estrenos de cine

'El espía que me plantó': dos espías como nosotras

Esta comedia de acción de Susanna Fogel encierra una muy reivindicable historia de amistad entre las dos protagonistas femeninas

Foto: Kate McKinnon y Mila Kunis en 'El espía que me plantó'. (EOne)
Kate McKinnon y Mila Kunis en 'El espía que me plantó'. (EOne)

En la muy reivindicable 'Espías' (2015), Paul Feig llevaba a cabo una relectura desmitificadora de los tópicos del cine de agente secretos desmontados desde una perspectiva femenina. En un film que no renunciaba en ningún momento a funcionar como comedia de acción, Melissa McCarthy y Miranda Hart unían fuerzas para demostrar que las Moneypenny del mundo, marginadas siempre a quedarse tras un escritorio, podían noquear a los James Bond de turno si se les daba la oportunidad.

'El espía que me plantó' juega en un territorio similar, aunque aquí la pareja de amigas que acaba ejerciendo sin esperárselo de agentes secretos no tenían antes nada que ver con el oficio. El segundo largometraje de Susanna Fogel parte de una situación recurrente en 'thrillers' y parodias: dos personajes se ven involucrados sin quererlo en una trama de espionaje internacional que les obliga a asumir un rol inesperado. Y aquí también hay coña respecto al comportamiento naturalizado de los agentes secretos respecto a las mujeres. La protagonista, Audrey (Mila Kunis) descubre que su ex novio es un espía y no tarda en verse implicada en un complot en torno a una información de relevancia escondida en un trofeo deportivo que él custodiaba. Audrey comparte piso con su mejor amiga Morgan (Kate McKinnon), y así estas dos chicas de vida aburrida acaban protagonizando una serie de aventuras en localizaciones europeas de lo más fotogénicas.

Mila Kunis y Kate McKinnon en 'El espía que me plantó'. (EOne)
Mila Kunis y Kate McKinnon en 'El espía que me plantó'. (EOne)

'El espía que me plantó' asume los mandatos de este tipo de 'blockbuster' de acción e incluye tiroteos mortales en cafés vieneses históricos; mujeres de Europa del Este con dotes de gimnastas ejerciendo de frías criminales a sueldo; confusión de identidades entre espías, contraespías y recontraespías; juegos de disfraces en fiestas de lujo e incluso un número del Cirque du Soleil donde McKinnon puede ejercitar su comicidad física. El film no parodia al extremo los códigos del género a la manera de 'Austin Powers' sino que explota lo absurdo de algunos de sus estereotipos puestos en evidencia por las dos protagonistas.

La película explota lo absurdo de algunos de sus estereotipos del cine de espías puestos en evidencia por las dos protagonistas

Fogel y su coguionista David Iserson no le hacen ascos al humor negro surgido de la frivolización de la violencia típica de estos films y mantienen el ritmo frenético que se espera de una aventura internacional de espionaje. Aunque más que en el aspecto visual, 'El espía que me plantó' encuentra sus mejores momentos en la dinámica verbal entre las dos protagonistas. Como muestra, el momento en que ambas, amenazadas de muerte, sueltan toda clase de secretos sobre las intimidades respectivas poniendo de manifiesto hasta qué punto comparten sus vidas privadas.

Justin Theroux y Mila Kunis en un momento de 'El espía que me plantó'. (EOne)
Justin Theroux y Mila Kunis en un momento de 'El espía que me plantó'. (EOne)

Porque Susanna Fogel lleva a cabo ante todo una película sobre la amistad entre dos mujeres, como ya sucedía en su anterior y primer largometraje 'Life Partners' (2014). En su ópera prima, la también articulista de 'The New Yorker', invertía las jerarquías narrativas propias de la comedia romántica. Lejos de reservar un espacio secundario a la relación de la protagonista con su mejor amiga, era la historia de amor heterosexual la que debía conformarse con un lugar secundario dentro del arco narrativo principal, el que reseguía en una estructura típica de felicidad-desencuentro-distanciamiento-reconciliación la amistad entre las dos protagonistas. Estrenada poco después de 'Frances Ha' (2012) y en el mismo momento que en la televisión triunfaban series como 'Girls' y 'Broad City', 'Life Partners' es uno de esos títulos que, como también sucede con 'La espía que me plantó', están contribuyendo a otorgar un puesto central a la amistad entre dos mujeres, tan menospreciada en un cine, el de Hollywood, donde los vínculos afectivos de las protagonistas femeninas solo han podido centrarse en el amor heterosexual o en la familia.

En su ópera prima, la también articulista de 'The New Yorker', invertía las jerarquías narrativas propias de la comedia romántica

'El espía que me plantó' no presenta un contexto de cotidianidad lésbica como si existía en una película indie como 'Life Partners', y el ex novio del plantón no tarda en dejar paso a otro agente secreto supuestamente atractivo, Sebastian (Sam Heughan, de la serie 'Outlander') con el que flirtea Audrey. Pero el personaje de Morgan manifiesta su posicionamiento a la hora de poner en valor a las mujeres de su entorno. Ante todo, a su mejor amiga que no se cree capaz de ejercer de agente secreto. Y en un momento cumbre, certifica desde la más absoluta adoración el estatus de jefaza de Gillian Anderson, aquí como mandamás de la CIA ("es la Beyoncé del gobierno").

Cartel de 'El espía que me plantó'
Cartel de 'El espía que me plantó'

Así, el film encuentra su mejor baza en plantearse como una 'buddy movie' de mujeres no a partir de una mera inversión de roles sino desde una declinación específica en femenino que se apoya ante todo en el humor. La química entre las dos actrices juega a favor. Mila Kunis ofrece su mejor interpretación desde 'El cisne negro', en un papel de chica normal que no pretende ser divertida, en el que se encuentra más cómoda que en la esforzada saga de 'Malas madres'. Kate McKinnon, actriz forjada en el 'Saturday Night Live,' empieza a ser una presencia habitual en el cine estadounidense desde sus papeles en 'Cazafantasmas' o 'Una noche fuera de control'. Aquí interpreta por fin un papel de coprotagonista y se confirma como uno de los valores más preciados en el género, una de esas actrices cómicas que te garantiza un momento de humor impagable más allá de la calidad del material de base con el que trabajan.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios