Hazard hunde a Zidane: Pérez no le quería y el vestuario lo ve un 'freestyler' desahogado
  1. Deportes
EL BELGA NO JUGARÁ HASTA 2021

Hazard hunde a Zidane: Pérez no le quería y el vestuario lo ve un 'freestyler' desahogado

El club manejaba informes de su falta de ética de trabajo y en la selección advirtieron a los madridistas de que su talento era inversamente proporcional a sus ganas de trabajar

Foto: Pérez y Hazard, durante el acto de presentación del fichaje. (Reuters)
Pérez y Hazard, durante el acto de presentación del fichaje. (Reuters)

Eden Hazard va camino de convertirse en el nuevo Kaká. Ocho lesiones enlazadas en una temporada y cuarto, además del contagio del covid, le han impedido desplegar el nivel de juego que se le adivinaba cuando el Real Madrid lo fichó por 100 millones de euros.

En realidad, el belga no está decepcionando estrictamente al Real Madrid. No, al menos, al club y al vestuario. No se trata del desengaño sufrido por el madridismo tras su primera temporada, que él mismo calificó como “mala”, aunque después quiso puntualizar: "Seré juzgado por la segunda. Es una temporada de adaptación. Depende de mí estar en buena forma el próximo año. El grupo es bueno, he conocido a nuevas personas. Para mí es una gran experiencia. Todavía tengo cuatro años de contrato, espero estar en buena forma".

El asunto es que el fichaje de Eden Hazard nunca fue una prioridad para Florentino Pérez y la secretaría técnica del club. Ni el presidente, ni el director general ni sus colaboradores apostaron por la llegada del exjugador del Chelsea. Pero la insistencia de Zidane y las declaraciones del jugador en público dejándose querer por los blancos provocaron que finalmente Florentino accediese a contratarle a regañadientes. Ayudó bastante que en el mercado no hubiese estrellas, después de que el Paris Saint-Germain cerrase las contrataciones de Neymar y Mbappé.

Los primeros informes que llegaron al Real Madrid del Chelsea y la selección belga sobre Hazard hablaban de un futbolista de un talento descomunal, pero con una ética de trabajo muy cuestionable. Unos informes que además coincidían con la información que se manejaba en el vestuario sobre el jugador.

Los primeros informes cuestionaban la ética profesional de Hazard

El primer escenario en el que se habló de Hazard fue en el vestuario de la selección española, en el que algunos jugadores que militan en la Premier confirmaban a los madridistas que se trataba de “un jugador diferente”, pero al que no le gusta trabajar en los entrenamientos y tiene tendencia al sobrepeso en los primeros meses de temporada.

Hazard cumplió las mejores expectativas y las peores sospechas a su llegada. Su talento con el balón en los pies llevó a uno de los pesos pesados del vestuario blanco a exclamar, uno de los primeros días, “hemos fichado un 'freestyler”. El problema es que el virguero belga llegó pasadísimo de peso, sin muchas ganas de ponerse a trabajar, y pasó cuatro meses poniéndose en forma, ya con la temporada en marcha.

Foto: Reuters.

Zidane trató de meterle en cintura, pero su pobre estado físico le provocó una racha de lesiones. Empezó con una lesión de muslo que hizo que estuviese de baja 25 días y se perdiera tres partidos. En noviembre, un hematoma en el tobillo le dejó fuera ocho días, y en diciembre sufrió una fisura fina en el pie que le mantuvo en el dique seco 67 días, perdiéndose 17 partidos. Una vez recuperado, en febrero, sufrió otra fisura, esta vez en el peroné. En un primer momento, se despidió de la temporada, pero al pararse el curso y retomarse después, regresó para jugar, aunque volvió a caer por un golpe que hizo que fuese baja 10 días.

Las referencias que había recibido el club blanco advertían de que Hazard alcanza su pico de juego en el tramo decisivo de la temporada, “especialmente si en el calendario hay grandes torneos, como el Mundial o la Eurocopa”. Pero ni en la recta final de la campaña Hazard justificó los 100 millones invertidos en su fichaje. Jugó en Mánchester contra el City, donde Zidane le colocó en el once y el belga, fichado para marcar la diferencia en este tipo de partidos, estuvo desaparecido.

El vestuario es escéptico

Esta temporada, arrancó para Hazard con el recelo de Florentino, el escepticismo del vestuario y el descrédito de una afición que no le tiene fe. A lo que ha vuelto a sumar sus recurrentes mala forma física, sobrepeso y lesiones. Hazard no arrancó la temporada al ritmo de sus compañeros por lesión, la que encadenó, a su regreso, con el contagio de covid. Un incidente que comenzó a generar los rumores que califican a Hazard como el nuevo Kaká, histórico fiasco de Florentino. Aunque en este caso, siendo justos, el fiasco es de Zidane.

El belga ya llegó mal de forma al conjunto blanco. (EFE)
El belga ya llegó mal de forma al conjunto blanco. (EFE)

El pasado sábado, Hazard se asomaba al once en Valdebebas ante el Alavés y a los 27 minutos se retiraba lesionado. Lo hacía tras perder la pelota en una jugada que Courtois evitó que terminase en gol de los vitorianos. Hazard erró un pase fácil, no replegó en defensa, se echó al suelo y miró al banquillo pidiendo el cambio. Desde el club, se habló inmediatamente de problemas musculares, derivados evidentemente de su falta de forma física. Sin embargo, Zidane ofreció otra versión de la dolencia de su ‘protegido’. “No es una lesión muscular, es un golpe”, advirtió el técnico, descargando así la responsabilidad del futbolista por su mala forma. En los despachos, tienen claro que Zizou le quiso echar un capote, mientras que en el vestuario blanco hay muchos de la misma opinión.

Hazard se ha convertido en un problema para Zidane. Un arma arrojadiza en su contra por parte de Florentino Pérez, con el que siempre ha tenido roces por el tema de los fichajes. El belga nunca fue del gusto del presidente y los compañeros siempre le han visto como un sospechoso habitual. Un 'freestyler' desahogado que no dista mucho de Bale en su falta de compromiso con una plantilla que atraviesa momentos difíciles. El problema es que Zidane se ha dejado pelos en la gatera con el tema Hazard. Y el presidente toma nota.

Real Madrid Eden Hazard Zinédine Zidane
El redactor recomienda