su dominio le ha creado muchos enemigos

Stephen Curry y la verdadera realidad detrás de todo el odio que genera

Las últimas declaraciones de Iguodala y Matt Barnes sobre Stephen Curry han reabierto el debate de por qué el jugador de los Warriors genera tanto odio en la NBA

Foto: Curry celebrando el pase a la final de 2016. (EFE)
Curry celebrando el pase a la final de 2016. (EFE)

No es un secreto que cuando dominas en cualquier aspecto de la vida levantas diferentes opiniones, muchas son buenas pero otras tantas no son muy agradables, y aun así hay que tener claro que forma parte del juego. Practicamente de la noche a la mañana la figura de Stephen Curry pasó de ser una de las más divertidas (sin más) de la liga a ser la más dominadora, estando un escalón por encima del resto y discutiendo el legado de un tipo como LeBron James, destinado a ser el nuevo rey de este deporte.

Todo esto surgió casi en un abrir y cerrar de ojos, porque nadie podía imaginar que iba a lograr lo que tiene. Para empezar hay que remontarse a los orígenes, esos que decían que no era un jugador hecho para la dureza de la NBA por el cuerpo que tenía

Un 'enclenque' poco capaz

La NBA siempre ha estado liderada por jugadores que eran unas bestias de la naturaleza: Magic Johnson, Kareem Aldul-Jabbar, Larry Bird, Wilt Chamberlain, Michael Jordan, Kobe Bryant, LeBron James... Todos ellos son tipos que estaban varios escalones por encima del físico de Curry.

Stephen Curry en el Concurso de Habilidades que ganó en 2011. (REUTERS)
Stephen Curry en el Concurso de Habilidades que ganó en 2011. (REUTERS)

Su imagen en la NBA no mejoró en sus primeras temporadas, cuando las lesiones y esos 'tobillos de cristal' le atormentaban año tras año y le obligaban a tener que jugar con mucha precaución. Mucha gente ya lo daba por perdido, dando más peso a esa opinión de que 'no valía para esto'... Primero se dudó de su cuerpo, y de ese chaval enclenque ya queda más bien poco, porque con el paso de los años Curry ha ido aumentando su masa muscular y trabajando como un poseso para poder adaptarse a la dureza de la liga. Ahora vemos a un Curry mucho más 'robusto' que en sus inicios, cosa que se ha producido por el esfuerzo y la constancia de un jugador que no nació con ese 'don' pero que lo ha trabajado hasta poder ser uno más.

Es buen tirador, punto

A pesar de ese problema de físico, Steph llegó a los Warriors alzado por ser un gran tirador, pero lejos de ser un jugador completo. En sus primeras campaña dejaba entrever que su muñeca iba a otra cosa, muy diferente a la de los demás.

Poco a poco fue puliendo su tiro, perfeccionando su mecánica hasta ser uno de los mejores tiradores de la liga. Pero un base necesita más cosas. De Steph se alababa mucho su triple, pero ni su visión, ni su pase, ni su capacidad para armas juego estaban a la altura de los mejores bases de la liga.

A día de hoy es un hecho que Curry está al mismo nivel que otros bases tipo Irving, 'CP3' o Lillard en lo que respecta a un base completo, con la ventaja de que es mejor tirador y más decisivo que ellos en muchos apartados. Todo el mundo decía que era un buen tirador, pero ha evolucionado su juego hasta ser no ya un buen base, sino para mucha gente uno de los mejores bases que se han visto, solo superado por Magic Johnson. Y para muchos, Curry es el que más se acerca a la figura del de los Lakers. Para ser solo un buen tirador, en este aspecto también ha llevado la contaria a muchos.

Será un buen jugador, pero no dominará la NBA

Una vez Steph ya ha demostrado a muchos que es un jugador muy completo y uno de los mejores en su posición, empezó a decirse que no estaba en el equipo ideal para ser un campeón.

Claro, ¿cómo vas a seguir diciendo eso de un tipo que ha ganado tres anillos en cinco finales y dos MVP's de temporada regular?

Es imposible. Ya no es solo los títulos, sino la forma de hacerlo. Si bien es cierto que en 2017 y 2018 ha sido campeón gracias a la inestimable ayuda de Durant, el anillo del año 2015 fue una sorpresa absoluta por la persona a la que se lo quitó: LeBron James.

Curry y LeBron en sus últimas Finales. (EFE)
Curry y LeBron en sus últimas Finales. (EFE)

De esta manera empezó el pulso entre estos dos, el tipo que desde antes de llegar a la NBA ya decían que iba a hacer historia en el baloncesto y el 'escualido' del que los Minnetosa Timberwolves pasaron por su físico. Aún tiene alguno pesadillas por la zona de Minesota.

Esa victoria no fue una cualquiera, fue la demostración de que Steph podía ponerse a la misma altura que Lebron, que con su vuelta a Cleveland ganó millones de corazones por intentar traer a su franquicia un anillo que se lo arrebató Curry en la primera oportunidad que tuvo. Cómo no va a ser 'odiado' si apenas se tenían espectativas de él y ha sido capaz de batir al hombre que venía a discutir el legado a Michael Jordan... Casi nada.

Si te metes con Jordan tienes un problema

La marca de 72 victorias y 10 derrotas de los Bulls de Michael Jordan y Scottie Pippen parecía absolutamente inalcanzable por la proeza de esa campaña.

Arrancó la temporada 2015/2016 y nadie podía imaginar lo que iba a pasar: los Warriors mejorarían esa marca de Chicago alcanzando 73 victorias y 9 derrotas, Stephen Curry batiría su récord histórico de triples en una temporada y sería el primer y único jugador en llegar a los 400 triples en solo un año. Y MVP claro, pero no el de cada año, sino el primero que la NBA concedía de forma unánime, obteniendo todos los vosotos posibles, algo que ni Michael Jordan, Kobe, LeBron o grandes del pasado consiguieron.

Raro es que alguien diga que Jordan no es el mejor de siempre en esto... Quizá el más grande la historia de todo el deporte, sus seis anillos con seis MVP's en Finales le dan todos los arguentos del mundo, pero aquel año llegó un chaval lanzando triples noche tras noche desde el párking del Oracle Arena para abrir los ojos al mundo y trasportarnos a un baloncesto nunca antes visto. Si te metes con el legado del más grande, debes saber que va a tener unas consecuencias.

Superas a los Bulls y cambias la NBA

La dinámica que se traía años atrás se confirmó en ese momento: la NBA había cambiado, jugar debajo del aro estaba pasado de moda.

El ataque de la NBA se basa ahora mismo en los triples, las contras y las transiciones rápidas, algo que ya empezaron los Suns de Nash (el famoso lema "7 seconds or less") y que en los Warriors de Curry ha logrado el cúlmen de su muestra. De pívots absolutamente dominantes que ganaban campeonatos hemos pasado a que un base sea el dominador del juego del mejor equipo de la liga y, a la vez, el ejecutor. Esto es algo muy pocas veces visto en tiempos pasados pero que cada vez veremos más en los años venideros.

Y eso es también culpa de Curry, sus tiros de nueve metros que parecen mates del mismísimo Shaquille O'Neal han hecho que los equipos y jugadores tengan que replantearse su juego, y cada vez es más normal ver a jugadores tirar desde el triple, desde jugadores exteriores que cada vez lo intentan más a hombres grandes que se tienen que arriesgar desde lejos para estar 'a la moda'. Todo lo ha provocado él, por ello cuando se retire tendrá el reconocimiento del mejor tirador de la historia.

Si te juntas con 'malotes', serás uno de ellos

Los 'Splash Brothers', una de las mejores parejas exteriores de la NBA. (REUTERS)
Los 'Splash Brothers', una de las mejores parejas exteriores de la NBA. (REUTERS)

Por último, antes de la llega de Durant, Curry era el líder (junto a Klay Thompson y Draymond Green) de una franquicia que practicaba un baloncesto divertido y amigable para todo fan del baloncesto que buscaba hacer su propia historia, un 'rollo' que gustaba mucho.

Tras el fichaje de 'KD', la gente ve a los Warriors como ese equipo que busca reclutar estrellas para ganar campeonatos (como se ha hecho desde los orígenes en la NBA) y Steph es la cabeza visible de ese proyecto de 'serpientes' que tanto odio ha levantado en la NBA estos últimos tres años. Un motivo más.

Curry y 'KD' celebrando el anillo de 2017. (REUTERS)
Curry y 'KD' celebrando el anillo de 2017. (REUTERS)

Recientemente, su compañero Iguodala analizó en el programa 'First Take' de ESPN este tema y su opinión ha sido bastante clara: ''Nunca he visto a alguien tan humilde y con tanto corazón recibir tanto odio, es una cosa increíble. Pero lo que ha hecho por el juego es asombroso. En general, creo que se siente el odio de parte de gente en la liga, los medios, y probablemente sean celos, de que sea la cara de una marca deportiva, tenga su propia compañía de medios...''.

Otro antiguo jugador de los Warriors, Matt Barnes, ha explicado también desde su punto de vista por qué Stephen Curry genera tanto odio: "Él es el chico dorado, ha llegado y ha destrozado los libros de récords, ha ganado campeonatos, a LeBron, ha hecho muchas cosas que han enfadado a jugadores y fans. Por eso creo que no tiene el respeto que merece".

"Es el mejor tirador que nunca ha jugado a este juego y la gente le tiene inquina por eso. Por no mencionar que tiene la piel clara, y la gente tiene problemas con eso. La mayoría de las veces la gente odia la perfección, y eso es lo que le pasa a Curry", finaliza Barnes.

Quizá estos sean los motivos por los que Curry recibe tanto odio, o eso es solo la punta del iceberg. Lo que queda claro es que el precio por 'callar bocas' y meterte con la NBA es muy alto, Stephen Curry ya lo sabe pero tiene pinta de que lo va a seguir descubriendo unos cuántos años más.

NBA

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios