El gag más bestia de la historia del cine español
  1. Cultura
  2. Cine
Estreno de 'Tres bodas de más'

El gag más bestia de la historia del cine español

Javier Ruiz Caldera vuelve a americanizar la comedia española en el último cartucho comercial de nuestra cinematografía en 2013

Foto: Fotograma del filme
Fotograma del filme

Uno sabe que algo gordo acaba de pasar en el cine cuando un gag provoca más murmullos de estupor que carcajadas. Cuando los valientes que se ríen lo hacen con una carcajadaahogadaque no es fácil de atajar. Cuando a uno le da la risa,se ruboriza y se tapa la boca con las manos al mismo tiempo.Placer culpable, lo llaman. Para no destripar el momento álgido de Tres bodas de más sólo diremos trespalabras: paralítico, sexo y accidente(de los que hacen época). Ustedes verán si lo quieren ver o prefieren evitarlo...

Un gag que sirve para ejemplificar la estrategia habitualdel director Javier Ruiz Caldera: españolizar los subgéneros de la comedia estadounidense contemporánea. Lo hizo en su debut, Spanish Movie (2009), versión cañí de las spoof movies. Lo hizo en su segunda película, Promoción fantasma (2011), donde recuperó el desenfadado espíritu adolescente de las películas de John Hughes.

Y lo hace en Tres bodas de más, que se estrena hoy, su peculiar visión ibérica de la comedia romántica escatológica. Es decir, del género puntero de la comedia estadounidense del siglo XXI, el que más pasta ha recaudado y más clamor crítico ha levantado. Lo que un día fue subversión de la comedia romántica de toda la vida y ahora es comedia romántica mainstream a secas. La normalización de lo políticamente incorrecto.

Por eso el gag bestia al que alude el título de esta reseña tiene lógica y mérito. Lógica porque es la culminación de la estrategia de dinamitar la comedia romántica con elementos perturbadores. Porque Tres bodas de más es, por encima de todo, una comedia romántica de libro. Mérito porque no sólo puede pasar a la historia como el gag más bestia de la historia del cine español, sino como el más despiadado de la comedia mundial en los últimos años, que se dice pronto.

Pero el martillazo escatológico no es la única corriente cómica estadounidense que late enTres bodas de más. También tenemos un poco de comedia de la humillación. Como si Inma Cuesta, la sufrida protagonista sentimental del filme, fuera una versión cañí de Ben Stiller. "Esta chica no tiene ni dignidad ni amor propio", se escucha a una mujer en una de las tres bodasa las que asiste Cuesta durante el filme.Tres bodas de tres ex novios que ahora van de buen rollo pero que en su momento la dejaron tirada como a un trapo. Y ella traga que te traga. Hasta que dice basta. Esa evolución vital tensa cómicamente el arco narrativo del filme.

Pero Caldera no sólo pesca en la comedia contemporánea. También se fija en los clásicos incontestables del género. Uno de los momentos más divertidos del filme es su puesta al día (escatológica) de uno de los gags más célebres de La fiera de mi niña.

La película de Caldera, por tanto, tiene al menos tres gags desternillantes. El problema de Tres bodas de más es que funcionan mejor los fogonazos desmadrados que la comedia romántica en sí. Le falta ritmo, carisma interpretativo y ajuste de piezas para ser esa gran comedia española que algunos ven y que sólo aparece a ratos. Con todo, un más que digno intento de revitalizar la comedia española sin caer demasiado en susachicharrados vicios costumbristas.

Tres bodas de más
Director: Javier Ruiz Caldera
Reparto: Inma Cuesta, Rossy de Palma, Quim Gutiérrez, María Botto, Martín Rivas, Laura Sánchez, Paco León, Sílvia Abril, Joaquín Reyes, Berto Romero
Nacionalidad: España
Género: Comedia
Duración: 94 minutos

Críticas de cine
El redactor recomienda