en el nanga parbat

Rescate nocturno en la 'montaña de la muerte' que salvó una vida y dejó otra atrás

Un grupo de alpinistas ascendió de noche el Nanga Parbat, una de las montañas más peligrosas del mundo, para rescatar a Elisabeth Revol y Tomasz Mackiewicz. Solo pudieron salvar a la primera

Foto: Denis Urubko (i) y Adam Bielecki​ (d) junto a Elisabeth Revol (c) en el Nanga Parbat. (Foto: Adam Bielecki)
Denis Urubko (i) y Adam Bielecki​ (d) junto a Elisabeth Revol (c) en el Nanga Parbat. (Foto: Adam Bielecki)
Autor
Tiempo de lectura3 min

El Nanga Parbat es la novena montaña más alta de la Tierra. Es también una de las más peligrosas. Desde que comenzaron los intentos por coronarla a finales del siglo XIX, en sus laderas han muerto 80 alpinistas, los últimos el español Alberto Zerain y el argentino Mariano Galván en junio de 2017. A ambos se les buscó sin descanso durante dos semanas hasta que se descartó su supervivencia. Seis meses después, la misma montaña ha vuelto a ser escenario de un intento de rescate que ha conseguido salvar la vida de una alpinista, la francesa Elisabeth Revol, pero que tuvo que desistir con su compañero, el polaco Tomasz Mackiewicz.

Ambos escaladores descendían tras hacer cumbre en la montaña de 8.126 metros cuando Mackiewicz empezó a sufrir mal de altura y ceguera a unos 7.400 metros. Revol ayudó a su compañero a descender varios cientos de metros y montó una tienda para resguardarlo lo máximo posible de las bajas temperaturas (-60ºC) y el viento (rachas de más de 90 km/h). La francesa siguió descendiendo para pedir ayuda por el teléfono satélite. "Estoy OK, muy sedienta y hambrienta", dijo.

A partir de ahí se puso en marcha un dispositivo de rescate coordinado por las embajadas de Francia y Polonia en Pakistán y por el ejército paquistaní. Los militares fueron los encargados de trasladar a una expedición polaca que estaba en el K2 hasta el campo 1 del Nanga Parbat, a unos 4.800 metros de altitud. Entre ese grupo estaban los polacos Adam Bielecki​ y Denis Urubko, que no dudaron en liderar el intento de rescate de los dos montañeros atrapados en la 'montaña de la muerte', como se conoce al Nanga Parbat.

Tomasz Mackiewicz durante un ascenso al nanga Parbat en 2014. (Reuters)
Tomasz Mackiewicz durante un ascenso al nanga Parbat en 2014. (Reuters)

"Es una decisión terrible y dolorosa"

Bielecki y Urubko ascendieron unos 1.000 metros de noche en busca de Revol y Mackiewicz. Iban a ciegas, pues las baterías de los localizadores de ambos se habían agotado. Finalmente llegaron a donde estaba Revol, que había ido descendiendo, pero las condiciones impidieron que siguieran a por Mackiewicz. "El rescate de Tomasz desafortunadamente no es posible porque el tiempo y la altitud ponen la vida de los rescatadores en un riesgo extremo. Es una decisión terrible y dolorosa. Estamos muy tristes. Todos nuestros pensamientos están con la familia y los amigos de Tomek. Estamos llorando", publicó al filo de la medianoche (hora española) en Facebook el alpinista Ludovic Giambiasi, amigo de Revol y Mackiewicz.

Tanto Giambiasi como la británica Masha Gordon han ido informando en sus perfiles de Facebook sobre el rescate. Gordon, además, abrió una campaña de 'crowdfunding' en 'Gofundme' que en dos días ha recaudado más de 100.000 euros que irán destinados a la familia de Mackiewicz, con esposa y tres hijos.

Tras llegar a donde estaba Revol y tomar la difícil decisión de renunciar a intentar el rescate de su compañero, Bielecki y Urubko comenzaron el descenso apoyados por otros dos polacos, Jarek Botor y Piotrek Tomala. El plan era que un helicóptero los recogiera en un punto de extracción por encima del campo base y los trasladara a Skardu, desde donde irían a Islamabad, capital de Pakistán. Pero el mal tiempo lo impidió, por lo que tuvieron que descender hasta el campo base del Nanga Parbat. Finalmente, Revol llegó a Islamabad a primera hora de la tarde de este domingo.

"Está en el hospital. Tiene congelaciones severas en manos y pies", informó Giambiasi. El mismo Giambiasi explicaba que estaban intentando conseguir un helicópero para rescatar a Mackiewicz, pero ninguno sube a más de 6.000 metros de altitud, por debajo de donde Revol dejó a su compañero, que para entonces ya estaba en un estado agónico. Ambos alpinistas intentaban hacer cumbre en invierno en el Nanga Parbat, algo tan difícil que nadie lo había conseguido hasta que el español Alex Txikon lo hizo en febrero de 2016.

Alpinismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios