dejará de jugar a final de temporada

El Chapu Nocioni se retira antes de que lo echen: adiós a un jugador indomable

"Dejo el básquet de la manera en que yo quiero dejarlo: compitiendo en el más alto nivel de Europa y en un club de máxima jerarquía mundial", anunció el jugador del Real Madrid

Foto: Nocioni se abraza a Scola durante un partido de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. (EFE)
Nocioni se abraza a Scola durante un partido de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. (EFE)

Andrés Nocioni, el Chapu, (Santa Fe, 1979) se retira. El jugador anunció que dirá adiós a las canchas a final de temporada. Será el punto y final a una carrera de más de 20 años en la que ha ganado títulos a ambos lados del charco y en la que ha brillado en la NBA. Con su retirada, el baloncesto pierde un alma indomable y un competidor insciable, señas de identidad ambas de una excepcional Generación Dorada argentina que se apaga poco a poco.

"Viví como jugué. Fui siempre honesto y entregué mi corazón en cada club en el que estuve; todos los días, todas las prácticas, todos los partidos. Dejo el básquet de la manera en que yo quiero dejarlo: compitiendo en el más alto nivel de Europa y en un club de máxima jerarquía mundial", explica el jugador del Real Madrid en una carta publicada este lunes en su perfil de Twitter. En esa misma carta, Nocioni utiliza la ironía para exponer los motivos de su adiós:

"Después de tantas batallas, he decidido dejar de reventar la botella de agua contra el piso cada vez que me sustituyen, mojando a compañeros, asistentes y plateístas de primera fila. De tirar toallas, de patear bancos, de insultar al aire. He decidido madurar, señores. Me cansé de discutir con los árbitros por fallos que nunca sabremos si fueron erróneos. No quiero que me cobren más faltas técnicas ni tampoco volver a pagar gimnasios o cenas de equipo a cuenta de mis multas. Debo progresar. Lo he meditado lo suficiente. Basta de pelear con rivales, basta de noches sin dormir por victorias con angustia o derrotas que son puñales. Se terminó... Pretendo mejorar mi conducta, mis hábitos.Y como tengo en claro que no podré cambiar mi temperamento jamás, ME RETIRO. Me voy antes de que me echen".

Salvo un anillo de la NBA, Nocioni lo ha ganado todo. Tras debutar siendo un niño en Racing Club de Avellaneda, aterrizó en Vitoria antes de cumplir los 20 años. Tras un paso por Manresa, donde se fogueó durante unos meses en la LEB, su crecimiento en el Baskonia fue meteórico. ¡"Cuántos recuerdos de momentos mágicos!", dice en su carta. Allí se convirtió en un ídolo y ganó una ACB y dos Copa del Rey antes de marcharse a la NBA en 2004, justo después de ganar el oro olímpico con la selección argentina en Atenas 2004.

En Estados Unidos comenzó muy bien. Sus primeras cuatro temporadas en Chicago fueron muy buenas. Los Bulls, huérfanos desde la (segunda) retirada de Michael Jordan, necesitaban alegrías. Y Nocioni, un jugador que daba más de lo que tenía en cada partido, encajó a la perfección. Pero todo empezó a torcerse cuando los traspasaron a los Sacramento Kings. Nocioni no entiende jugar si no es para ganar, y allí la derrota era el pan de cada de día. "Si Chicago era una banda, Sacramento son dos bandas", llegó a decir. Su paso por los SIxers no fue mucho mejor y en 2012 volvió al Baskonia.

Nocioni se llevó el 'MVP de la Final Four de la Euroliga en 2015. (Euroleague)
Nocioni se llevó el 'MVP de la Final Four de la Euroliga en 2015. (Euroleague)

Aquel ya no era el Baskonia que dejó, así que dos años más tarde se fue. La razón era la misma que le obligó a dejar la NBA: Nocioni necesitaba sentir que podía ganar. No sabía hacer otra cosa. "Quiero sentirme importante pero siendo una pieza más de un equipo con aspiraciones", explicó. Por eso se fue al Real Madrid. Pero antes de cambiar Vitoria por Madrid ocurrió algo que explica muy bien qué tipo de jugador es. Sucedió el 10 de abril de 2014 en el Palau Blaugrana, en su último partido de Euroliga con el Baskonia. Aquella noche, el argentino anotó 37 puntos. Y la culpa fue de un rival. Así lo relató él mismo en su blog de 'ESPN':

"Había tenido un primer tiempo malo, estaba como para irme a mi casa. El segundo lo comencé igual hasta que me piqué con un rival. Habló de más y eso me hizo reaccionar. Le va a servir de lección. Con los años yo aprendí que no se le debe hablar de esa manera a un rival que viene jugando mal porque puede ser la chispa que lo encienda. Las que no entraban comenzaron a entrar, nada especial. No esperen esto para el futuro. Seguramente fue el último partido de mi carrera con más de 30 puntos".

"Traté de adaptarme a todas las situaciones, protagonista de los mejores equipos cuando era joven y protagonista de otra manera cuando fui madurando", explicó hace poco el argentino

No lo fue. En los últimos Juegos Olímpicos se regaló un partido antológico contra Brasil: 37 puntos, 11 rebotes y 8 triples para darle la victoria a Argentina. Fue la excepción en unos años en los que ha pasado de referencia a jugador secundario. Nocioni supo que en Madrid le tocaba interpretar otro papel, y lo aceptó. "Hubo momentos en los que yo era realmente protagonista de jugar 30 minutos, de asumir todas las responsabilidades se gane o se pierda. Ahora tengo otras responsabilidades y voy adaptando mi juego. De mí no se va a pedir un partido de 40 minutos, pero sí que los minutos que esté sea un factor", dijo durante la Copa del Rey, donde fue clave en los cuartos de final contra el MoraBanc Andorra. "Esto no lo dan los años, lo da la personalidad. Conozco jugadores que por más que tengan una edad avanzada no asumen papeles diferentes. Por suerte traté de adaptarme a todas las situaciones, protagonista de los mejores equipos cuando era joven y protagonista de otra manera cuando fui madurando. No sé cómo lo hice, no te lo puedo explicar

Esa situación no le ha impedido mantener intacta su importancia dentro y fuera de la pista. El argentino tardó poco en convetirse en el líder. Hubo dudas cuando lo fichó el Real Madrid en 2014. Era un jugador camino de los 35 años, con lo mejor de su carrera ya en los vídeos de YouTube. Pero el fichaje fue un acierto: diez meses después el Chapu fue el 'MVP' de la Final Four de la Euroliga ganada por los madridistas. "Yo llegué a jugar contra él cuando estaba cedido en el Manresa por el Baskonia y ese corazón ya estaba ahí", recordó Pablo Laso tras la Copa ganada en 2015. Y ahí seguirá aunque deje jugar.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios