"Los gags de 'Tres bodas de más' son un poco 'heavies'"
  1. Cultura
  2. Cine
Entrevista a inma cuesta

"Los gags de 'Tres bodas de más' son un poco 'heavies'"

Inma Cuesta (Valencia, 1980) es la sufrida protagonista de la sorpresa comercial del año: la comedia escatológica Tres bodas de más. Se esperaba que la película

Foto: Inma Cuesta en los premios Feroz (EFE)
Inma Cuesta en los premios Feroz (EFE)

Inma Cuesta (Valencia, 1980) es la sufrida protagonista de la última sorpresa comercial del cine español: la comedia escatológica Tres bodas de más. Es cierto que se esperaba que la película de Javier Ruiz Caldera fuera bien en taquilla, pero quizás no tanto (va camino de los seis millones de euros de recaudación). Más inesperadas todavía han sido sus siete nominaciones a los Goya, dado que los dramas siempre tienen más opciones que las comedias en los premios de prestigio.

La nominación a Cuesta a mejor actriz también tiene algo de ruptura de los estereotipos: había sido nominada antes por La voz dormida (Benito Zambrano, 2011), dramón sobre la represión de la posguerra en las antípodas de Tres bodas de más. Conclusión: la Academia del Cine reconoce que Inma Cuesta es capaz de hacer reír (a carcajadas) y llorar (a moco tendido) al respetable.

Pregunta: ¿Sorprendida con las nominaciones a una comedia?

Respuesta: Ha sido una grata sorpresa. Lo normal es que las comedias se queden en segundo plano, pero resulta que este año no ha sido así. ¿Por qué? Quizás es que necesitamos reírnos más dadas las circunstancias...

P.: No obstante, Tres bodas de más se ha quedado fuera de las dos principales candidaturas: mejor película y mejor director. ¿La han penalizado por no ser un drama?

R.: Puede ser. Lo que está claro es que es una pena. Me da un poco de pena por Javier [Ruiz Caldera]. Tres bodas de más es él. Lleva su sello. Merecía estar nominado. La película, no obstante, ha sido recompensada por la taquilla. Eso es muy importante. Son los espectadores los que han hecho grande a esta película.

P.: 'Tres bodas de más' es una comedia pasada de rosca en la que los actores no lo están. ¿Os pidió Ruiz Caldera contención para potenciar lo cómico?

Son los espectadores los que han hecho grande a esta película

R.: Sí, y es una estrategia con la que estoy muy de acuerdo. Javier [Ruiz Caldera] me dijo que me contrató porque mis personajes le parecían reales. También me dijo que no intentara hacerme la graciosa. La clave está en entender que, aunque se trata de una comedia, las situaciones descritas en Tres bodas de más son más duras de lo que parece a primera vista. ¿O acaso no es terrible que tres exnovios te inviten a la vez a sus tres bodas cuando tu vida sentimental no pasa por su mejor momento? Me tomé el personaje muy en serio.

P.: La película tiene algunos de los gags más bestias de la historia del cine español. ¿Cómo se le quedó el cuerpo tras leer el guion?

R.: ¡Y eso que algún gag se quedó fuera del metraje por precaución! Pues sí, cuando leí el guion me quedé impresionada, pensando en cómo se iba a tomar aquello el espectador. Parece que ha habido todo tipo de reacciones: unos se ríen, alguno se escandaliza... A mí uno de los gags me pareció un poco heavy, pero no están hechos con mal gusto.

placeholder Inma Cuesta en 'Tres bodas de más'

P.: Los principales referentes de Ruiz Caldera vienen de EEUU. ¿Es usted fan de ese movimiento de comedia gamberra que arrancó con Algo pasa con Mary?

R.: Son muy fan de La boda de mi mejor amiga. Cuando la vi, soñé con que alguien rodara una película así en España. Tres bodas de más tiene algo de este filme.

P.: La boda de mi mejor amiga (Paul Feig, 2011), por cierto, puso de moda la comedia escatológica femenina. Hasta ahora había sido un género monopolizado por los hombres...

Definitivamente es más difícil hacer reír que llorar

R.: Sí, aunque quizás más en España que en EEUU. En Hollywood hay grandes estrellas de la comedia como Cameron Diaz, Jennifer Aniston y Reese Witherspoon.

P.: Su anterior nominación (La voz dormida) vino por un papel antagónico: del dramón de la posguerra a la comedia escatológica. ¿Es más difícil hacer reír que llorar, como dicta el tópico?

P.: Ha hecho usted de todo: musicales, teatro, series, comedias y dramas. ¿Es versátil por vocación o por necesidad?

R.: Un poco por carácter (soy un culo inquieto) y un poco porque me ofrecían cosas a las que no podía decir que no. Cuando estaba rodando Águila roja, me ofrecieron Ay, Carmela con Andrés Lima. ¿Cómo iba a decir que no a un texto y un director así? Y así todo. Una cosa ha ido llevando a la otra. Estoy en edad de trabajar.

P.: ¿Qué le enseñó el musical de Mecano?

R.: Uf... Muchas cosas. Fueron 500 representaciones. Acaba de salir de la Escuela de Arte Dramático y necesitaba poner mis conocimientos en práctica.

Cine Premios Goya
El redactor recomienda