Una rueda electromagnética, el último grito del dopaje mecánico
  1. Deportes
  2. Ciclismo
EL MÉTODO CAZADO ES EL MÉTODO "DE LOS POBRES"

Una rueda electromagnética, el último grito del dopaje mecánico

El especialista italiano Claudio Ghisalberti da una pista de hacia dónde camina el dopaje mecánico en la actualidad, abriendo un abanico para sospechar de cualquier elemento de una bicicleta

“El motor escondido en el cuadro es pasado, casi artesano. Está superado. Es el dopaje de los pobres. La nueva frontera está mucho más avanzada tecnológicamente y también es mucho más cara. Está en la rueda de atrás, cuesta 200.000 euros y hay una lista de espera de seis meses para hacerse con ella”. Claudio Ghisalberti es un experto en ciclismo y la tecnología que rodea a este deporte. Escribe en la 'Gazzetta dello Sport' y esta semana, a raíz del primer positivo mecánico (de Van den Driessche) contactó con el presunto autor de esta revolución motorizada y escribió un polémico artículo dejando ver que este tipo de dopaje tecnológico es habitual en el ciclismo profesional.

“He vendido en los últimos años 1.200 aparatos en Italia del viejo sistema (el que encontró la UCI en el pasado Mundial de Ciclocross de Zolberg) que actuaba sobre la biela. Me río cuando leo los resultados de las pruebas”, indica la fuente de Ghisalberti, que mantiene oculta su identidad, aunque no su método de trabajo: “Se abre el cuadro de carbono, se instala el motor, después se cierra el cuadro y se repara, se pinta y ya está. Evidentemente existe el pequeño riesgo de que quede un punto débil en el cuadro y de que este se rompa”. Un curso de Bricomanía y listo.

Arrancada de Femke Van den Driessche en Zolder.

Este ingeniero también describe las bondades del nuevo sistema por el que se paga una cifra tan elevada: genera menos potencia que “el de los pobres” -50-500 frente a 20-60W- pero es el preferido por los profesionales, según detalla Ghisalberti. Esa fuerza extra puede equivaler a la 'energía extra' que proporciona una sustancia ilegal. Parece ser suficiente atendiendo a los “seis meses de lista de espera”.

Française des Jeux: “Este dopaje existe”

“Este dopaje tecnológico existió y existe. Lo que no sé es ¿quién y cuándo lo desarrolló y cuánto tiempo habrá que hacerle frente?”. Marc Madiot es el director del Française des Jeux y presidente de la LNC, encargada de la gestión de las actividades de los profesionales en Francia. La primera de sus dudas la pueden responder algunos ciclistas, además de Ghisalberti.

No es la primera vez que Ghisalberti 'habla' en la Gazzetta con tanta seguridad sobre un fraude en el ciclismo que nada tiene que ver con jeringuillas. En 2011, tras la CRI del Criterium Internacional, denunció desde las páginas italianas que Frank Schleck utilizó una prótesis en el pecho -bajo el maillot- para ser más aerodinámico, estrategia prohibida por el reglamento de la UCI (artículo 1.3.033). Antes se había puesto en duda una París-Roubaix de Fabian Cancellara y en 2014 una Vuelta Ciclista de Ryder Hesjedal.

Ahora, tras el primer caso de dopaje mecánico, su artículo ha dado la vuelta al mundo: “La UCI encontró una bicicleta con motor. ¡Qué sorpresa! ¿Nunca ha usado nadie esto antes? ¿Tal vez alguno de los grandes?”, escribió en su cuenta de Twitter cuando conoció la noticia de Van den Driessche. Al día siguiente sorprendió con un invento y dio a entender que la pista del motor en la bicicleta es falsa, indicando el nuevo camino por dónde se esconderían los cacos: ruedas electromagnéticas. ¿Inverosímil? Desde ya, como ocurre con el doping tradicional,paraun aficionadocualquier de elemento de una bicicleta puede ser susceptible de sospecha hasta que los organizadores de las carreras (y la UCI)no demuestren lo contrario.

Femke Van den Driessche Ciclismo Dopaje Tecnología Campeonato del Mundo de Ciclocross
El redactor recomienda