Es noticia
Menú
'La abuela': un argumento terroríficamente genial... no apto para impacientes
  1. Cultura
  2. Cine
la película del fin de semana

'La abuela': un argumento terroríficamente genial... no apto para impacientes

Paco Plaza dinamita en su última película los vínculos entre anciana y nieta en un ejercicio de terror demoníaco

Foto: 'La abuela'.
'La abuela'.

Es difícil hablar sobre esta película sin desvelar algunos de los giros principales de su argumento, lo que fatalmente haría que usted viera una versión aguada de la misma, desaborida y falta de filo. Lo que comúnmente llamamos 'spoiler'. Sin embargo, dado que la taquilla del cine español ha caído tanto, podemos preguntarnos si existe algo parecido al 'spoiler' español, un sabotaje redundante del cine patrio. El 'spoiler' español sería que, como no vas a ir a ver la película, lo mismo te da que te la revienten.

Pero hagamos como que usted piensa tal vez en ir a ver esta película. ¿Qué le puedo contar? Que es lenta y horripilante, que sale magia negra, que cuando ha terminado te gusta más de lo que crees y que quizá inventa la sororidad 'post-mortem'. Solo si ven 'La abuela' entenderán qué solidaridad entre mujeres puede haber después de la muerte.

Tráiler de 'La abuela'

Paco Plaza lleva a la pantalla un guion de Carlos Vermut. Plaza tiene el honor de haber dirigido una de las grandes películas del cine español de lo que va de siglo, mano a mano con Jaume Balagueró. Hablamos de 'Rec'. Son, Plaza, Balagueró y otros más que probablemente ni sé cómo se llaman, cineastas empeñados en instaurar un género sin tradición en España, el del horror y la sangre y los monstruos y todo eso. En España, más o menos, se hace comedia y drama, y para hacer otra cosa quizá lo mejor sería que te fueras a Hollywood. Pero estos señores se han quedado en Madrid a filmar sus flipadas.

Carlos Vermut, por otra parte, es un paso más en la cinematografía marginal, más o menos genialoide, de nuestro país. 'Magical girl' está muy bien, aunque 'Diamond Flash' era tan ridícula que yo casi me pego en un bar con uno que decía que era muy buena. En todo caso, firma en solitario el guion de 'La abuela', y el guion, tomado página a página, exento de rodaje, es realmente excepcional.

La espera

Uno de sus méritos es que el espectador no sabe qué pasa en la película hasta prácticamente la última escena. Sin embargo, uno de los deméritos de la película es que no todo el mundo tiene tanta paciencia. Por tramos, la cosa es tan catatónica, abuelil, incluso gratuita en sus pesadillas intercaladas y huevos negros, que cuesta pensar que hay ahí un argumento muy pensado. La culpa solo puede ser de Paco Plaza. Otra cosa es que yo no tenga ni idea de cómo podía haber resuelto la espera penitencial del espectador nuestro director.

En algunas escenas especialmente sórdidas, a uno le viene a la cabeza 'La semilla del diablo'

Mientras llega el gran final, uno aprecia a las actrices, pues casi no salen varones en la película. Almudena Amor interpreta a una modelo en plena ascensión, y no en vano está en París y debe dejar sus rayas de cocaína a la mitad (literalmente) para volver a Madrid a cuidar de su abuela, a la que le ha dado un chungo. Karina Kolokolchykova interpreta a la nieta especular de la amiga especular de la abuela de la modelo. O sea, que hay dos abuelas y dos nietas, aunque la abuela del personaje interpretado por Karina ya ha fallecido. Como decía Carlos Boyero sobre las actrices de 'Sin City', las actrices de 'La abuela' “están buenísimas”.

Este 'estar buenísima' es muy importante en 'La abuela', no se crean. Toca por sus bordes, la peli de Plaza, algunos temas presentes en ese monumento a la feminidad que fue 'The neon demon' (2016), de Nicolas Winding Refn, donde el cuerpo joven y precioso también es una condena, un destino, un lugar donde todos querríamos estar para siempre. En algunas escenas especialmente sórdidas, a uno le viene a la cabeza 'La semilla del diablo' (1968), de Roman Polanksy, porque algo se está gestando en esa casa de la abuela donde la nieta no acaba de marcharse ni su abuela de morirse.

Foto: Elle Fanning, en un fotograma de 'The Neon Demon'.

Nota al margen para un pudor que he detectado en la película. Siendo el desnudo femenino moneda corriente en todo producto audiovisual, así esté destinado a niños de siete años, 'La abuela' es muy rigurosa en su exhibición, de modo que, sin que nadie se lo haya pedido, y aunque las actrices jóvenes se desnudan en varias ocasiones, el director no abusa de su desnudo, y en puridad no lo muestra nunca. Esto me ha parecido muy delicado y muy bien.

La película va de los horrores del envejecimiento, así por debajo de todo lo que propone, aunque en muchos momentos no sabes si (escenas en París) el filme quiere imitar a Gaspar Noé o incluso a 'Euphoria' (esa manía moderna del neón) o (escenas en Madrid) a ese cine social empeñado en mostrar cómo se bañan los abuelos, cuán penosamente. Quizá, que yo qué sé, deberían haberse limado esos momentos colindantes con el cine social.

En todo caso, vista 'La abuela', uno paladea realmente la genialidad de su argumento, y puede incluso pensar qué hubiera sucedido si en lugar de en Madrid se hubiera rodado en Charleston o en Praga, y qué hubiera pasado si los actores hablaran en polaco o japonés y no en español, y qué hubiera pasado si comieran 'hangi' maorí en lugar de huevos fritos. Pues hubiera pasado que a lo mejor le ponía yo cuatro estrellas en esta reseña, eso hubiera pasado.

Es difícil hablar sobre esta película sin desvelar algunos de los giros principales de su argumento, lo que fatalmente haría que usted viera una versión aguada de la misma, desaborida y falta de filo. Lo que comúnmente llamamos 'spoiler'. Sin embargo, dado que la taquilla del cine español ha caído tanto, podemos preguntarnos si existe algo parecido al 'spoiler' español, un sabotaje redundante del cine patrio. El 'spoiler' español sería que, como no vas a ir a ver la película, lo mismo te da que te la revienten.

Cine español
El redactor recomienda