UN CASO BOSMAN A ESCALA

El Supremo permite a deportistas de la UE competir en campeonatos de España

Liam Bette, francés residente en Málaga, podrá competir en el campeonato de taekwondo. La sentencia corrige al CSD, que limitó la participación de europeos, algo "excepcional"

Foto: El taekwondista francés Liam Bette (peto rojo) durante una competición.
El taekwondista francés Liam Bette (peto rojo) durante una competición.

Un francés puede competir en el campeonato de España de taekwondo. El Tribunal Supremo ha dado la razón a Liam Bette, un francés residente en Málaga que fue excluido del campeonato nacional por la federación con permiso del Consejo Superior de Deportes (CSD). El caso va más allá de Bette, ya que si se aplica esta sentencia, los europeos podrían competir en campeonatos nacionales sin problemas, siempre que estos campeonatos no sean la base para formar las selecciones nacionales, algo que rara vez ocurre. La sentencia, a la que ha tenido acceso El Confidencial, señala que "la restricción a la participación de extranjeros debe ser algo excepcional y justificado". "Campeón de España no significa campeón de españoles, sino campeón de la gente que vive aquí. Es la idea de los padres de la UE", explica Dominique Bette, dueño de un club de taekwondo en Málaga y padre de Liam.

Liam Bette, de 20 años, fue campeón de Andalucía júnior y sénior de taekwondo. Cuando en 2013 intentó dar el salto al campeonato nacional, la Federación Española de Taekwondo se lo impidió. El CSD ratificó la decisión de la federación. Una ley española de 2007 establece que "las entidades deportivas deben eliminar cualquier obstáculo o restricción que impida o dificulte la participación en actividades deportivas no profesionales de los extranjeros que se encuentren legalmente en España y de sus familias". Sin embargo, abre la puerta a excepciones —siempre que el CSD favoreciese a deportistas españoles— "basadas en exigencias y necesidades derivadas del deporte de alto nivel y de su función representativa de España".

Esa disposición frenó la competición de Bette. Alegaba que "si los extranjeros ganan en competiciones nacionales, quedarían excluidos los españoles y no habría seleccionables, luego la eliminación de españoles en esos campeonatos nacionales ocasionaría un grave perjuicio". Alegaba que esos campeonatos de España individuales "se han utilizado tradicionalmente por los seleccionadores para confeccionar equipos nacionales" para participar en competiciones internacionales. Añadía que la participación de extranjeros "puede adulterar la clasificación de karatecas españoles con derecho a representar a España en competiciones internacionales" y, además, el CSD entendía que la medida es compatible con el derecho de la Unión Europea.

El padre del deportista: "Campeón de España no significa campeón de españoles, sino campeón de la gente que vive aquí. Es la idea de los padres de la UE"

El deportista pleiteó y en diciembre de 2014 la Audiencia Nacional le dio la razón. Bette se convertía así en un caso Bosman a escala. Pero la sentencia no era firme y la Abogacía del Estado, en nombre del CSD, recurrió al Supremo. El pasado 29 de septiembre, la sección cuarta de lo contencioso administrativo dio la razón a Bette. El Supremo falla que las discriminaciones a europeos solo se pueden aplicar si "están justificadas", por ejemplo, si "las competiciones nacionales a las que se aplica la medida sirven para confeccionar los equipos que representan a España". Es decir, solo si los equipos nacionales se hacen en función de los resultados de los campeonatos nacionales se podrá limitar la participación de extranjeros.

Bette fue campeón de Andalucía júnior y sénior de taekwondo.
Bette fue campeón de Andalucía júnior y sénior de taekwondo.

En el caso de taekwondo no es así, ya que, según la sentencia, "se ha probado que es práctica habitual para la formación de selecciones que no es criterio determinante ser ganador en un campeonato nacional. A tal efecto, se basa en el parecer de la comisión técnica de la federación". Esto es lo que ocurre en la mayoría de las federaciones, donde los campeonatos de España orientan, pero no son el único requisito para hacer los equipos nacionales.

Dominique, el padre de Liam, dirige un club de taekwondo en Málaga y ha impulsado todo el proceso. "Tenemos 17 nacionalidades distintas y teníamos problemas porque un chaval que vive en España no puede competir a nivel nacional porque la ley europea te permite vivir en España, tener empresas, comprar un casa, pagar impuestos y no podíamos competir". Dominique es francés, pero adora Málaga y defiende España. En el club, afirma, entrenan varios campeones del mundo. Bette explica que decidió pleitear hasta el Supremo: "No puedes decir que te gusta el dinero de Europa, pero no las demás cosas que implica estar en la UE. Teníamos la lógica con nosotros". "Es una decisión muy, muy importante, porque va a permitir a cualquier europeo que viva aquí que su hijo compita. No hablamos de representar a un país tan grande como España. Es normal que sea un español el que lleve la bandera de España en unos Juegos. Esto es otra cosa", concluye. El caso Bette abre la puerta a mucha gente. Y puede cambiar para siempre cómo concebimos los campeonatos deportivos de España.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios