Es noticia
Menú
Paloma del Río: “He encontrado más problemas por ser mujer que por lesbiana”
  1. Deportes
La histórica locutora se retira

Paloma del Río: “He encontrado más problemas por ser mujer que por lesbiana”

La periodista de la RTVE ha cubierto en Tokio sus últimos Juegos Olímpicos. Los primeros fueron en Seúl, en 1988. Repasa estos y otros momentos de su carrera en El Confidencial

Foto: Paloma del Río, en Prado del Rey, los estudios en los que ha trabajado media vida (G.M.)
Paloma del Río, en Prado del Rey, los estudios en los que ha trabajado media vida (G.M.)

Paloma del Río (Madrid, 1960) es una de esas mujeres que pasará a la historia por hacer bien su trabajo. En el fiel y honesto desempeño del periodismo, en este caso deportivo, España ha encontrado la voz que ha narrado la elevación del deporte femenino a cotas antes insospechadas. Especializada en hípica y patinaje artístico, y sobre todo gimnasia rítmica y artística, la mítica periodista de Radio Televisión Española (RTVE) es ya un referente para las jóvenes generaciones. Ella lo lleva con la humildad que le caracteriza y la responsabilidad que siempre fue faro de guía en su día a día.

Foto: Paloma del Río. (RTVE).

Si nada cambia, y a tener de lo expresado por la protagonista todo indica a que nada cambiará, la voz de Paloma del Río no volverá a escucharse durante unos Juegos Olímpicos. Aún le quedan algunos años en el ente público, aunque la jubilación se aproxima y una nueva vida se acerca. La comentarista atiende a El Confidencial tras la finalización de los Juegos de Tokio 2020: es pronto, pero ella ya ha despachado una entrevista y se prepara para que un coche de producción de RTVE le pase a recoger. Entre tanto, con su voz calmada Paloma del Río habla de todo lo que ha aprendido en casi cuatro décadas de experiencia, cómo ha influido ser mujer y lesbiana en su carrera profesional y qué hay detrás de las lágrimas con las que, ante la cámara, se despidió al término de su última cobertura deportiva en una competición de tal calibre.

*****

Pregunta: Hace unos días volvió a Madrid tras cubrir sus últimos Juegos Olímpicos, si no hay sorpresas. ¿Cómo se encuentra?

Respuesta: Me siento contenta, muy feliz y sobrecogida con tantísima muestra de cariño que me llega a través de las redes sociales. Ahora lo que está en mi mano es orientar mi vida, y la oriento a que cuando cumpla 63 años me jubilaré. Llevo 42 años cotizados, y para entonces tendré 44. He estado trabajando desde los 19 años de una manera muy intensa y quiero tener tiempo para mí, mi vida y mi familia. Sabía que estos eran los últimos Juegos, un poco como una propina tras los de Río de Janeiro, pero los próximos de París yo los veré como una espectadora.

P: Entró en RTVE en 1986 como becaria. Unos 35 años después sigue paseándose por los pasillos de sus instalaciones, ahora como una reconocida comentarista de gimnasia rítmica y artística, patinaje sobre hielo e hípica. ¿Cómo fueron sus inicios? ¿De qué forma ha cambiado desde entonces el deporte femenino y estas disciplinas consideradas minoritarias?

R: Yo me pagué la carrera de periodismo trabajando como auxiliar de la clínica Ruber de la calle Juan Bravo. Tenía turno de noche, así que dormía unas cuatro horas y después me iba a la facultad. Solo el último año de carrera pude pedir la beca, así que aquí llevo desde noviembre de 1986. Al poco tiempo salieron unas oposiciones y las aprobé.

El deporte femenino ha cambiado gracias a todas esas mujeres que quieren ser periodistas deportivas por vocación, que se quieren dedicar a ello, aunque luego no encuentran un hueco en el mundo de la gobernanza, copado por los hombres. Respecto a las disciplinas que yo cubro, las cosas también han cambiado. Teledeporte es un canal en el que se emite mucho deporte y que no siempre es tan visible como el fútbol, el motociclismo o el baloncesto. A mí me parece esencial la labor de servicio público que hace este canal, y las federaciones lo agradecen mucho porque es un espacio para atraer patrocinadores.

placeholder Paloma del Río. (G.M.)
Paloma del Río. (G.M.)

P: Es considerada como una de las periodistas pioneras en el deporte. ¿Cómo se lleva ser una referente para las generaciones más jóvenes?

R: Al principio yo no me creía como tal. Con el paso del tiempo, han sido muchas chicas y chicos los que me han contactado para participar en sus trabajos de fin de grado y máster, y me dicen que estudiaron periodismo inspirados en mí. Lo llevo con mucha responsabilidad y agrado, y pienso que algo habré hecho bien para ser una persona a la que imitar. En estas ocasiones, me acuerdo de mis referentes cuando era estudiante.

P: ¿Quiénes eran?

R: Ana Cristina Navarro y Rosa María Calaf, dos corresponsales por aquellos tiempos.

P: Dos grandes del periodismo, sin duda. Por otra parte, llegar a su nivel de profesionalización y especialización no es fácil ¿Esto es algo que solo se puede dar en el ente público?

R: No, la verdad. Hace poco leí un tuit que decía algo parecido y, sinceramente, me parece que está sacado de madre. En cualquier periódico hay profesionales especializados, ya sea economía o investigación, por ejemplo, y nada tiene que ver con ser una empresa privada o pública.

P: ¿Y si concretamos a la especialización en los deportes que retransmite?

R: Tampoco. Hay muchas personas expertas en las disciplinas que yo comento y que no trabajan en una empresa pública.Imagino que es bastante fácil escribir un tuit de ese tipo, no sé si catalogarlo de populista, pero yo no le encuentro mucha razón de ser porque no es verdad lo que dice.

"La gente, cuando llega el 28 de junio, se pregunta por qué se celebra el Orgullo"

P: Usted nunca ha escondido su condición sexual. De hecho, suele aparecer en las listas de los homosexuales más influyentes de España. ¿Ha encontrado algún impedimento en su carrera profesional por ser lesbiana?

R: Yo he encontrado más problemas por ser mujer que por ser lesbiana. Siempre he hablado de mis idas y venidas con el resto de compañeros, con total normalidad. Nunca me he escondido, y eso es lo que hay que hacer, normalizar una situación que está en la calle, en las empresas y en el día a día.

También faltan referentes ahí. La gente, cuando llega el 28 de junio, se pregunta por qué se celebra el Orgullo. Es la misma gente que no pasa por el trance de querer a una persona del mismo sexo, que no conoce los quebraderos de cabeza y el sufrimiento que es estar señalado por tus vecinos y paisanos. Quizá en las ciudades grandes no pase tanto, pero en los pueblos pequeños todavía hay gente que se ha tenido que marchar para poder hacer su propia vida.

P: En este sentido, ¿cómo ha sido su experiencia en el ente público?

R: En RTVE siempre ha habido mucha libertad, aunque en ocasiones únicamente aparente. Sí he sentido las críticas por la espalda y los cuchicheos, pero esto es como un boomerang: enseguida te llega todo y sabes perfectamente la persona que de frente te dice lo maja que eres y por detrás te cuestiona, insulta y minusvalora por ser mujer o lesbiana.Esa hipocresía me parece tremenda porque suelen ser personas con unas virtudes acrisoladas, de una ética aparente que a tus espaldas son unos chismosos y cínicos que no son capaces de decirte lo que piensan a la cara.

P: ¿Esto hace mella?

R: A mí, a estas alturas, no. Llevar tantos años en la misma empresa hace que nos conozcamos todos. Ya sabes quién es real, quién se presenta a ti sin dobleces, y quién viene a dorarte la píldora de frente y te apuñala por la espalda.

P: La vida, al fin y al cabo, ¿no?

R: Sí, porque no es algo que solo pase en el terreno laboral.

"Me fascinó la torre de babel que suponía la convivencia de todos los países"

P: Volvamos al deporte. Ha cubierto nueve Juegos Olímpicos de verano y seis de invierno. ¿Qué ve cuando mira a la Paloma del Río que retransmitió sus primeros Juegos Olímpicos?

R: La Paloma que fue a Seúl en 1988 iba con los ojos abiertos para ver qué era aquello desde dentro, y me fascinó tanto que me dejó enganchada. Me fascinó todo: la logística, la cobertura, la torre de babel que suponía la convivencia de todos los países, con deportistas de todas las especialidades. El ambiente era una fiesta y me dije: yo quiero hacer esto otra vez; y ahora mira hasta dónde he llegado.

P: Te despediste de la cobertura de los Juegos Olímpicos de Tokio entre lágrimas. ¿Qué había en ellas?

R: Había mucha emoción, agradecimiento, felicidad. Me lo he pasado muy bien y ahí se cerraba un camino, en la retransmisión junto a Almudena Cid, que es una parte muy importante en mi vida. Ella, una mujer muy generosa, quiso que tuviera inmortalizado el momento en el que yo decía adiós. Me emocioné mucho y fue una forma muy bonita de poner el broche a la carrera, encima en una retransmisión muy emocionante también.

placeholder Paloma del Río. (G.M.)
Paloma del Río. (G.M.)

P: Paloma, ¿te arrepientes de algo?

R: No, la verdad es que yo no soy mucho de arrepentirme porque pienso mucho las cosas antes de hacerlas. No quiero arrepentirme ni por exceso ni por defecto. Es decir, ni por hacer algo que no debería haber hecho ni por no haber hecho algo que sí tendría que haber hecho. Cuando tomo una decisión ya la tengo muy meditada.

P: ¿Qué es ahora que no era hace 35 años?

R: Ahora soy una mujer que ha aprendido la filosofía del deporte, y de los deportistas con su ejemplo. Conozco lo que es la logística del mundo del deporte desde dentro, fuera del boato y la espectacularidad que se ve por televisión. Mi balance es de felicidad, tranquilidad y de saber que el trabajo está bien hecho.

P: ¿Y a nivel más personal?

R: Yo estoy en paz conmigo misma. He escrito tres libros, me han dado no sé cuántos premios, la gente me reconoce, lo mismo ocurre desde grandes instituciones a pequeños pueblos, me llaman para dar charlas. En definitiva, me siento muy querida, y eso nunca puede ser malo.

Paloma del Río (Madrid, 1960) es una de esas mujeres que pasará a la historia por hacer bien su trabajo. En el fiel y honesto desempeño del periodismo, en este caso deportivo, España ha encontrado la voz que ha narrado la elevación del deporte femenino a cotas antes insospechadas. Especializada en hípica y patinaje artístico, y sobre todo gimnasia rítmica y artística, la mítica periodista de Radio Televisión Española (RTVE) es ya un referente para las jóvenes generaciones. Ella lo lleva con la humildad que le caracteriza y la responsabilidad que siempre fue faro de guía en su día a día.

Juegos RTVE
El redactor recomienda