el número de favoritos que se han apuntado a la Vuelta desde que se establecieron estas rutas más complejas se ha multiplicado. De no tener prácticamente ningún candidato al Tour compitiendo también en España, se ha pasado a contar de manera regular con Valverde, Purito, Quintana, Contador, Froome, Nibali o Aru. Es decir, los mejores quieren estar en la Vuelta. “No creo que los ciclistas vengan por los muros, pero no creo que dejen de venir por los muros”, afirma.

El director de la Vuelta cree que "la dureza forma parte de la idiosincrasia del ciclismo” y que esta no ha sido más dura que ediciones anteriores. El recorrido, según dice, se crea siempre teniendo muy presentes “los valores de este deporte”, pero de tal manera que se atraiga el mayor número de público posible, pues “en eso se basa nuestra subsistencia”. Pero también reconoce que ellos no son los únicos que buscan el espectáculo. Si bien ellos lo buscan y lo encuentran de manera directa, eligiendo los caminos por los que debe transitar el pelotón, otros, los propios corredores, lo hacen de manera indirecta, involuntaria. “Froome, Quintana y Contador me están diciendo todos los días que los primeros que dan espectáculo son ellos”, recuerda.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios