FÚTBOL INTERNACIONAL

Milan-Inter: una historia de odio y orgullo

Este domingo, a las tres de la tarde, en el estadio Giuseppe Meazza del milanés barrio de San Siro, tendrá lugar uno de los episodios más

Foto: Milan-Inter: una historia de odio y orgullo
Milan-Inter: una historia de odio y orgullo

Este domingo, a las tres de la tarde, en el estadio Giuseppe Meazza del milanés barrio de San Siro, tendrá lugar uno de los episodios más vibrantes de la histórica rivalidad entre Milan e Inter. La única ciudad europea que alberga a dos campeones de la máxima competición continental (Copa de Europa-Liga de Campeones) se paralizará durante dos horas, mientras estén en juego un Scudetto, una clasificación a la Liga de Campeones y, lo que es más relevante, el orgullo de dos aficiones fuertemente enfrentadas desde hace un siglo. El Inter se proclamará por decimosexta vez campeón de la Serie A si logra la victoria (17 títulos tiene el Milan), a la vez que mandará virtualmente a la Copa de la UEFA a su eterno rival, que marcha quinto a dos puntos de la Fiorentina, cuarta, y a falta de sólo tres jornadas.

La relación entre ambas aficiones está marcada por el desprecio, y roza el odio. En Milán, uno puede vivir una situación tan rocambolesca como que al tomar un taxi para dirigirse a la ciudad deportiva del Milan (Milanello), el taxista te pida que te bajes porque él es interista y jamás va ni tan siquiera a acercarse a aquel lugar. O mantener una conversación con un señor educado, bien vestido (lo común en la 'ciudad de la moda'), aparentemente caval e hincha del Milan que muestra su profunda preocupación porque su hijo, de nueve años, le ha confesado que quizá se haga del Inter como su mejor amigo de la escuela. En definitiva, ser de uno de los dos equipos supone automáticamente desear el mal del otro. Esto ocurre en otras ciudades también. Pero la particularidad del caso milanés es que lo protagonizan dos grandes de Europa, con prácticamente el mismo caché. Y cualquier ciudad se quedaría pequeña para dos equipos tan importantes.

El antagonismo de estos grandes clubes se remonta a la fundación del Inter. El club nerazurro es consecuencia de la polémica surgida en el seno del Milan Cricket and Football Club (nombre originario del AC Milan) en 1908, por entonces único equipo de la ciudad lombarda. Los miembros de aquella sociedad deportiva se dividieron en torno a la conveniencia o no de aceptar jugadores extranjeros en sus filas. El Milan decidió por mayoría continuar prohibiendo la contratación de foráneos, por lo que 43 miembros se marginaron del club y formaron el Internazionale Football Club (actualmente, FC Internazionale di Milano). Fiel a sus orígenes, en la plantilla actual del los blanquinegros sólo hay tres italianos. Tras esta polémica, el Milan se convirtió en el equipo de los trabajadores y sindicalistas, y el Inter (como rápidamente pasó a ser conocido) el de las clases altas y pudientes. Aunque con el paso de las décadas esto se ha difuminado totalmente, y es la tradición familiar la que marca de cuál de los dos equipos se es para toda la vida.

El del domingo es el derbi oficial milanés número 200. Y los datos arrojan la gran igualdad histórica entre los dos conjuntos. De los 199 partidos disputados entre ambos, 69 los ganó el Milan, 68 el Inter y 61 acabaron en empate. Es decir, la victoria interista supondría las tablas en las estadísticas. Los dos equipos han tenido altibajos, alternando épocas de hegemonía a nivel europeo con sequías de títulos que duraban décadas. Incluso, el Milan ha conocido el descenso en más de una ocasión.

El Inter, un club limpio de corrupción

Sin embargo, el Inter es el único equipo de Italia que siempre ha militado en la máxima categoría, además de no haber estado nunca involucrado en los numerosos casos de corrupción que se han sucedido en la historia del calcio, donde prácticamente en todos participó el Milan. Por ello, en las recientes conmemoraciones del centenario interista, su presidente Massimo Moratti, aseguró categóricamente que eran "el equipo más prestigioso de la ciudad". El Primer Ministro italiano y dueño del Milan, Silvio Berlusconi, no dudo en 'contestarle' en plena campaña electoral y, tras felicitar al club nerazurro por sus 100 años cumplidos, afirmó irónicamente que "Moratti ha gastado mucho dinero los últimos 20 años (lo que duró la sequía del Inter) y ya era hora de que llegasen los éxitos". Ni siquiera desde la oficialidad se guardan las formas entre estos conjuntos.

La Juventus de Turín es el equipo más popular de Italia, con un 31% de los aficionados de todo el país. Después, el Inter reúne a un 22% y el Milan, a un 16%. El Juve-Inter es conocido como el 'Derbi de Italia'. Pero de la mano de Berlusconi, el AC Milan ha logrado ser el club con más títulos internacionales (oficiales) del mundo, tras lograr, entre otros trofeos, cinco Ligas de Campeones de las últimas 18. De esta manera, se le puede considerar el mejor equipo del globo del final del siglo XX y principios del XXI. En esta época, además, los rossoneri han infringido importantes derrotas o humillaciones a sus vecinos, que tienen ahora la oportunidad de ponerse, otra vez, por encima de ellos.

Por todo lo anterior, si el Inter logra la victoria, el partido del domingo ocupará una página importante de la historia del calcio. La mitad de la ciudad sentirá la euforia y el orgullo por las nubes, mientras que la otra deberá encerrarse en casa durante algunos días. Y como Milán es una ciudad en donde la vanidad se lleva con naturalidad, e Italia es uno de los países donde más pasión se pone en el fútbol, la victoria sobre el vecino en este caso es, sobre todo, cuestión de orgullo.

Deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios