Abono para tierra de cultivo de plantas y flores en jardín y huerto
  1. DeCompras
UNIVERSAL, ECOLÓGICO, ...

Abono para tierra de cultivo de plantas y flores en jardín y huerto

Para que los cultivos se den de forma adecuada la tierra debe ser abonada. Descubre todas las ventajas que aportará la elección del abono correcto para plantas y flores

Foto: Abonar bien la tierra ayudará a germinar las semillas (Foto: Pixabay)
Abonar bien la tierra ayudará a germinar las semillas (Foto: Pixabay)

Abonar la tierra y las plantas es fundamental para que tus macetas y jardineras luzcan espléndidas. De hecho, si quieres cultivar flores o árboles en tu jardín o huerto urbano, también necesitarás fertilizar el suelo para que crezcan con salud y vitalidad. Sin embargo, al igual que seleccionas cuidadosamente el agua del riego y el sustrato, también tendrás que elegir el abono recomendado en función de sus características y necesidades. Aquí queremos ayudarte a encontrarlo.

Por ejemplo, este abono con sulfato de magnesio heptahidratado NortemBio puede ser el que buscas. Es de tipo universal y se adapta perfectamente a plantas de interior y de exterior, así como a jardines, huertos y cultivos más grandes. Lo hemos elegido como el mejor abono del mercado en esta comparativa en base a eso, a su buena relación calidad-precio y, sobre todo, a las excelentes valoraciones que le otorgan sus compradores en Amazon. Como alternativa, este fertilizante de humus de lombriz ecológico Cultivers te será de gran ayuda para incrementar la producción y mejorar la calidad de las plantas de hortalizas que hayas sembrado. Dos opciones a tener muy en cuenta, pero vamos a analizar muchas otras que tal vez se ajusten mejor a tus necesidades.

El mejor, nuestra elección: Abono de uso universal NortemBio

Iniciamos esta comparativa con el mejor abono de la marca NortemBio para los clientes de Amazon. Su 4,4 sobre 5 y su 66 % de valoraciones de 5 estrellas le ha permitido liderarla. “Es un fertilizante de uso universal con una relación calidad-precio estupenda. Cunde muchísimo” nos cuenta Judith sobre él. Está elaborado a partir de sulfato de magnesio natural y es válido para exterior e interior. De hecho, es posible usarlo tanto en cultivos como en jardines o en huertos urbanos. Se vende en botes de 1,2 kg, 2,5 kg y 5 kg.

placeholder Abono de uso universal NortemBio
Abono de uso universal NortemBio
Ver precio

Segunda opción: Humus de lombriz ecológico Cultivers

El mejor abono de la marca Cultivers según las opiniones de los usuarios de Amazon. Ellos le dan un 4,5 sobre 5 y un 71 % de análisis de 5 estrellas. Está disponible en sacos de 5 kg, 10 kg y 20 kg y ha sido elaborado a partir de humus de lombriz ecológico. Como dice Jaime, “es un fertilizante para tomates perfecto. Mis tomateras han crecido muy rápido y con salud gracias a él”. Esto es posible gracias a que es rico en microorganismos que nutren el suelo y las plantas. Además, se adapta a todo tipo de terrenos gracias a que posee pH neutro y facilita la mineralización.

placeholder Humus de lombriz ecológico Cultivers
Humus de lombriz ecológico Cultivers
Ver precio

Alternativa: Abono para plantas CULTIVERS

El segundo mejor abono de la marca Cultivers para los consumidores en Amazon. Está disponible en bolsas de 1,5 kg, 5 kg y 25 kg, es totalmente ecológico y está especialmente recomendado para plantas de tomate. Además, se presenta en formato micro granulado, lo que “facilita mucho su aplicación sobre el sustrato. Lo recomiendo” (Vicente). Es inofensivo para los animales y mejora el desarrollo radicular de la planta rápidamente. Además, es de liberación lenta y controlada. Luce un 3,8 sobre 5 y un 45 % de reseñas de 5 estrellas.

placeholder Abono para plantas CULTIVERS
Abono para plantas CULTIVERS
Ver precio

Humus liquido de lombriz CULTIVERS

Otro más. Aquí nos encontramos ante el mejor abono líquido de la marca Cultivers. Sus compradores en Amazon le otorgan un 4,3 sobre 5 y un 68 % de revisiones de 5 estrellas. Al igual que los anteriores, es muy rico en microorganismos e incentiva la calidad y la cantidad de las cosechas. Pero, según Jonatan, también tiene la capacidad “de revitalizar plantas enfermas. Me ha sorprendido cómo ha revivido las mías a pesar de que estaban muy mal”. En este sentido, el tratamiento consiste en 40 ml por litro de agua durante 15 días (10 ml si se aplica como abono foliar sobre las hojas). Está disponible en botellas de 1, 5 y 20 litros.

placeholder Humus líquido de lombriz CULTIVERS
Humus líquido de lombriz CULTIVERS
Ver precio

Abono ecológico con gusano de 5 kg CULTIVERS

No hay tres sin cuatro. Ahora hablamos del mejor abono fertilizante natural de la marca Cultivers a tenor de los comentarios de los consumidores en Amazon. Alcanza el 4,3 sobre 5 de nota media y el 52 % de máximas puntuaciones. Es de origen 100 % orgánico y ha sido elaborado a partir de guano de aves. Está especialmente diseñado para huertos y jardines al aire libre y estimula las defensas naturales de las plantas para que den mejores y mayores frutos. Para Isabel, se trata de “un abono muy polivalente. Desde que lo probé no he vuelto a comprar otro”.

placeholder Abono ecológico con gusano de 5 kg CULTIVERS
Abono ecológico con gusano de 5 kg CULTIVERS
Ver precio

Abono ecológico orgánico con ácidos húmicos

Para los usuarios de Amazon, este es el mejor abono de la marca Todocultivo. Se vende en una práctica bolsa de 5 kg suficiente para fertilizar 25 metros cuadrados de suelo. Cantidad más que suficiente, en palabras de Julio, “para un huerto urbano bastante grande como el que tengo en mi terraza. Pocos fertilizantes con ácidos húmicos y mejor relación calidad-precio es posible encontrar en el mercado”. Además, según el fabricante, es muy versátil. Es posible utilizarlo incluso como abono para olivos.

placeholder Abono ecológico orgánico con ácidos húmicos
Abono ecológico orgánico con ácidos húmicos
Ver precio

Abono granulado FERTIBERIA

Llega el turno del mejor abono de la marca Fertiberia según las reseñas de los clientes de Amazon. En concreto, posee un 4 sobre 5 y un 48 % de máximas puntuaciones. Es de tipo sólido y favorece eficazmente el crecimiento y la floración. De hecho, como indica Helena, “es impresionante cómo se agarran las raíces a la tierra después de usarlo. Suelo trasplantar los esquejes de las macetas y en muy poco tiempo ya están bien arraigadas”. Mención especial merece que ofrece protección especial frente a heladas, enfermedades y plagas.

placeholder Abono granulado FERTIBERIA
Abono granulado FERTIBERIA
Ver precio

Abono polivalente Flower

Toca hablar del que, gracias a su 4,3 sobre 5 y a su 77 % de calificaciones máximas, es el mejor abono de la marca Flower según los compradores en Amazon. Los 750 gramos de fertilizante de tipo granulado que incluye la bolsa son suficientes para huertos de hasta 25 metros cuadrados. Además, posee una composición equilibrada NPK (nitrógeno, fósforo y potasio). “Barato y muy versátil. Poco más se le puede pedir” resume Francisco sobre él.

placeholder Abono polivalente Flower
Abono polivalente Flower
Ver precio

Abono foliar Nitrofoska

El mejor abono foliar de la marca Nitrofoska para los consumidores en Amazon. Así lo demuestra su 4,7 sobre 5 y su 69 % de revisiones de 5 estrellas. La proporción NPK de su composición es 24-08-20, a lo cual añade también magnesio. Este fertilizante nitrogenado es perfecto para olivos y debe usarse en primavera y durante la brotación de las aceitunas. Sin embargo, como nos aclara Luis, “también puede utilizarse en cultivos de cítricos y árboles que den frutos con cáscara. Es perfecto para ellos”. La bolsa incluye 5 litros de producto que debe aplicarse directamente sobre las hojas y ramas.

placeholder Abono foliar Nitrofoska
Abono foliar Nitrofoska
Ver precio

Abono para césped FertOp

Vamos a terminar con el mejor abono de la marca FertOP. Quienes lo han adquirido a través de Amazon le dan una nota media que roza el 5 sobre 5. Está especialmente diseñado para césped y es de liberación lenta. En concreto, tarda 3 meses en proporcionar al suelo la totalidad de los nutrientes. Además, “cunde muchísimo. Con solo 2 kg de este abono he podido abonar los 50 metros cuadrados de mi jardín ¡y me ha sobrado más de la mitad!”. Esto se debe, fundamentalmente, a que los gránulos son finos y se encuentran perfectamente encapsulados. También reduce el estrés del suelo y de las plantas y ayuda a mantener el calor, por lo que protege de las heladas.

placeholder Abono para césped FertOp
Abono para césped FertOp
Ver precio

¿Cómo elegir el mejor abono y qué tener en cuenta antes de comprar uno?

No te fijes solo en el precio. Elige el abono barato perfecto para tus plantas después de haber considerado estos aspectos:

  • Formato. Puedes encontrar abono sólido (generalmente, granulado o compactado en barras) y líquido. El primer tipo es un fertilizante de liberación lenta que mejora la calidad del suelo progresivamente. El segundo ofrece una acción más rápida y es más conveniente para plantas que no se encuentran en buen estado.
  • Composición. Los mejores abonos son ricos en nitrógeno, potasio y fósforo, aunque pueden tener esos compuestos en distintas proporciones. Asimismo, salvo que estén enfocados a solventar una determinada carencia (en ese caso se llaman enmiendas), deben contar también calcio, magnesio, azufre, y con micronutrientes como el zinc, el hierro o el silicio.
  • Sistema de aplicación. Puede ser directamente sobre la tierra o en las partes aéreas de la planta, es decir, en las hojas, flores y tallos. Estos últimos abonos son conocidos como foliares y se deben aplicar mediante el riego.
  • Origen. El abono de origen animal procedente del estiércol de caballo o del guano generado por los excrementos de los pájaros está considerado como de gran calidad. Lo mismo sucede con los producidos mediante la compostación de residuos orgánicos (cáscaras de frutas y de huevo, posos de café, etc.). Sin duda, son los que mejor nutren el suelo, los que producen mayor rendimiento de la planta a largo plazo y los que más cuidan al medio ambiente. Sin embargo, los abonos inorgánicos son buenas alternativas cuando de lo que se trata es de intensificar la producción inmediatamente y de solventar carencias urgentes.
  • Cantidad. Evidentemente, no es lo mismo abonar una maceta o jardinera que un jardín o huerto. Por ejemplo, el abono para invernaderos y cultivos extensos se vende en sacos de 50 kg. El pensado para plantas domésticas viene en paquetes mucho más pequeños.
  • ¿Para qué sirve? Los mejores abonos, más allá de nutrir el suelo y la planta, pueden tener un propósito específico. Ese es el motivo por el que existen fertilizantes para plantas de interior y de exterior, para orquídeas, etc.
  • Seguridad. Siempre debes aplicar el fertilizante con guantes ya que puede contener sustancias dañinas para tus manos. Sin embargo, si tienes mascotas en casa, elige un abono inofensivo para animales. Puede que tu perro o gato sienta la tentación de escarbar en la tierra o de comerse algunas hojas e intoxicarse con él.
  • Precio del abono. Depende de la cantidad y de la calidad del fertilizante. Pero, como hemos visto en esta comparativa de abonos, la mayoría de ellos se puede comprar por entre 5 € y 20 €.
  • Mejores marcas de abono. NortemBio, Cultivers y Fertiberia han sido las más destacadas por los usuarios al realizar esta reseña.

¿Qué es el abono?

El abono o fertilizante es una sustancia de origen orgánico (estiércol de caballo, guano, forraje, etc.) o inorgánico (nitrógeno, fosfatos, etc.) que mejora la calidad nutricional del sustrato. Posee nutrientes presentados en una forma asimilable para las plantas y los cultivos, de modo que potencia su crecimiento y rendimiento.

¿Para qué sirve y cómo trabaja?

La utilidad del abono es proporcionar nutrientes al sustrato para que puedan ser utilizados por las plantas para crecer más rápido y con mejor salud y para ofrecer un mejor rendimiento agrícola. Por tanto, puede entenderse como una sustancia de reposición o aporte artificial de esos nutrientes que, de forma natural, están presentes en la tierra, pero que se agotan al cultivar repetidas veces.

Foto: Las mejores tijeras para podar ramas y plantas (Pixabay)

Por tanto, la forma de trabajar del abono es indirecta. Es decir, aporta nutrientes al sustrato para que esta, posteriormente, se los proporcione a las plantas cultivadas en ella. Para que esto suceda es necesario regar la tierra inmediatamente después de su aporte.

Macronutrientes de los abonos para plantas

No es indispensable el abono cuenta con todos ellos ni que estén en una proporción determinada. Esto dependerá, fundamentalmente, de para qué tipo de planta esté diseñado. Hay tres tipos de macronutrientes:

  • Macronutrientes principales. Nitrógeno, fósforo y potasio. Los que en mayor cantidad precisa la planta. Por eso, los abonos con alta concentración de NPK son los más utilizados.
  • Macronutrientes secundarios. Calcio, magnesio y azufre. Aunque en menor cantidad, también deben ser provistos de forma artificial.
  • Macronutrientes no esenciales. Carbono, hidrógeno y oxígeno. No es indispensable su aporte a través del abono, aunque sí resulta recomendable por sus ventajas.

Los macronutrientes básicos del abono son nitrógeno, fósforo y potasio, se llaman NPK

Micronutrientes de los abonos para plantas

Los micronutrientes también son fundamentales para la vida de las plantas. Sin embargo, los requieren en mucha menor cantidad. En concreto, los mejores abonos suelen estar enriquecidos con hierro, zinc, manganeso, boro, cloro, cobalto, silicio, molibdeno y cobre.

¿Qué tipos de abonos hay?

Existen dos tipos de abono en función de su origen:

  • Abono orgánico. De origen animal o vegetal. Por ejemplo, aquí hablamos del estiércol de caballo, del guano formado por los excrementos de las aves o de los desechos vegetales compostados o no. Tienen un alto contenido en nitrógeno pero lo liberan lentamente, lo que favorece el incremento de microflora en el suelo.
  • Abono inorgánico. De origen mineral. Son obtenidos mediante la explotación de yacimientos naturales (potasa o fosfato, por ejemplo) o a través de la industria química (compuestos nitrogenados derivados de la síntesis del amoniaco).

Los abonos de estiércol de caballo u oveja contienen alto niveles de nitrógeno

Por su parte, según el formato en el que se presenten, podemos hablar de:

  • Abono sólido. El más habitual y utilizado tanto en pequeños como en grandes cultivos. También es el más económico. Aquí se engloban la mayoría de abonos NPK.
  • Abono líquido. Es el más fácil de aplicar. Generalmente, está compuestos por ácidos húmicos y aminoácidos, aunque también hay variantes NPK.

Ahora bien, en base a la cantidad de nutrientes que posean, es posible contemplar distintas clases de abonos:

  • Abonos simples. Formados por un único nutriente. Generalmente, nitrógeno, potasio o fósforo. Suelen utilizarse como correctores de carencias o para cultivos muy concretos. Asimismo, cuando están formados por un nutriente secundario (calcio, magnesio o azufre), se les denomina enmiendas.
  • Abonos compuestos. Están formulados en base a dos o más nutrientes. Según este criterio, podemos hablar de abonos binarios o dobles, ternarios o triples o multicarenciales.

Finalmente, también podemos hablar de abonos para el verano, que son los más ricos en nitrógeno y favorecen la producción de la planta, y de abonos para el invierno. Estos últimos poseen menos cantidad de nitrógeno y está destinado a mantener fuerte y sana la planta en la época más difícil del año para ella.

¿Puedo hacer abono? ¿Cómo?

Claro que sí. De hecho, fabricar tu propio abono para macetas es más fácil de lo que piensas. Para ello, solo vas a necesitar:

  • Tierra o sustrato.
  • Desechos naturales. Los más útiles son las pieles de plátano, cáscaras de huevo, ceniza de la chimenea y posos de café, aunque cualquier otro, siempre que no sea cárnico, puede servirte. Residuos que seguro generas a diario.
  • Cubo para compost. O, en su defecto, un cubo de basura de, aproximadamente, un metro de alto al que puedas hacer unos orificios fácilmente.
Foto: Los cobertizos son esenciales para almacenar herramientas de jardín (Foto: Pixabay)

Ahora, sigue estas instrucciones para elaborar tu propio abono ecológico casero:

  • Llena el 50 % de la capacidad del cubo con tierra o sustrato.
  • Vierte los desechos orgánicos comentados anteriormente.
  • Agrega un 10 % más de tierra.
  • Remueve el contenido usando una pala o una barra que tengas a mano.
  • Repite el paso anterior cada dos semanas para airear el abono casero.
  • Si empiezas en verano, en dos meses estará listo. En cambio, si comienzas en invierno, tardará en estar preparado entre 4 y 5 meses.

Verás que, poco tiempo después de verter la tierra y los residuos orgánicos, empiezan a aparecer insectos (gusanos, moscas de la fruta, etc.). No te preocupes, es una buena señal. Ellos serán los que se ocupen de transformar la mezcla en un excelente fertilizante. Sabrás que está listo cuando la materia orgánica se haya descompuesto por completo, la tierra tenga una apariencia negra y grumosa y el olor que desprenda sea similar al de la tierra mojada.

¿Qué son los abonos inorgánicos?

Como dijimos anteriormente, los abonos inorgánicos son aquellos que no se obtienen de los animales ni de los vegetales, es decir, de la materia orgánica. En concreto, existen dos tipos:

  • Abonos inorgánicos industriales. Los derivados de la industria química. Son fertilizantes nitrogenados obtenidos mediante la síntesis del amoniaco a través del nitrógeno presente en el aire.
  • Abonos inorgánicos minerales. Son los conseguidos a través de la explotación de yacimientos naturales. Hablamos, por ejemplo, del yeso, la cal, o la marga. El único requisito es que contengan calcio, potasio, fósforo o cualquier otro nutriente importante para la planta.

En cualquier caso, los abonos inorgánicos tienen una serie de ventajas incuestionables:

  • Su composición se centra única y exclusivamente en satisfacer las necesidades de los cultivos.
  • El aporte de los nutrientes se realiza directamente a la planta y, por tanto, son rápidos y efectivos.
  • Es un tipo de fertilizante universal que funciona igual de bien en todo tipo de climas sin importar la estación del año en la que estemos.

Sin embargo, los fertilizantes inorgánicos también tienen inconvenientes. Por ejemplo, al centrarse sobre la planta, no aportan nutrientes al suelo, por lo que este sigue desgastándose por la acción de los cultivos. Sin embargo, sí que pueden verter residuos nocivos en él. Además, los procesos de fabricación de este tipo de abonos suelen ser bastante contaminantes y nocivos para el medio ambiente.

¿Abonos orgánicos o inorgánicos?

En el apartado anterior explicamos las ventajas de los abonos inorgánicos (especificidad para el cultivo, rapidez y efectividad en cualquier situación) y sus inconvenientes (su producción es contaminante y pueden generar residuos nocivos para el suelo). Pero ¿qué sucede con los abonos orgánicos?

Los abonos orgánicos son totalmente respetuosos con el medio ambiente ya que se elaboran a partir de la descomposición de residuos animales o vegetales. Además, liberan lentamente sus nutrientes, lo que ayuda tanto a la planta a crecer como al suelo a recuperarse. Evidentemente, tienen un carácter más limitante y menos específico. Tampoco se adaptan excesivamente bien a los cambios de temperatura y clima.

Por tanto, la elección entre uno y otro dependerá de las necesidades y características de tus cultivos. Sin embargo, siempre que puedas elegir, opta por abonos orgánicos de uso universal.

¿Estiércol de caballo como abono? ¿Cómo funciona?

El estiércol de caballo tiene multitud de propiedades como abono para huerto. Estas son las más importantes:

  • Textura rica en paja. Esto hace que se convierta rápidamente en humus.
  • Muy útil para airear los suelos pesados y arcillosos, así como para compactar los arenosos.
  • Es muy rico en nitrógeno y potasio.
  • Libera los nutrientes de forma lenta y progresiva.
  • Eleva la temperatura del suelo a medida que se descompone, lo que acelera la producción de los cultivos.

Por su parte, el estiércol de caballo se puede usar como abono para jardín o huerto de muchas maneras:

  • Estiércol de caballo fresco. Solo se puede usar en otoño y en las zonas de tierra libres de cualquier cultivo. Esto se debe a que contiene agentes patógenos, semillas de malas hierbas y una elevada cantidad de amoniaco, la cual puede quemar la cosecha. Aplica una capa de unos 10 cm sobre ellas e incorpóralo al suelo utilizando una azada.
  • Estiércol de caballo seco. Si pones el estiércol fresco en un lugar protegido de la lluvia, en 2-3 meses se secará. Cuando lo haga, podrás usarlo directamente sobre los cultivos. Lo recomendable es aplicarlo a finales de invierno o de primavera o siempre que vayas a plantar un arbusto. Sin duda, este es el mejor abono para árboles frutales que existe.
  • Estiércol de caballo compostado. Sigue los pasos para fabricar fertilizante casero que hemos detallado en el apartado “¿Puedo hacer abono? ¿Cómo?” pero sustituyendo la materia orgánica comentada por esta. Eso sí, suele requerir de bastante más tiempo para descomponerse por completo (entre 6 meses y 1 año).

¿Cómo preparar el abono foliar?

El abono foliar es aquel que se aplica directamente sobre las partes aéreas de las plantas, es decir, sobre sus hojas, flores y tallos. Para ello, es necesario diluir los nutrientes en agua y verterla encima de esas zonas mediante una regadera o un pulverizador. Es un fertilizante ideal para cultivos enfermos o en mal estado ya que se absorbe muy rápidamente.

Pero ¿cómo hacer abono foliar? Es muy sencillo. Este es un buen ejemplo:

  1. Pon en una olla grande 2 litros de agua.
  2. Por otro lado, tritura restos orgánicos de cáscara de plátano y de huevo. Puedes usar otros residuos similares que tengas a mano.
  3. Agrega esos residuos a la olla y pon también una cucharada de azúcar, otra de levadura y un chorrito de leche de vaca.
  4. Añade unas cuantas ramas de ortiga y de cola de caballo.
  5. Con un palo de madera, remueve bien la mezcla hasta que quede totalmente homogénea.
  6. Tapa la olla y ponla en un lugar fresco y bien ventilado durante 4 semanas.
  7. Pasado ese tiempo, verás que el abono foliar se ha compactado. Pon dos cucharadas de abono dentro de la botella del pulverizador y rellena el resto con agua.
  8. Ahora, cierra la botella, agítala para que todo se mezcle y pulveriza el abono foliar sobre tus plantas.

¿Cuántos kilos por hectárea debo usar?

El abono para cosechas es un recurso valioso y, por ello, es necesario calcular la cantidad exacta que se necesita aplicar. Sin embargo, esto depende de varios factores como, por ejemplo, la salud del suelo, el tipo de plantas y el clima imperante en la zona.

Para conocer la cantidad exacta de abono que necesita una hectárea de terreno (10 000 m2) es necesario hacer un estudio químico del suelo. Sin embargo, cuando resulta imposible elaborarlo, se tienden a establecer los siguientes valores como medida estándar:

  • 150 kg de nitrógeno.
  • 300 kg de fósforo.
  • 100 kg de potasio.
  • 30 kg de azufre.

Vamos a tomar como referencia sacos de abono de 50 kg. En este sentido, su proporción de nitrógeno, fósforo y potasio suele variar. Los estándares más habituales son:

  • NPK 10-30-10. En este caso, serían necesarios 20 sacos de 50 kg complementados con 2 sacos de sulfato de amonio y 1 saco de urea para alcanzar los valores recomendados por hectárea.
  • NPK 18-46-0. Aquí basta con 13 sacos de 50 kg. Además, habría que añadir 2 sacos de urea, 3 sacos de sulpomag y otros 2 sacos de muriato de potasio.

¿Cuál es la forma correcta de aplicar el abono a las plantas?

El abono foliar se aplica directamente sobre las hojas, ramas y tallos de la planta a través del riego aéreo. Sin embargo, para aplicar cualquier otro tipo de fertilizante, debes seguir las siguientes instrucciones:

  1. Remueve ligeramente la tierra alrededor de las plantas usando una azada.
  2. Posteriormente, vierte el fertilizante nitrogenado sobre la tierra.
  3. Usa el esparcidor para repartir adecuadamente el abono. Si no tienes, ponte guantes y hazlo con las manos.
  4. Riega la tierra donde has aplicado el abono despacio y con delicadeza.
  5. ¡Listo!

¿Cómo es la forma correcta de regar el huerto?

Nada más aplicar el abono recomendado para tu huerto llegará el momento de regarlo para que los nutrientes se absorban correctamente. Aquí te damos algunos consejos para hacerlo:

  1. Riega siempre a primera hora de la mañana o al atardecer. Así reducirás al mínimo el índice de evaporación del agua, que en niveles altos es muy perjudicial para la planta.
  2. Proporciona la cantidad exacta de agua que necesita la planta. No todas requieren la misma. Por ejemplo, las tomateras requieren hasta 4 litros de agua por sesión de riego, mientras que los calabacines necesitan aproximadamente la mitad.
  3. No quites las hojas secas. Se caerán solas cuando la planta esté preparada. Puedes dañar el tallo si lo haces.
  4. Riega por partes. Es decir, no todo tu huerto a la vez.
  5. Es mejor regar en profundidad una vez que poco en varias ocasiones. No satisfacer inmediatamente las necesidades de agua de la planta puede perjudicar su crecimiento y producción.
  6. Fíjate en la superficie. Si está seca en apariencia o si pones la mano y la tierra no se queda pegada, es momento de regar. Este sistema es mejor que establecer un metódico plan de riego semanal ya que detecta las necesidades de la planta. Muchas veces, regar en exceso es tan perjudicial como no regar.

¿Cuáles son los más recomendados del mercado?

Según las opiniones en abonos analizadas en esta comparativa, los fertilizantes más interesantes del mercado actual pertenecen a las siguientes marcas:

  • NortemBio. Una marca especializada en la producción de abono micro granulado de carácter universal. Sus productos son de origen natural y se adaptan perfectamente a jardines, plantas y cultivos en huertos.
  • Cultivers. Sin duda, el fabricante recomendado para encontrar una buena oferta en abonos de cualquier tipo. Cuenta con un catálogo realmente amplio y variado.
  • Fertiberia. Otra buena opción para comprar abono granulado sólido, sobre todo, para cultivos de hortalizas.

Ahora sí, ya tienes todo lo que necesitas para comprar el mejor abono para tus plantas.

Compras
El redactor recomienda