no le afecta ser 'el elegido'

Mondo Duplantis, el niño prodigio de la pértiga que ha destrozado todos los récords

El atleta de solo 20 años saltó 6,17 metros y batió el récord de Renaud Lavillenie. Empezó a saltar con cuatro años y batió todos los récords infantiles y juveniles. Esta es su historia

Foto: Mondo Duplantis batió el sábado el récord del mundo del salto con pértiga. (EFE)
Mondo Duplantis batió el sábado el récord del mundo del salto con pértiga. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura3 min

La historia del deporte está llena de niños prodigios que se quedaron por el camino. Armand 'Mondo' Duplantis (Lafayette, 1999), nuevo plusmarquista mundial de salto con pértiga, no es uno de ellos. Hace casi 15 años empezó a llamar la atención mientras saltaba en el jardín de su casa. Hace una década competía ante miles de espectadores y daba entrevistas impropias de un niño. Hace cinco ganó su primera medalla internacional. Y hace dos conquistó el oro europeo absoluto en una de las mejores finales que se recuerdan. Era el 'elegido', y se está comportando a la altura. O por encima.

Agosto de 2010. El pequeño Mondo era una de las sensaciones del ambiente atlético de Luisiana. Ese año había batido ya cuatro veces el récord de su edad hasta dejarlo en 3,85 metros. La expectación por verlo competir era alta. Y él la notaba. "Cuando voy a una gran reunión, todos esperan que bata un récord del mundo cada vez. Pero no puedes mejorar siempre", declaró Duplantis al medio 'Maxpreps'.

Para entonces, aunque practicaba otros deportes, el salto con pértiga era su obsesión. "Para mí era normal volver de la escuela y ponerme a hacer saltos", explicó Duplantis en un reportaje publicado por la Weltklasse de Zúrich, una de las reuniones de la Diamond League.

Pértigas especiales para Duplantis

Duplantis comenzó a saltar a los cuatro años siguiendo los pasos de sus dos hermanos mayores, Andreas y Antoine, y su padre Greg, atleta que llegó a tener una marca de 5,80 metros en la prueba. "Era tan ligero que no había pértigas para mí. Cuando cumplí siete años tuvieron que hacerme una especial que pudiera doblar", contó Mondo. "Estaba muy claro cuando tenía siete años que era muy fácil para él", dijo su padre.

"Era muy bueno a una edad muy temprana, antes de ser rápido y fuerte. Cuando empecé a ganar velocidad, fuerza y altura, empecé llegar mucho más alto", recordó Duplantis, que estaba destinado a ser atleta. Además de su padre y sus dos hermanos (Antoine se decantó por el béisbol), también lo era su madre Helena, la primera a la que abrazó este viernes en Torun (Polonia) tras batir el récord del mundo.

El pasado martes, tras quedarse muy cerca de batir el récord en la reunión de Düsseldorf (Alemania), Duplantis reivindicó el papel de su madre en su rendimiento. "Creo que mi madre merece mucho más respeto. Creo que mucha gente piensa que es mi padre el que hace todo el trabajo entre bastidores y mi madre hace tanto como él", dijo. Helena, la razón de que Mondo compita por Suecia, fue heptatleta y también jugó al voleibol. Conoció a Greg en los 80 en Louisiana State University, universidad en la que han estudiado y competido sus tres hijos (la única hija, Johanna también destaca en el salto con pértiga).

"Toda mi vida, desde que tenía cuatro años, he querido tener el récord del mundo", dijo también Duplantis en la ciudad alemana. Cuatro días después lo logró. Saltó 6,17 metros, un centímetro más que Renaud Lavillenie el 15 de febrero de 2014. Su victoria en el Campeonato de Europa de 2018, donde el francés acabó tercero, ya mostró que el rey de la pértiga tenía relevo. Ahora, un año y medio después, ya tiene el récord del mundo. El niño prodigio ya no es un niño, solo un prodigio.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios