la inmensa alegría del campeón de europa

Un beso en la boca, champán, muchas lágrimas… Así acabó la fiesta del Real Madrid

Los argentinos Nocioni y Campazzo sellaron con un intenso beso en la boca la alegría exultante que vivió el Real Madrid tras ganar la Novena Copa de Europa de su brillante historia

Foto: Nocioni, MVP de la gran final de la Euroliga, junto a Campazzo (Reuters)
Nocioni, MVP de la gran final de la Euroliga, junto a Campazzo (Reuters)

Alegría era poco para calificar lo que se vivió en el vestuario del Real Madrid. Euforia total y absoluta en un equipo que a la tercera acabó con la maldición de la Novena, que 20 años después reposará en las vitrinas del Santiago Bernabéu. Saltos, gritos, abrazos… Y mucho champán salpicando allí y allá a todo el que se asomaba. Felipe Reyes, el gran capitán blanco, que en las dos pasadas Final Four se quedó con la miel en los labios, por fin pudo recoger el trofeo que acredita al equipo blanco como campeón de Europa.

Nocioni y Campazzo, argentinos que cumplen su primera temporada en el Real Madrid, retrataron mejor que nadie el ambiente festivo que se vivió en los momentos posteriores a la final. En el vestuario, pero a la vista de las cámaras de televisión, no se cortaron y sellaron la noche con un intenso beso en la boca… Una imagen que vale más que mil palabras y que refleja lo que significó para todos ganar al temido Olympiacos.

La paciente espera de dos mitos de la sección como Clifford Luyk y Emiliano Rodríguez; el emocionante abrazo con sus hijos de Alberto Herreros, el arquitecto en la sombra de este equipo, siempre evitando los focos; la alegría de los parejas y los hijos de los jugadores... La emoción de todos ellos era el reflejo de la importancia que todo los que los jugadores y Pablo Laso habían puesto para ganar este título. Florentino Pérez, el presidente que estaba viviendo momentos complicados tras la eliminación del Real Madrid de la Champions, por fin pudo disfrutar de lo que es ganar el máximo título continental del otro deporte que da gloria a la institución. 

El beso de Nocioni a Campazzo (Foto: Basquet Plus)
El beso de Nocioni a Campazzo (Foto: Basquet Plus)

“Hasta el utilero”

“El baloncesto nos debía una”, exclamó Felipe Reyes, lo mismo que dijo Rudy Fernández. Los dos expresaron la alegría del momento, pero sin olvidar el padecimiento del reciente pasado. “No tengo palabras para describir tanta alegría”, subrayó el capitán blanco, que apuntó que están haciendo "un trabajo increíble" esta temporada. "Nos merecemos este título, desde el primer jugador hasta el utilero".

El MVP de la final, el Chapu Nocioni, resaltó que “el Real Madrid jugó como se debe hacer en una final, con dureza y no haciéndolo bonito". "Gracias a ello merecemos ser campeones", dijo. El sudamericano reconoció que en todo momento quiso fichar por un club que pudiera ganar la Euroliga. "Ha sido un poco más sencillo gracias a mis compañeros y a tener un entrenador como Pablo Laso”. “No me dejé ni una gota de sudor porque así soy yo y mi manera de jugar es esta. En el equipo tenemos mucho talento y yo trato de darle algo diferente, carácter, personalidad y entrega”, remató.

"El Chapu es increíble. Es, aparte de un grandísimo jugador, una bellísima persona. En los partidos importantes ha dado un paso adelante, con su veteranía ha demostrado ser joven. Esa fuerza que tiene en la pista nos hace a todos tener más confianza en los partidos en los que el Chapu juega bien", le elogió Rudy Fernández.

El jugador balear reonoció que dejó la NBA para vivir una noche como la de este domingo: “Cuando vine de Estados Unidos lo hice porque sabía que el proyecto era muy bueno”. Tenía la Euroliga entre ceja y ceja y por fin ya puede decir que la ha ganado. Rudy declaró que habían luchado "durante muchos años para ganar este título". "Imagina si llegamos a perder, habría sido un palo muy gordo, pero por fortuna hemos tenido las cosas muy claras desde el primer momento. Supimos jugar en los momentos clave y creo que la experiencia de las dos finales perdidas fue la recompensa de hoy”, dijo

Rudy, Lllull y Sergio Rodríguez, exultantes tras el éxito (Reuters)
Rudy, Lllull y Sergio Rodríguez, exultantes tras el éxito (Reuters)

Un desaparecido Spanoulis

El mexicano Ayón, uno de los nuevos, reconoció que llevaban “toda la temporada hablando de esto, de ganar la Euroliga”. Dejó la NBA buscando gloria en otro lugar y subrayó que está feliz por haber venido a España a pelear por ganar títulos. Atrás quedaron su prpblemas personales de principio de temporada, superados con el apoyo de Pablo Laso. El pívot subrayó que Spanoulis era un jugador que debían tener bien vigilado "y la verdad es que no entró en el partido”.

Sergio Llull también tuvo su cuota de protagonismo. “Es la recompensa al trabajo bien hecho”, comenzó diciendo, para añadir que “ganar esta competición es lo mejor que puedes conseguir a nivel de clubes, y este Real Madrid se lo ha merecido”. “Los objetivos siempre son los mismos, que son estar arriba y pelear por llegar a todas las finales. Es lo que tiene defender la camiseta del Real Madrid; es algo con lo que convivimos todos los días”.

Euroliga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios