Netflix: La casa de papel: locura mundial por la serie española que Turquía quiere prohibir
fiebre por la máscara de dalí

'La casa de papel': locura mundial por la serie española que Turquía quiere prohibir

La serie de Álex Pina se ha convertido en un fenómeno planetario gracias al boca-oreja y su llegada a Netflix, donde ya es la producción de habla no inglesa más vista de su historia

Foto: El Profesor y seis de sus alumnos más aventajados, portagonistas de 'La Casa de Papel'. (Atresmedia)
El Profesor y seis de sus alumnos más aventajados, portagonistas de 'La Casa de Papel'. (Atresmedia)

Un grupo de delincuentes intenta robar un cajero en Chile ataviados con máscaras de Dalí. Los empleados de banca en Buenos Aires se movilizan en busca de un acuerdo salarial y le cantan al gobierno "somos bancarios, queremos aumento y Macri chau, Macri chau, Macri chau chau chau" versionando el canto partisano "Bella Ciao". Los seguidores de un equipo de fútbol saudí amenizaron el arranque de un partido de su equipo con un tifo en el que también se dejaban ver las máscaras del pintor catalán. El videoclip de 'Despacito', la canción de Luis Fonsi y Daddy Yankee que desde hace meses es el vídeo más visto de la historia de Youtube, sufrió un hackeo hace un par de semanas y donde aparecían los intérpretes se coló una imagen fija de una banda de atracadores, también enmascarados.

El responsable de esta fiebre por las máscaras dalinianas y del regreso a las calles de la canción popular italiana se llama Álex Pina. Un guionista, productor y creador de televisión navarro que desde el pasado miércoles puede presumir de algo que pocos pueden: ser el "padre" de la serie de televisión de habla no inglesa más vista en el gigante mundial del streaming, Netflix. Una proeza que ha sido posible gracias al Profesor y sus ocho aventajados alumnos, protagonistas todos ellos del fenómeno de moda en la televisión mundial, 'La Casa de Papel'.

La ficción producida por Atresmedia y la productora Vancouver Media debutó en la pequeña pantalla española el 2 de mayo de 2017, y cuatro millones de españoles lo convirtieron en el estreno más visto del año en España. El desenlace de las dos partes en las que se dividió la historia contó con el aval de la mitad de espectadores, pero el trabajo ya estaba hecho y ese mismo año 'La Casa de Papel' fue galardonada con el premio Iris al mejor guion y el MiM a la mejor dirección entre otros. En el mes de diciembre, la producción compuesta por 15 episodios pasó a formar parte del catálogo de Netflix en medio mundo, con siete capítulos más, pero de menor duración. Y fue entonces cuando nació el fenómeno.

"Le dí un oportunidad porque todo el mundo hablaba de ella" explica Mariel Salgado, periodista chilena que colabora con la web especializada Tv Spoiler Alert. En la vecina Argentina, Cristian Phoyu, editor de la sección de series de la web Alta Peli destaca que le ruido mediático de la producción no provenía de la prensa, sino de la "gente común. En el trabajo, en una reunión de amigos, de repente todos estaban hablando de 'La Casa de Papel' pero sin la promoción de Netflix. Tenía que ver qué "cornos" era esto".

Secuencia de la segunda parte de 'La Casa de Papel'. (Atresmedia)
Secuencia de la segunda parte de 'La Casa de Papel'. (Atresmedia)

El atracón del fin de semana

En México los usuarios de Netflix también se han rendido a los encantos del atraco de la Fábrica de Moneda y Timbre, y Cecilia Yegros, colaboradora de It's Spoiler Time se subió al carro después de que "muchos a mi alrededor comenzasen a comentar sobre 'La Casa de Papel' así que decidí darle una oportunidad". Y cuando lo hizo, la primera parte de la serie "la devoré en un fin de semana". Un atracón en el que coincide con Cristian, pero en el que fue más rápida Mariel, que afirma que tardó tres días en ver toda la producción. "Habría tardado menos si hubiese tenido más tiempo libre", señala la reportera chilena.

Tras los visionados llegaron los análisis, y mientras que Cristian aclara que "no es la mejor serie del mundo" apunta que es "sumamente entretenida y no quiere ser más de lo que es. Entretener con buenas herramientas me parece muy meritorio en tiempos donde, en pos de ganar premios y hacer series para pasar a la historia, muchos productos terminan siendo insoportablemente aburridos." Para Mariel, la principal crítica reside en que "no logramos conocer el pasado de todos sus personajes" a pesar de que "me ha gustado mucho, porque no dejó de sorprenderme con sus giros de guion". Para Cecilia, por su parte, la serie te atrapa porque "tener a unos ladrones anónimos que buscan "vengarse" del sistema es interesante, pero la historia tiene innumerables baches en el guion y algunos momentos son un poco incoherentes".

Todos ellos coinciden en señalar que la producción española ha sido un éxito en su país, "y no de los inflados por la prensa" apunta Cristian, que añade que "los medios argentinos se subieron a 'La Casa de Papel' como pocas veces han hecho con una serie" entrevistando al elenco protagonista "en programas que no suelen cubrir ni ficciones nacionales. Desde México D.F., Cecilia señala que "ya vi máscaras de Dalí, camisetas y muchas referencias a la ficción" por las calles de la capital azteca, mientras que en Chile, Mariel apunta que "la han mencionado como la serie revolución del momento en Netflix".

Alba Flores en un fotograma de 'La Casa de Papel'. (Atresmedia).
Alba Flores en un fotograma de 'La Casa de Papel'. (Atresmedia).

Nairobi, subtítulos y ficción española

Si tuviesen que elegir un personaje, Mariel se queda con Denver, por el trabajo interpretativo de Jaime Lorente "y el carisma que le han dado a su personaje", mientras que Cristian y Cecilia coinciden al aplaudir el trabajo de Alba Flores, encargada de dar vida a la carismática Nairobi. Un personaje que, según la informadora mexicana, "fue a hacer su trabajo y en ningún momento mete la pata, además de tener una personalidad que te conquista. Y creo que en estos tiempos de lucha feminista" apunta "le hace bien a la tele un personaje diciendo que "empieza el matriarcado". Cristian por su parte señala que "el trabajo de Alba Flores, al quien no conocía, me pareció lo mejor de la serie".

Lo más llamativo de la experiencia televisiva de los tres aficionados a las series de televisión es que, a pesar de compartir el mismo idioma que la producción nacional, todos ellos la vieron con subtítulos "para no perderme nada, ya que no es mi tipo de habla y a ratos me costaba entender lo que se decía" matiza Mariel, mientras que Cristian apunta que "me perdía mucho con la jerga" y por eso recurrió a ellos.

Para el redactor argentino, 'La Casa de Papel' ha sido su debut con la ficción española porque "siempre he escapado a las series españolas por un solo motivo: la duración excesiva de sus episodios" algo a lo que ayudó "la reedición que hizo Netflix". Mariel por su parte señala que también vio la primera serie española de Netflix, 'Las Chicas del Cable' "y en mi país emitieron 'El Barco' con gran audiencia en la televisión en abierto." Por último, Cecilia apunta que en la plataforma de contenidos ha disfrutado de otras producciones de nuestro país y "El Ministerio del Tiempo' es mi favorita, pero también me encantó 'Merlí'".

Imagen de 'La Casa de Papel' (Atresmedia)
Imagen de 'La Casa de Papel' (Atresmedia)

El susceptible gobierno turco

El incontestable éxito internacional, que también ha llegado a Italia, Brasil, Francia o Arabia Saudí contrasta con la reacción de las altas esferas políticas turcas. Hace unas semanas, el anuncio en Youtube del estreno de la segunda parte de la serie irritó a las clases dirigentes y por ejemplo, el exalcalde de Ankara Ibrahim Melih dedicó un hilo de Twitter a explicar las implicaciones norteamericanas que hay en la producción. Sus cuatro millones de seguidores encontraron con frases tan sorprendentes como que "el ex asesor de seguridad nacional de Obama está sentado en la junta ejecutiva de Netflix. Sería ingenuo no ver el dedo de EEUU en este proyecto". Según el político "cada fotograma de la serie tiene mensajes subliminales y está triunfando en países con muchos rebeldes".

El gobierno turco ha solicitado la intervención de la serie por "incluir mensajes subliminales que animan a rebelarse contra el Estado"

Pero la conspiranoia no se limita sólo a las clases dirigentes y según el periodista Ömer Turan, "la música, los eslóganes, el vestuario, los escenarios... Cada fotograma incluye mensaje subliminales. Esto debería ser investigado" porque es muy grave que se permita la emisión de una serie que "anima a los jóvenes a rebelarse contra el Estado". El comentarista político también analizó la relevancia de los apodos de los atracadores, y sobre el eslogan promocional de "Berlín es nuestro padre" en referencia al personaje de Pedro Alonso, Turan señala que es un mensaje claro sobre cómo Europa y Occidente intentan controlar económicamente Turquía. "Esto hace referencia a la burocracia, la economía, el Banco Central y la subida del dólar. Ese mensaje no es subliminal, es claro y muy internacional", denunció.

Melih y Turan han solicitado la intervención e investigación de la serie por parte del gobierno turco. Una petición que no resulta descabellada en un país en el que la nueva "ley de internet" permite que las autoridades estudien y regulen los contenidos de cualquier plataforma de streaming. En el caso de que la investigación sea exitosa, la producción podría ser censurada y suprimida del catálogo de Netflix en el país. Una medida lógica en un país en el que más de un centenar de periodistas están entre rejas por "razones políticas", donde no debe ser fácil encontrarse publicidad con himnos tan alborotadores como aquel que dice "una mattina mi son svegliato e ho incontrato l'invasor. O partigiano, portami via, o bella ciao! bella, ciao! bella, ciao, ciao, ciao!"

Series

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios