El Atlético de Simeone sale desplumado de Stamford Bridge y queda fuera de Europa (2-0)
  1. Deportes
Decepcionante caída en Londres

El Atlético de Simeone sale desplumado de Stamford Bridge y queda fuera de Europa (2-0)

El Chelsea, cuarto clasificado de la Premier, derrota con enorme claridad a un muy decepcionante líder de la Liga, que salió con un equipo para remontar el 0-1 y fue avasallado en Londres. Joao Félix, el mejor de su equipo

placeholder Foto: Savic es expulsado del partido. (EFE)
Savic es expulsado del partido. (EFE)

Era un partido para la osadía y para cimentar la leyenda de Joao Félix como líder de un Atlético remozado, pero el Atlético de Madrid ofreció una actuación muy pobre este miércoles en Londres y salió derrotado por un corto 2-0 en una noche en la que ni siquiera pudo soñar con la clasificación a cuartos de final.

El partido comenzó de forma realmente esperanzadora: antes de que se cumpliera el primer minuto, el Atleti había presionado un saque de banda de Marcos Alonso a cinco metros del banderín de córner y había colocado a cuatro jugadores en el área para un remate. Duró muy pocos minutos la audaz acometida rojiblanca: tenía enfrente otro equipo extraordinariamente agresivo, con una propuesta similar en la presión muy adelantada (aunque un esquema dispar: 3-5-2 frente al 4-4-2 madrileño), que le pasó por encima en una noche diseñada para la épica.

Fue el Chelsea el que exhibió orgullo y solvencia tras esos primeros minutos rojiblancos, apenas una anécdota en el encuentro: al cuarto de hora, el equipo de Simeone estaba ya encerrado en su área, desorientado Joao Félix en su posición favorita (mediapunta puro, 10 metros por detrás de Suárez), desconectado el ariete uruguayo, más empeñados Carrasco y Llorente en defender que en mirar hacia la portería de Mendy: un panorama muy preocupante que no se aclararía en toda la noche.

placeholder Joao Felix y Marcos Alonso, en un lance del encuentro. (Reuters)
Joao Felix y Marcos Alonso, en un lance del encuentro. (Reuters)

El añorado crack portugués compareció por primera vez en el minuto 17, con una elegante arrancada por el centro que sería malograda por Kanté (de fabuloso partido). Pero el Atlético estaba muy impreciso en su campo y perdía balones con irritante facilidad, superado físicamente por los ingleses, muy nervioso Simeone en la banda, completamente perdido Saúl, sojuzgado Lodi por su banda. El Atlético, pese a presentar un equipo para dominar el partido y conservar el balón, apenas lo veía pasar.

Oblak, fusilado a placer

Cuando trataba el Atleti de sacudirse el dominio y acercarse a la portería contraria, tras un largo ataque en el minuto 33, el Chelsea tradujo su superioridad en otro 1-0 con un contragolpe canónico hilado por Havertz y Werner, que cedió a Ziyech para el fusilamiento del marroquí a Oblak sin oposición alguna.

Los siguientes minutos fueron un infierno para el cuadro colchonero, incapaz de recobrar la autoridad mostrada fugazmente al comienzo del encuentro. Tuvo el Atleti un buen ataque de un ofuscado Llorente por la derecha y un disparo lejano de Joao Félix (el primero del equipo entre los tres palos) blocado por Mendy en el 39. Pero después regresó al duro afán de perseguir la pelota blanca y a los jugadores de azul, satisfecho aparentemente el Chelsea con llegar así al descanso, todo ello bajo el magisterio aparentemente sabio del árbitro italiano Daniele Orsato (que estropearía gravemente su actuación en el minuto 80 con una roja posmoderna a Savic).

Otro esquema

Tras el descanso, Simeone introdujo a Mario Hermoso por Lodi (que había visto la única amarilla de la primera parte) y el Atlético cambió su sistema a 3-5-2. Sin embargo, a los tres minutos Oblak salvó con una mano de hormigón un disparo rabioso de Werner, el mejor hombre de la cancha, solo de nuevo al espacio por una banda. Dos minutos después vio otra amarilla Saúl. El Atleti seguía sin dar una a derechas. En el minuto 53, Moussa Dembelé salió de su particular laberinto e ingresó al campo por Carrasco. (El francés aportaría muy poco a sus compañeros). Saúl pasó a perseguir jugadores por la banda izquierda. El Chelsea se llevaba todos los rechaces y Werner era una pesadilla por la derecha. El 1-0 era un buen resultado a la hora de partido, y el responsable era Jan Oblak. El equipo no carburaba ni en ataque ni en defensa, ni con un delantero ni con dos (y ni con tres centrales).

placeholder Primer gol del Chelsea. (EFE)
Primer gol del Chelsea. (EFE)

Salió Correa por Luis Suárez, el goleador del equipo (al que el cambio no le sentó nada bien). “¡No se vayan del partido!”, chillaba Simeone desde la banda. El uruguayo (ningún gol a domicilio en la Champions desde 2015) mascullaba solo en la grada mientras el Atleti ofrecía algún signo de vida con la entrada del argentino. Giménez también se cargó con una amarilla y la advertencia oscureció aún más el rendimiento del equipo atrás. Pero el equipo, al menos, salía de su campo e intentaba dar 10 pases seguidos.

Cambios sin efecto

Lemar reemplazó a Trippier en el 68, después de un parón por un cabezazo al infranqueable Zouma que interrumpió la tímida reacción visitante. Se percibía otro ritmo en el equipo, pero la imprecisión en los pases era digna de otra competición. Joao Félix fue el mejor futbolista del equipo en la segunda mitad, pero sufría el arbitraje europeo y la garra inglesa con una cierta falta de intensidad, voluntarioso pero incapaz de desequilibrar en las zonas calientes del campo rival hasta la clara ocasión del último minuto, perdida ya la eliminatoria. Con 20 minutos por delante, el Atleti necesitaba aún dos goles, pero al menos jugaba con 11 y había equilibrado el juego durante unos minutos.

Koke (como siempre, el que más kilómetros recorrió) recibió otra amarilla más cuando al Atlético no le quedaban ventanas para realizar más cambios y el Chelsea no había hecho ni uno aún, igualmente veloz y preciso no obstante que en la primera mitad, más superior de lo que indicaba el resultado. El Atleti seguía sin generar ocasiones claras cuando Pulisic reemplazó al goleador Ziyech en el 76. El ‘7’ portugués lo intentaría después en el 80, pero un minuto después Savic fue expulsado injustamente dar un pequeño codazo (sin armar el brazo) durante un córner al pusilánime Rudiger.

placeholder Diego Simeone, durante el partido. (Reuters)
Diego Simeone, durante el partido. (Reuters)

A la postre, el segundo tiempo iba a tener menos tensión que el primero: poco más hace falta decir para definir una noche que solo puede calificarse como muy decepcionante y reaviva ineludiblemente el debate sobre el bajón del fútbol patrio: el líder de la Liga no ha sido capaz de meterle un gol en 180 minutos al cuarto clasificado de la Premier (que cambió de entrenador, por cierto, hace un mes y medio).

Atlético de Madrid Champions League Chelsea FC
El redactor recomienda