Activistas contra el matrimonio homosexual en Francia interrumpen la final de Roland Garros
  1. Deportes
UN HOMBRE SEMIDESNUDO SALTÓ A LA PISTA

Activistas contra el matrimonio homosexual en Francia interrumpen la final de Roland Garros

Manifestantes en contra de la ley que autoriza en Francia el matrimonio homosexual obligaron a interrumpir en dos ocasiones y durante varios minutos la final de Roland Garros entre los

Manifestantes en contra de la ley que autoriza en Francia el matrimonio homosexual obligaron a interrumpir en dos ocasiones y durante varios minutos la final de Roland Garros entre los españoles Rafael Nadal y David Ferrer, que terminaría venciendo el balear.

Durante el comienzo del segundo set, el partido se tuvo que detener aproximadamente durante un minuto, después de que varias personas comenzaran a gritar desde las gradas. La seguridad se vio obligada a intervenir, para evitar que la situación llegara a mayores.

La 'culpa' la tuvieron dos manifestantes que comenzaron a gritar "François, tu ley no la queremos" y a exhibir una pancarta, lo que obligó a los finalistas a parar unos segundos, hasta que fueron desalojados del estadio. La protesta hizo intervenir incluso a Nadal, que pidió calma a la grada.

Pero el más grave de los incidentes se produjo durante el segundo set, cuando un hombre parcialmente desnudo y con una inscripción de una asociación contra la ley de las bodas homosexuales saltó a la pista con una bengala. La rápida intervención de los agentes de seguridad permitió reducirle apenas puso un pie en la tierra batida.

Un segundo manifestante fue atrapado incluso antes de saltar a la pista. Los servicios de seguridad rodearon al príncipeFelipe de Borbón, que presenciaba la final en el palco de autoridades, para evitar que cualquiera de los activistas decidiera emprender algún acto contra él.

Desde luego, este tipo de situaciones no son nada comunes en un deporte como el tenis, donde el respeto hacia los jugadores y el saber estar de la afición es una de sus señas inequívocas. Y, mucho menos común, es verlo en una final de un torneo tan prestigioso como Roland Garros.