Cruel adiós para la campeona: España sucumbe en la prórroga ante Serbia (71-64)
  1. Deportes
  2. Baloncesto
Eliminada del Eurobasket 2021

Cruel adiós para la campeona: España sucumbe en la prórroga ante Serbia (71-64)

La anfitriona, y ganadora de los dos últimos torneos de Europa, se despide tras caer en cuartos de final frente a una gran Serbia. No hubo acierto en el tiempo extra

placeholder Foto: Laia Palau, capitana de la Selección. (FEB)
Laia Palau, capitana de la Selección. (FEB)

Cruel desenlace el que se vivió en el pabellón de La Fonteta de Saint Lluís. La Selección llegó a este Eurobasket con la misión de conseguir su tercer torneo consecutivo a pesar de los difíciles momentos que pasó, con dos positivos en la concentración y un aroma a cambio de ciclo, pero no fue suficiente. Lo intentó en estos cuartos de final hasta el último momento. Hasta tuvo un tiro libre Cristina Ouviño -que ha realizado una fantástica competición- para haber ganado el partido. Pero todo se decidió en la prórroga donde Serbia supo jugar mejor sus cartas y llevarse el pase gracias a un 71-64. Enfrente estaba toda una leyenda del baloncesto Europeo, Sonja Vasic, que llegaba al partido de cuartos con números de MVP, 15,3 puntos, seis rebotes y 4 asistencias por partido. La alero anunció que tras la disputa de los Juegos Olímpicos dejaría el basket profesional a los 31 años y ahora tiene el Eurobasket entre ceja y ceja. Para entrar a valorar el dolor de esta derrota, hay que recordar la grandeza de la que viene esta selección española: es la primera vez desde el 2013 que se queda sin entrar en el medallero entre torneos europeos, mundiales o JJOO.

El último cuarto, que empezó en empate en el marcador, fue una auténtica guerra en la que cada jugada parecía la última del partido por cómo se peleó. A siete minutos del final, España conseguía una ventaja de cinco puntos tras un triple de Silvia Domínguez, festejado por todo lo alto en Valencia. Pero todavía quedaba una larga batalla por delante. Otro de Maite Cazorla aupó al conjunto de Mondelo, que realizó un trabajo serio, de pura fontanería, en los últimos cinco minutos de partido. Sabían que el encuentro se decidiría por mínimos detalles. Sensacional estuvo Laura Gil, en un pabellón que conoce muy bien, en los momentos decisivos. Dos canastas consecutivas de la pívot permitían a España aguantar con una ventaja de seis puntos cuando faltaban 2:34 de partido.

Un arreón final de Serbia, unido a tres ataques consecutivos sin anotar por parte de España, puso un 60-61 a favor de la Selección a menos de un minuto de partido por una canasta de las serbias que no subió al marcador por estar fuera de tiempo. Falló Cristina Ouviña, ante una espectacular defensa, y no lo hizo Vasic. 18 segundos tenía la vigente campeona para anotar y llevarse el partido. La responsabilidad le cayó a Ouviña, que recibió una falta cuando trataba de penetrar a canasta. Metió la primera a falta de un segundo y medio, el segundo acabó fuera forzando la prórroga. No dieron para demasiado los cinco minutos de tiempo extra. Serbia anotó las canastas que debía de anotar, mientras que la mano española se encogió y solo se anotaron dos puntos, fruto de los nervios. El partido se cerró con 71-64. La afición de Valencia consoló con cánticos a las jugadoras, abatidas tras la eliminación. "A por la medalla olímpica", resonó en el pabellón.

El sufrimiento del tercer cuarto

Empató Serbia el partido a 29 en el minuto 7 del tercer cuarto. Apareció ahí la magia de María Conde con un triple para romper la mala racha española, en una jugada que venía precedida de un tapón marca de la casa. Estaba siendo un momento durísimo para el conjunto nacional, con sus rivales jugando a su mejor nivel. El reto por delante era mayúsculo, estaban siendo superadas por una asfixiante defensa. Un dos más uno oxigenó el ataque gracias a Raquel Carrera, fundamental desde el banquillo.

placeholder Cristina Ouviña completó un enorme torneo en Valencia. (FEB)
Cristina Ouviña completó un enorme torneo en Valencia. (FEB)

El partido pareció por momentos un combate de boxeo a ver quién conseguía antes noquear a su rival. Los árbitros permitieron un juego muy físico, al límite del reglamento. Los triples eran respondidos por otros triples, bajo una intensidad propia de una final más que de unos cuartos. La batalla acabó en empate total, a ganas, a rabia, a garra… Y a 43 en el marcador. Pero con parcial de 20-16 para Serbia.

Serbia siguió la receta de Bielorrusia

Tardó más tiempo del habitual en este campeonato en ir llenándose las gradas de La Fonteta de Saint Lluís, lógico teniendo en cuenta el escaso margen que dejó el partido de la Selección española de fútbol en su victoria frente a Eslovaquia de la Eurocopa. Pero cumplió un día más Valencia con el apoyo al baloncesto femenino y al grupo dirigido por Lucas Mondelo, especialmente ruidosa con el partidazo que había por delante. Contó el pabellón con una presencia muy especial, la de Alba Torrens, la gran figura española que se quedó fuera del torneo por ese inoportuno positivo por coronavirus a cinco días del inicio de la competición. Ya recuperada del contagio, la jugadora del UMMC Ekaterimburg (flamante ganadora de la Euroliga) fue una hincha más para apoyar a sus compañeras desde la grada. Tokio está en su agenda.

placeholder Lucas Mondelo, durante el partido. (Efe)
Lucas Mondelo, durante el partido. (Efe)

Hizo un cambio Lucas Mondelo en el cinco inicial de la Selección para estos cuartos de final. Repitieron una vez más Laia Palau y a Cristina Ouviña en esa pareja de bases en constante intercambio de posiciones, con Laura Gil y Astou Ndour siendo la referencia del poste bajo español. Laura Quevedo, que había sido la alero titular en el torneo, cedió su puesto a María Conde. El seleccionador premió así el magnífico partido que la madrileña completó frente a Eslovaquia, donde anotó 19 puntos sin fallos en tiros de campo. Tampoco era poca cosa contar con Quevedo desde el banquillo. Menuda tarea tenía por delante Conde, sufriendo en defensa a una Sonja Vasic a la que sujetó bastante bien en el primer tramo del encuentro.

Serbia se presentó con los deberes hechos a Valencia. Hay una receta para ganar a las vigentes campeonas y así lo dictó Bielorrusia en el partido inaugural del Eurobasket: esperar que la Selección no tenga un buen día en porcentajes y buscar un partido de poca anotación y de ritmo estático. Sabían que los puntos iniciales de Astou Ndour son fundamentales para España y optó la seleccionadora, Marina Maljkovic, por una defensa mixta, a ratos en zona, a ratos individual, a ratos a toda la pista, para perjudicar que le llegaron balones a la pívot de las Chicago Sky. Encontró cierto respiro la Selección en una buena selección de tiros abiertos por parte de Ouviña. Aunque hubo algún desajuste de marcaje en las filas españolas que propició puntos fáciles para las Serbias. Maite Cazorla y Silvia Domínguez fueron una inyección de energía desde el banquillo

Foto: María Conde y la capitana, Laia Palau, celebran la victoria frente a Montenegro con la afición. (Efe)

Ndour tardó más de la cuenta en ir sumando sus puntos. Por momentos, el equipo buscó demasiado a su estrella, encadenando pérdidas por la rocosa defensa serbia. Unido a los bajos porcentajes iniciales de la Selección -hay días en los que la pelota parece que no quiere entrar, el aro llegó a escupir cinco tiros que dentro a favor de las locales- provocó una anotación por debajo de la media. 13-15 a favor de España acabó el primer cuarto. Iba a ser un choque de gigantes. Yvonne Anderson fue una absoluta pesadilla por su velocidad, dribbling y capacidad para penetrar.

Raquel Carrera, que tiene totalmente encandilada a La Fontata de Saint Lluís por su temporada en el Valencia, completó unos minutos de la calidad que se le atesora a la gran promesa del baloncesto español. Con su 1,90 fue capaz de robar un balón a mitad de cancha, recorrer ella sola el contraataque y finalizar sin oposición. Mondelo está protegiendo a la gallega de 19 años, quien fue elegida en el Draft de la WNBA en el pick 15, el más alto de la historia para una española. El técnico va introduciendo poco a poco a la gallega en la rotación interior, y cada día responde mejor. Aunque los porcentajes de España no eran los de los días de mayor gloria (2 intentos de 13 en triples), la Selección se marchó al descanso por delante en el marcador 23-27. Una ventaja que acabaría por no ser suficiente.

Baloncesto Lucas Mondelo Astou Ndour Laia Palau Alba Torrens
El redactor recomienda