El Madrid sondeó a Mourinho antes de llamar a Ancelotti, pero el portugués rechazó la idea
  1. Deportes
ACABA DE FIRMAR CON LA ROMA

El Madrid sondeó a Mourinho antes de llamar a Ancelotti, pero el portugués rechazó la idea

El portugués rechazó el ofrecimiento el pasado fin de semana tras haberse embarcado en un proyecto de tres temporadas en la Roma. La siguiente llamada fue a Ancelotti, que lo aceptó inmediatamente

placeholder Foto: El técnico portugués está comprometido con la Roma. (Reuters)
El técnico portugués está comprometido con la Roma. (Reuters)

El Real Madrid sondeó hace unos días al técnico portugués José Mourinho para hacerse cargo del Real Madrid tras la salida precipitada de Zinédine Zidane. Ocurrió horas antes de que los blancos propusieran a Carlo Ancelotti el puesto de entrenador el pasado sábado. El portugués, que acaba de firmar un contrato por tres temporadas con la Roma, rechazó amablemente el ofrecimiento argumentando que está comprometido con el nuevo proyecto en el que se ha embarcado hace un mes y se descartó como posible sucesor de Zidane en el banquillo.

La llamada se produjo antes de la que recibió el pasado sábado Carlo Ancelotti, quien contestó afirmativamente de forma inmediata. Carletto pidió a José Ángel Sánchez tiempo para negociar con el Everton su salida, algo que se produjo sin ningún tipo de impedimento por parte del conjunto inglés. Pero antes de Ancelotti conversaron con Mourinho, quien agradeció el gesto a los dirigentes madridistas.

Foto: Ancelotti y Florentino estrechan la mano tras la firma del contrato. (realmadrid)

El culebrón del banquillo madridista comenzó cuando desde la cúpula del club activaron un plan B ante la más que posible salida inminente de un Zidane que no terminaba de confirmar su continuidad en el banquillo. José Ángel Sánchez contactó con Massimiliano Allegri, quien ya había rechazado el ofrecimiento del Real Madrid en dos ocasiones anteriores, pero que esta vez se mostró receptivo. El italiano sería el sustituto de Zizou, en el caso de que el francés diese el paso adelante. Todo estaba cerrado hasta que Zidane confirmó su marcha y el Real Madrid quiso poner negro sobre blanco lo acordado con Allegri. El técnico se desmarcó entonces dejando plantado al Real Madrid para firmar por la Juventus. Un contratiempo que en la casa blanca se encajó con cierta sorpresa.

El siguiente en la lista era Mauricio Pochettino, un técnico que gusta mucho a Florentino Pérez y cuya relación con el director deportivo del Paris Saint-Germain no atraviesa por un buen momento. El PSG no ha logrado pelear por la Champions, cayendo en semifinales, y ni siquiera se ha hecho con la Ligue 1, que se llevó el Lille. Sin embargo, Al-Khelaifi quiere a Pochettino en el banquillo y el Real Madrid no quiere ensuciar su buena relación con un PSG con el que tendrá que negociar el fichaje de Kylian Mbappé.

Allegri, Pochettino, Conte y Mourinho rechazaron los acercamientos del Madrid

Así que se optó por otra alternativa. En este caso la de Antonio Conte, que había rescindido su contrato con el Inter casi al mismo tiempo que Zidane con el Real Madrid. Hubo una llamada para conocer los planes del técnico, pero en los despachos del Santiago Bernabéu había cierto recelo hacia un técnico que ha protagonizado previamente encontronazos con los dirigentes del Chelsea y del Inter. Un técnico de mano dura, como los que le gustan a Florentino, pero con fama de polémico y al que en el vestuario tampoco veían con buenos ojos. Especialmente jugadores que habían convivido con él como Courtois o Hazard. En su día, cuando el Real Madrid estuvo cerca de ficharlo, Sergio Ramos también le dedicó algún mensaje en sus redes sociales que dejaba claro que no era bienvenido al vestuario blanco. Así que la opción de Conte ni siquiera fue una alternativa firme.

A Raúl se le ha querido proteger desde el club. Eso ha provocado que no haya entrado en las quinielas para esta etapa complicada en lo deportivo en la que entra el Real Madrid, en la que el entrenador tendrá que capitanear un relevo generacional sacando del vestuario a alguno de los pesos pesados. Desde el primer momento se le quiso ahorrar ese desgaste al actual técnico del Castilla, que llegó a entrevistarse con dos emisarios del Eintracht de Frankfurt en Madrid con el consentimiento del Real Madrid. Raúl desestimó la oferta para dirigir al conjunto alemán en la Bundesliga y prefirió quedarse en el club esperando su momento para dirigir al primer equipo. Algo que, sin duda, ocurrirá más temprano que tarde.

placeholder Mural pintado en Roma en favor a Mourinho. (Reuters)
Mural pintado en Roma en favor a Mourinho. (Reuters)

Y después de todos esos contactos y negociaciones, surgió la llamada a Mourinho. No había muchas expectativas en el Real Madrid sobre un posible regreso, sabiendo que el portugués se había embarcado con la Roma en el nuevo proyecto. Mourinho lo había dejado claro tras anunciar su llegada a Roma: "Gracias a la familia Friedkin por elegirme para dirigir este gran club y ser parte de su visión. Después de las reuniones con el propietario y Tiago Pinto (gerente), comprendí de inmediato el alcance de sus ambiciones para la Roma. Es la misma ambición e impulso que siempre me ha motivado y juntos queremos construir un proyecto ganador en los próximos años".

Con la negativa de Mourinho, la siguiente llamada de José Ángel fue a Carlo Ancelotti, que la recibió entusiasmado y aceptó inmediatamente el ofrecimiento. Eso fue el sábado 29 de mayo, 72 horas después de que Zidane confirmase su marcha. Carletto habló con el Everton y el acuerdo se cerró sin problema. El lunes 1 Zidane revolvió los cimientos del Santiago Bernabéu con la carta abierta que publicó en el diario 'AS' justificando su marcha: "Me voy porque siento que el club ya no me da la confianza que necesito, no me ofrece el apoyo para construir algo a medio o largo plazo. Conozco el fútbol y conozco la exigencia de un club como el Madrid, sé que cuando no ganas te tienes que ir. Pero aquí se ha olvidado una cosa muy importante, se ha olvidado todo lo que he construido en el día a día". Y señalaba claramente a Florentino: "Me hubiera gustado que en los últimos meses mi relación con el club y con el presidente hubiera sido un poquito diferente a la de otros entrenadores", además de quejarse de la utilización de la prensa. "Por eso me dolía muchísimo cuando leía en la prensa, después de una derrota, que me iban a echar si no ganaba el siguiente partido. Me dolía a mí y a todo el equipo porque estos mensajes filtrados intencionalmente a los medios de comunicación creaban interferencias negativas con la plantilla, creaban dudas y malentendidos".

Tres días después de esa carta, que sentó como una bomba en el Real Madrid, el club presentaba a Carlo Ancelotti como nuevo entrenador del equipo blanco para las tres próximas temporadas. Mientras Mourinho diseñaba su nuevo proyecto en la Roma tras rechazar ser el sustituto de Zidane.

José Mourinho Carlo Ancelotti Zinédine Zidane Florentino Pérez Real Madrid