El Alavés saca los colores a un Real Madrid ramplón que pierde a Hazard por lesión (1-2)
  1. Deportes
  2. Fútbol
tres partidos seguidos sin ganar en la liga

El Alavés saca los colores a un Real Madrid ramplón que pierde a Hazard por lesión (1-2)

El Real Madrid recibe otro duro golpe. La derrota contra un buen Alavés confirma que el equipo de Zidane tiene serios problemas para alcanzar la regularidad

placeholder Foto: Mariano se lamenta en un ataque del Real Madrid. (Efe)
Mariano se lamenta en un ataque del Real Madrid. (Efe)

El Real Madrid desfallece en la Liga con la derrota contra el Deportivo Alavés. Tiene serias dificultades para ganar y entra en una mala dinámica. Es el tercer pinchazo seguido tras perder contra el Valencia y empatar en Villarreal. Estamos a finales del mes de noviembre y queda mucha temporada que disputar para hacer vaticinios y decir que está descartado al título. Pero esta versión tan pobre y desconcertante del equipo de Zidane se está repitiendo con frecuencia. El patinazo contra el Cádiz era algo más que un accidente. Como la victoria por la mínima frente al Valladolid, la derrota contra el Shakhtar y el empate ante el Gladbach. Al Madrid se le atragantan los rivales menores, bien organizados y peleones, porque no le pone la mismas ganas ni tiene la concentración que hace falta cuando hay que ir de caza mayor.

Es un Real Madrid con dos caras. Uno que es capaz de ganar en el Camp Nou al Barcelona y los dos partidos al Inter de Milán y otro que produce bochorno. En su casa, principalmente. No hay regularidad, pierde la solidez, el orden y hace regalos, como el de Courtois en el segundo gol, al inicio de la segunda parte, a Joselu. Una mala cesión desquició, todavía más, a un equipo desesperado. Por si fuera poco, su jugador estrella no sale del túnel de las lesiones. Eden Hazard vuelva a caer lesionado. No tiene suerte el belga.

La derrota contra el Alavés le sitúa a seis puntos del Atlético de Madrid, con un partido más los de Zidane, si cogemos una referencia. Los problemas empiezan a ser considerables. No hay manera de saber a qué quiere jugar este Real Madrid. En Milán se adueñó de la pelota desde el principio del partido y contra el Deportivo Alavés entró andando, frío y despistado. Nacho, que había estado superenchufado contra el Inter, se desconectó contra el equipo vitoriano. Hizo el penalti del primer gol. Marcelo, de nuevo titular, desaprovechó otra oportunidad. Mariano pierde puntería. Isco, Vinicius y Odergaard, que salieron al rescate, no funcionaron como revulsivos. Isco tuvo el empate en descuento con un balón al larguero. Tampoco tiene ese golpe de fortuna el malagueño.Y así podríamos seguir con todos porque el juego del Madrid careció de orden, claridad y solidez.

Foto: Zinedine Zidane, en un momento de reflexión. (Reuters)

Este tipo de partidos que se le complicaban ante rivales menores los solía sacar adelante con una individualidad, un detalle técnico, un gol por asedio. Pero este Madrid es espeso y perezoso cuando tiene enfrente un equipo que le obliga a hacer sobreesfuerzos y se pone por delante. Hay un grave problema de talento. Escasea. Ya no da para ganar en situaciones límites. A falta de cinco minutos para el final marcó Casemiro el tanto de la esperanza. Tampoco funciona la heroica. Hay síntomas de frustración. De nada vale acordarse de la baja de Benzema o la de Sergio Ramos. El drama es mayor si falla el portero y la estrella: Courtois y Hazard.

El regalo de Courtois

No hay quien entienda el comportamiento del Real Madrid. Había conseguido desplegar un buen fútbol en la primera parte en San Siro y pasó a ser ramplón contra el Alavés. Se fue al descanso perdiendo con el gol de Lucas Pérez. Otro más de penalti y van ya cinco en las tres últimas jornadas. Un dato realmente preocupante. Nacho saltó con el brazo desplegado en un saque de esquina y la pelota rematada por Víctor Laguardia impactó en el antebrazo. El árbitro, Córdero Vega, no dudó. Lucas Pérez fusiló a Courtois y, desde el minuto 3, le tocó remar al equipo de Zidane.

Remar y sufrir porque Lucas Pérez tuvo una ocasión clara para marcar el segundo gol en una jugada de contraataque. El goleador del Alavés se plantó ante Courtois y el portero le ganó el duelo. Con la mano izquierda desvió el balón picado. Otro susto para el cuerpo, en el minuto 24, en una fase del encuentro en el que no tenía el control del partido, era incapaz de crear peligro y faltaba puntería en los pocos remates de cabeza de Mariano, Hazard y Kroos. Todos al centro de la portería. A las manos de Pacheco.

placeholder Eden Hazard se rertira lesionado. (Efe)
Eden Hazard se rertira lesionado. (Efe)

El partido pasó del sufrimiento al drama cuando se retiró cojeando Hazard, minuto 27, del campo y con mala cara. No tiene suerte el belga. En cualquier choque se resiente y sale perjudicado. Cuando quiere arrancar, coger ritmo de competición y tener continuidad llega un nuevo frenazo. Venía de hacer un gol de penalti en San Siro, de pedir minutos para coger confianza y demostrar que está sano y con ganas, pero este nuevo contratiempo es una desgracia para el Real Madrid.

El tirón de pelo a Marcelo

Zidane metió a Rodrygo por el belga y el partido cambió de guión. El Madrid metió otra marcha, dio profundidad y velocidad a los ataques. Le puso agresividad y carácter. Le hacía falta porque había varios jugadores que estaban desaparecidos. El más señalado es Marco Asensio, al que se le ve poco participativo y le faltan muchas cosas para encarar, desequilibrar y hacer daño. Los últimos quince minutos de la primera parte eran de un Madrid que ponía centros al área y empujaba al Alavés a su área. Un asedio que dejó una jugada para la polémica. Laguardia tiró del pelo a Marcelo dentro del área y el brasileño cayó desplomado. El árbitro no quiso saber nada o no lo vio. Marcelo pidió el derribo y el VAR.

El Alavés tuvo al Real Madrid en jaque. Eso es lo más grave para Zidane, que tendrá que analizar muy bien qué le sucede a sus jugadores o qué no hace bien para que el equipo haya dejado de ser un bloque. Courtois falló en el segundo gol y tuvo demasiado trabajo por la fragilidad defensiva, las grietas y la ausencia de concentración y contundencia. Pudo haber empatado el Madrid con el disparo en el descuento al larguero de Isco, pero no es consuelo. Puede reclamar el tirón de pelo a Marcelo como una acción punible de penalti. Sería engañarse a sí mismo. Este Real Madrid está lejos de la versión que le hizo campeón. Presiona mal, descoordinado, abusa de los centros laterales, falta claridad, desequilibrio.... Muchas cosas para ser perfecto.

Emilio Butragueño, portavoz del club, explicó lo sucedido: "Es una pena. El partido empezó mal para nosotros y perdemos tres puntos con los que contábamos. El resultado es muy negativo. Parece que hay agarrón a Marcelo. Ahí está el VAR. Nosotros poco podemos decir al respecto. Todos los equipos están bien armados y sabemos que es difícil. Hazard tiene molestias y no es una buena noticia porque para nosotros es fundamental". La conclusión es que el Alavés de Machín también le saca los colores al equipo de Zidane, que acepta que el problema de su equipo es "que falta regularidad".

Mariano Díaz Mejía Eden Hazard Marco Asensio Zinédine Zidane Lucas Vázquez Thibaut Courtois
El redactor recomienda