Es noticia
Menú
La victoria más inverosímil en una maratón: queda parado en línea de meta 30 segundos
  1. Deportes
  2. Atletismo
EN LA MEDIA MARATÓN DE ALCUDIA

La victoria más inverosímil en una maratón: queda parado en línea de meta 30 segundos

Un atleta se detiene durante 30 segundos antes de cruzar la meta para no rebajar demasiado el récord de la prueba y poder optar a batirlo de nuevo en la próxima edición

Foto: La victoria de Escriche fue tan abultada que se detuvo 30 segundos en la meta (EFE/Henry Chirinos)
La victoria de Escriche fue tan abultada que se detuvo 30 segundos en la meta (EFE/Henry Chirinos)

El pasado 25 de septiembre, el keniano Eliud Kipchoge destrozaba el récord del mundo de maratón en Berlín al correr la distancia en dos horas, un minuto y nueve segundos. Ese crono significaba que había reducido su propia plusmarca, vigente desde el año 2018, en 30 segundos, una auténtica barbaridad en el mundo del atletismo.

Este pasado fin de semana se celebró la media maratón de Alcudia, una prueba con solera en la Comunidad Valenciana y que ganó Luis Agustín Escriche. Sin embargo, la noticia no fue la victoria de Escriche o la enorme ventaja que consiguió respecto al segundo clasificado, sino que el atleta aragonés se paró antes de cruzar la línea para que su crono no fuera tan bueno.

Todos los presentes, incluido el 'speaker' de la prueba, se preguntaron qué estaba haciendo Escriche al detenerse justo antes de cruzar la línea de meta y mirar constantemente su reloj. La respuesta tenía que ver con el récord de la carrera: el ganador no solo iba a llevarse el triunfo, sino también un premio adicional por batir el récord de la prueba. Y no quería dejarlo muy bajo para volver a lograrlo el año que viene.

Una práctica más habitual de lo que parece

Escriche ganó con una gran ventaja la carrera, pero también logró el récord de la media maratón de Alcudia, que lleva aparejado un premio de 150 euros adicionales. Él mismo reconoció después que el objetivo era dejar el crono en un registro que le permita volver a rebajarlo el próximo año y, por tanto, a ganar de nuevo esos 150 euros extra del récord.

Las imágenes se han hecho virales en las redes sociales y han provocado todo tipo de reacciones. Son muchos los que entienden al atleta y le apoyan, aunque también hay opiniones que creen que hay otras formas de hacer las cosas y que con haber imprimido un ritmo más bajo en los últimos kilómetros hubiera sido suficiente, evitando una imagen como la que se produjo al final de la carrera.

Sin embargo, Escriche no es el primer deportista (ni será el último) que decide controlar cómo y cuándo bate un récord. Muchos atletas tienen contratos en los que aparecen ingresos extras en caso de batir récords del mundo y lo hacen muy poco a poco. El mejor ejemplo lo tenemos en el salto con pértiga, donde Sergei Bubka primero y Armand Duplantis después se especializaron en ir superando centímetro a centímetro sus propias marcas para ir sumando récords del mundo.

El pasado 25 de septiembre, el keniano Eliud Kipchoge destrozaba el récord del mundo de maratón en Berlín al correr la distancia en dos horas, un minuto y nueve segundos. Ese crono significaba que había reducido su propia plusmarca, vigente desde el año 2018, en 30 segundos, una auténtica barbaridad en el mundo del atletismo.

Virales
El redactor recomienda