"Atacar a Zidane es ilógico y una injusticia": la encendida defensa de Uli Stielike
  1. Deportes
  2. Fútbol
la exigencia al técnico del real madrid

"Atacar a Zidane es ilógico y una injusticia": la encendida defensa de Uli Stielike

Ni cuando gana al Inter de Milán en San Siro parece que hay un pleno convencimiento de las garantías que ofrece el equipo de Zidane. Falta algo más convincente y, sobre todo, regularidad

placeholder Foto: Zinedine Zidane, en un momento de reflexión. (Reuters)
Zinedine Zidane, en un momento de reflexión. (Reuters)

Cada vez que Zidane está contra las cuerdas, sale adelante ganando un partido de los grandes. Pero nada es suficiente en el Real Madrid. Ni cuando gana al Inter de Milán en San Siro parece que hay un pleno convencimiento de las garantías que ofrece este equipo. Aunque el triunfo se consiga con las bajas de futbolistas indiscutibles como Sergio Ramos y Benzema. Incluso con Casemiro empezando en el banquillo. Habrá quien todavía dude, le ponga ‘peros’ y lo analice desde el punto de vista de la superioridad numérica que tuvo con la expulsión de Arturo Vidal y un posible penalti no señalado por agarrón de Lucas Vázquez en el inicio de la segunda parte. Zidane va a estar continuamente en el ojo del huracán.

Lleva ganados tres partidos de máxima exigencia (el Clásico y los dos del Inter de Milán), pero ha perdido contra rivales más asequibles (Cádiz, Shakhtar y Valencia). Si se produce otro pinchazo inesperado, se volverá a hablar de la irregularidad de su trabajo, la toma de decisiones para poner a Marcelo, Isco e insistir en Lucas Vázquez. Hacen falta más partidos como los de San Siro, sobre todo lo que se vio en la primera parte con un control total del juego, para estar seguros de la solvencia de este Real Madrid. No es bueno que Zidane diga tras el triunfo en Milán que “cuando los jugadores se ponen, se ponen”. Lo suyo es que se pongan o se enchufen siempre y no cuando les apetezca. Esto es un síntoma de irregularidad y falta de motivación contra los rivales menores. Algo que sabe Zidane, le preocupa y ha echado en cara a la plantilla.

Foto: Lucas Vázquez junto a Benzema en un partido del Real Madrid. (Efe)

De las críticas y la exigencia no se va a librar Zidane hasta que enganche una serie de resultados más convincentes. Esto es lo que se denomina como presión en la alta competición y que conocen bien los que han vestido esta camiseta. Ulrich Stielike, al que el Bernabéu aclamaba con los cánticos de ‘Uli, Uli, Uli’, da su visión para El Confidencial sobre la situación del entrenador francés: “A mí me extraña que siempre que no juega bien o pierde se ataca a Zidane. Es ilógico y me parece injusto. Ha demostrado sus conocimientos, su nivel y lo ha ganado todo con el Real Madrid en el banquillo. Cuando llega un partido importante lo gana y eso demuestra que es un entrenador al que hacen caso los jugadores. Se hace respetar en el vestuario y consigue una unión que es muy importante para sacar lo mejor de cada uno y hacer un equipo”.

placeholder Uli Stielike en su etapa como seleccionador de Corea del Sur. (Efe)
Uli Stielike en su etapa como seleccionador de Corea del Sur. (Efe)

La opinión de Stielike la comparte una parte de la afición que pone en valor el trabajo del entrenador, pero hay otra que considera que tiene más suerte que conocimientos y no ha sido valiente para hacer una revolución y desprenderse de los veteranos. Como si estuviera en deuda con los jugadores que tantos éxitos le han dado. Algo que, por otra parte, ha reconocido el propio Zidane. “Él es el que mejor sabe lo que hace y lo que necesita el equipo. Yo no lo conozco personalmente, pero desde la distancia veo que se le critica mucho y me resulta extraño. No todo buen jugador ha conseguido ser un buen entrenador. Zidane es un buen entrenador, pero en cuanto vuelva a perder, seguro que se le critica de forma injusta”, puntualiza Stielike.

Zidane, resignado

Zidane vive esta situación con tranquilidad, pero también con resignación. En ocasiones se ha reído de los comentarios que califica de negativos y en otros momentos sí ha dado señales de frustración. Cuando se le pregunta si es injusto que no le valoren cuando gana y es fuertemente criticado en la derrota, contesta que “esto siempre va a ser así, pero lo importante es que yo creo en mí mismo y los jugadores creen en mi trabajo”.

El Real Madrid de Zidane se sobrepuso a las dos derrotas seguidas, contra el Cádiz y el Shakhtar, con una victoria en el Camp Nou. Lo mismo ha sucedido ahora con el triunfo en San Siro cuando llegó tras perder contra el Valencia y empatar ante el Villarreal. Es un Madrid de altibajos. Pero Stielike no tiene dudas de que este equipo está en buenas manos y a la espera, sobre todo, de que aparezca el mejor Hazard: “Sí es verdad que a Hazard le falta continuidad y creo que todavía no ha completado su fase de adaptación. No es fácil. Hablo por lo que me sucedió a mí. Llegar a un país diferente, tener lesiones, cambiar las costumbres y aprender el idioma lleva un tiempo. Yo lo sufrí y necesité la ayuda de los compañeros. A Hazard se le ve el talento y cuando esté más adaptado y juegue más partidos se verá al futbolista que brilló en el Chelsea”.

placeholder Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Hazard en San Siro. (Efe)
Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Hazard en San Siro. (Efe)

Uli Stielike pone en valor la última victoria, la conseguida en San Siro, con tantas bajas y le da todo el mérito al entrenador del Real Madrid. ¿Es Zidane un entrenador poco valorado en el triunfo y exageradamente criticado cuando pierde? Es una cuestión que tampoco le da más importancia Stielike porque considera que así ha sido siempre este club y seguirá siéndolo toda la vida. Habla más del presente, de lo que le gusta de la plantilla: “El jugador más importante es Sergio Ramos porque se trata de un pilar insustituible y con el que se puede identificar cualquier madridista por su carácter. Pero me gusta mucho Fede Valverde. Me parece un futbolista muy completo. Lo tiene todo. Ataca, defiende, marca goles, se sacrifica, trabaja, pelea, es solidario…”, habla de esta manera de las cualidades del uruguayo. Un futbolista que tiene semejanzas con lo que era y representaba Uli Stielike como jugador: garra, casta y orgullo.

A Stielike le parece normal que Zidane apueste por este tipo de jugadores de raza, como es el caso también de Lucas Vázquez, que tanto le dan al juego colectivo y hacen que el equipo tenga carácter: “No solo es el talento. Muchas veces la gente no entiende porque un entrenador pone a un jugador y no a otro y es el que realmente está con ellos a diario y ve su trabajo, el comportamiento, rendimiento y tiene toda la información para tomar este tipo de decisiones. En un equipo hay que hacer un trabajo gris y ahí está Lucas Vázquez, que también es criticado, y es el ejemplo de lo que es un jugador decisivo en un partido importante como el de San Siro. Son jugadores válidos y Lucas responde en distintas posiciones”.

El fichaje de Stielike por el Real Madrid

Uli Stielike, al que se le conocía en el Real Madrid como el 'tanque', acaba de desligarse definitivamente del fútbol tras 47 años dedicado a este deporte. 15 como futbolista y 32 en diferentes banquillos. Se queda a vivir en España. En la casa que ha construido en Benalmádena. “Nunca me gustó que me llamaran panzer, tanque… Era algo que sonaba a guerra. Yo soy una persona pacífica. También me llamaban el pulmón, el alemán, y esto me gustaba más.”

Fichó por el Real Madrid en 1977, tras destacar y triunfar en el Borussia Mönchengladbach, y su fichaje se produjo tras una semifinal contra el Dinamo de Kiev en la Copa de Europa. “Llegó don Santiago Bernabéu junto con Agustín Domínguez (entonces secretario general del club) para ver el partido. Al día siguiente fui a su hotel en Düsseldorf. En la entrada estaba esperándome Bernabéu, me saludó en alemán y me dijo que subiera a una habitación. Lo hice solo y estaba Agustín Domínguez. Firmé un papel en blanco”. Ese contrato tenía unas cifras en marcos, que hoy sería similar a una ficha de 100.000 euros. El Madrid pagó 1.600.000 marcos (800.000 euros) al Gladbach. Stielike jugó 308 partidos oficiales con el Real Madrid, marcó 50 goles, ganó 7 títulos (entre ellos tres Ligas), pero perdió la famosa Copa de Europa contra el Liverpool en París (1981). Desde Benalmádena, su retiero, valora el trabajo de Zidane.

Real Madrid Zinédine Zidane Uli Stielike Sergio Ramos Marcelo
El redactor recomienda