GRAN VICTORIA DEL CONJUNTO ESPAÑOL (78-59)

El Real Madrid alcanza la gloria de la Novena a lomos del 'Chapu' Nocioni

El conjunto madridista consiguió, 20 años después, una nueva Copa de Europa, para lo que ha necesitado llegar a la final tres años consecutivos: este año, ante su afición, los blancos no fallaron

Foto: El Real Madrid alcanza la gloria de la Novena a lomos del 'Chapu' Nocioni

Sólo los grandes jugadores aparecen en los momentos decisivos. Cuando todo el mundo sospechaba que esta iba a ser la final de Vassilis Spanoulis, apareció el 'Chapu' Nocioni para conducir al Real Madrid hasta su novena Copa de Europa, esa que llevaba buscando 20 años, la que se le había escapado en los dos años anteriores. A la tercera fue la vencida. Tuvo que ser en casa, ante su público y en un partido nada vistoso, pero el Real Madrid ya tiene el título que ansiaba tras vencer al Olympiacos por 78-59.

El mejor equipo del último lustro en el baloncesto europeo, el que mejor ha jugado, ya tiene su Euroliga, el título que le va a permitir entrar en la historia con todo el derecho del mundo. Rudy Fernández, Sergio Llull, Sergio Rodríguez y Felipe Reyes ya pueden decir que son campeones de Europa. Y lo pueden decir gracias a Jaycee Carroll y Andrés Nocioni, los más decisivos en una final en la que el Madrid fue mejor que el Olympiacos y supo contener el espíritu de superación de los griegos. Esta vez, el Olympiacos sólo resucitó una vez, insuficiente para poner en apuros al Madrid.

La primera duda del partido se despejó rápido: la final se iba a jugar como quería el Olympiacos. Eso, que quizá el año pasado hubiera puesto en más problemas al Madrid, no lo fue tanto, aunque a los blancos les costó un poco adaptarse. Lojeski, que entró en sustitución de Darden a los pocos minutos, metió 10 puntos en el primer cuarto y puso en problemas al Madrid. Ni Llull, primero, ni Sergio Rodríguez, después, conseguían que el balón se moviera, y Rudy no tomaba las mejores decisiones cuando le llegaba a sus manos. El Olympiacos acabó el primer período con ventaja en el marcador (15-19).

El espectacular tapón de Nocioni a Dunston en el último cuarto (Reuters)
El espectacular tapón de Nocioni a Dunston en el último cuarto (Reuters)

Gloria al Chapu

Entonces fue cuando apareció el 'Chapu' por primera vez. Cuando el Madrid fichó a Maciulis y Nocioni, más de uno se llevó las manos a la cabeza. El primero, camino de los 30; el segundo, de los 35; los dos lejos ya de su mejor nivel. Pero sus fichajes tenían una explicación: dotar al equipo de la experiencia y la garra necesaria en los momentos decisivos, algo que le había faltado en los dos años anteriores. Los dos, el lituano y el argentino, aparecieron en el segundo cuarto de la final para darle la iniciativa al Real Madrid.

El Chapu Nocioni allanó el camino con su lucha, sacándole una antideportiva a Petway, una falta en ataque a Spanoulis y aprovechando todo lo que le llegaba al poste bajo. Su juego despertó a la afición madridista, que se vino definitivamente arriba con los buenos minutos de Maciulis. El alero lituano entró con el segundo cuarto ya empezado y anotó 9 puntos sin fallo para darle al Madrid la primera ventaja relevante del partido.

Ellos dos no fueron la única razón por la que el Madrid se fue al descanso por delante (35-28). Puestos a jugar a lo que quería el Olympiacos, el Madrid lo hizo mejor. Nocioni solventó el hueco que dejó el problema de faltas de Ayón y que Bourousis ni se acercó a tapar (el nivel del pívot griego es paupérrimo), el Madrid ahogó al Olympiacos, que sólo anotó 9 puntos en el segundo cuarto, y maniató a Spanoulis (3 puntos al descanso), aunque eso tampoco era muy preocupante vista la semifinal contra le CSKA. Con todo, la diferencia aún era escasa.

Olympiacos nunca muere a la primera

La ventaja aumentó en el tercer cuarto. Un triple de Rudy Fernández puso el 40-29 en el marcador. El ataque del Olympiacos era un desastre, y encima desperdiciaba sus tiros libres. ¿Se estaba rompiendo el partido? No, con el Olympiacos eso es imposible que suceda a la primera. El equipo griego consiguió un parcial de 12-0 y se puso por delante (40-41). En ese momento le entraron los nervios los madridistas. ¿Otra vez el Olympiacos? ¿Estos tipos no se rinden nunca? Pero cuando más amenazaba la parálisis al Madrid apareció Carroll para anotar 11 puntos seguidos y devolver las cosas a su sitio.

Spanoulis no apareció en la final (Reuters)
Spanoulis no apareció en la final (Reuters)

Quedaba un cuarto y el Olympiacos estaba vivo, pero el 'Chapu', otra vez el 'Chapu', se iba a encargar de rematarlo. Comenzó el último período con un triple, anotó otro a 3:45 para el final (65-55) y puso un tapón a Sloukas que sepultó las escasas opciones de los griegos, a los que se le encogía el brazo cada vez que se acercaban al aro (a Spanoulis también). Cuando Nocioni se fue al banco quedaban 2:30 y el partido estaba decidido, igual que su MVP.

El Real Madrid de Pablo Laso, tras dos años quedándose a las puertas de la gloria, consiguió por fin su ansiada Novena. Y lo hizo gracias a un veterano argentino que se las sabe todas, incluido cómo acabar con el Olympiacos en una final europea.

Ficha técnica:

78 - Real Madrid (15+20+18+25): Rudy (7), Reyes (2), Ayón (2) Carroll (16) y Llull (12) -equipo inicial-, Rivers (5), Rodríguez (11), Bourousis, Slaughter (2), Maciulis (9) y Nocioni (12).

59 - Olympiacos (19+9+18+13): Dunston (4), Spanoulis (3), Printezis (11), Mantzaris (1) y Darden -equipo inicial-, Petway (2), Hunter (10), Papapetrou, Sloukas (10), Agravanis, Lafayette (1) y Lojeski (17).

Árbitros: Sasa Pulk (SLO), Borys Ryzhyk (UKR) e Ilija Belosevic (SRB). Sin eliminados.

Incidencias: Partido por el título de la Final a cuatro de la Euroliga disputado en el Palacio de Deportes de Madrid (Barclaycard Center) ante unos 13.000 espectadores. El rey Felipe VI entregó el trofeo al campeón, en un partido que fue televisado a más de 200 países. 

Euroliga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios