EStrenos de cine

'Tadeo Jones 2. El secreto del rey Midas', la mejor animación para un refrito

La secuela de las aventuras del albañil arqueólogo se supera en su mejor baza, la animación, pero sigue arrastrando los problemas de base de la original

Foto: Vuelve Tadeo Jones en busca del collar del rey Midas. (Telecinco Cinema)
Vuelve Tadeo Jones en busca del collar del rey Midas. (Telecinco Cinema)

El triunfo de 'Las aventuras de Tadeo Jones' (2012) encerraba alguna contradicción. La película de Enrique Gato demostró que desde España se podía producir un largometraje de animación a la altura del estándar de calidad internacional que además funcionara muy bien en taquilla. Pero, por un lado, no dejaba de ser una excepción a la regla, en tanto todavía resulta muy difícil rodar filmes animados en este país. Y por otro lado, la película presentaba una serie de problemas en la concepción de la historia y los personajes. Si en lo que a técnica se refiere, el primer 'Tadeo Jones' ofrecía un resultado de lo más solvente, como película destinada a un público familiar estaba concebida desde una mentalidad propia de la era prePixar.

La mayoría de personajes del filme eran meros pastiches de otros. Aunque Tadeo, el currante español que trabaja de albañil en Chicago mientras acaricia el sueño de convertirse en un arqueólogo famoso, se salva por su mínima autoconsciencia de ser, como la película, una imitación patria y de menor presupuesto de su referente norteamericano. La narración, aunque efectiva, se construía a base de clichés culturales y refritos del cine de aventuras más popular. Por no hablar de esos secundarios a veces demasiado reconocibles, como el loro 'angry bird' que se comunica mediante carteles. El filme renunciaba así al principal logro alcanzado por la animación en los últimos años: resultar tan atractivo para los niños como para los adultos, a partir de unas tramas y unos personajes que no descuidan cierta complejidad. Y aprovechaba poco el principal atractivo de la animación, el de desplegar una magia creativa inalcanzable para el cine de acción real.

La secuela que ahora se estrena, 'Tadeo Jones 2. El secreto del Rey Midas', codirigida por David Alonso, proyecta la ambición global de la propuesta. En esta ocasión, Tadeo vive más aventuras y en un mayor número de escenarios internacionales, como se espera de un 'blockbuster' de acción. Si la primera entrega se situaba íntegramente en el continente americano, esta vez una de las localizaciones es España. Tadeo Jones recala en Granada, lo que se presenta como una oportunidad para explorar la ciudad andaluza desde una perspectiva histórico-aventurera. Aquí, los responsables del filme podrían haber tomado ejemplo de 'El Ministerio del Tiempo', una serie bastante modélica en su aplicación de las reglas del fantástico a una idiosincrasia y un imaginario típicamente español.

Aunque las calles blancas y empinadas del Albaicín se muestran propicias para una buena persecución de coches, Tadeo Jones no solo desaprovecha la ocasión de sacarle partido a la Alhambra y a todo su bagaje histórico como espacio para la imaginación y el misterio. El filme, además, acaba adoptando la mirada del turista al territorio español. En su guiño al público local, 'Tadeo Jones' recurre a los tópicos folclóricos más propios de las grandes producciones de Hollywood: el taxista con acento y salero, los vestidos de faralaes para facilitar malentendidos que remiten a 'Con faldas y a lo loco', la siesta... Y una gracieta sobre la paella como plato típico metida con calzador.

Como su antecesora, 'Tadeo Jones 2' arrastra una visión rancia tanto de la diversidad cultural como de las relaciones entre hombres y mujeres. Una vez más, el principal personaje femenino, la arqueóloga Sara Lavroff, presenta los típicos problemas de una protagonista que se pretende moderna (profesional, lista y valiente, sin ningún tipo de matiz) pero a la que se adjudica el rol caduco de señorita en apuros que debe ser rescatada por el héroe. La estudiante que acompaña a Jones en parte de las aventuras, Tiffany, tampoco consigue cuajar como personaje por su indefinición.

'Tadeo Jones 2. El secreto del Rey Midas'.
'Tadeo Jones 2. El secreto del Rey Midas'.

En cambio, esta secuela saca mucho y mejor partido de la Momia, que conocimos en la anterior como secundario cómico. Como han demostrado desde Ray Harryhausen a Tim Burton, la Momia-esqueleto es el típico personaje que da muy bien en animación porque permite explotar esas dinámicas desencajadas y anárquicas de un cuerpo que ya no se somete a las reglas rígidas de los humanos convencionales. Aunque tenga rasgos por pulir, la Momia funciona como contrapunto humorístico a los protagonistas humanos. Y si lo de la paella en Granada resulta muy cutre, en cambio tiene muchísima gracia lo de convertir una paella, en este caso el recipiente para cocinar, en un arma improvisada en pleno enfrentamiento con un enemigo más sofisticado.

Pero las peripecias de los protagonistas vuelven a situarse en territorios de lo más visto. Si la secuela de 'Tadeo Jones' mejora la nota en su empleo de la animación para articular una película de aventuras dinámica y atractiva, todavía le queda pendiente la asignatura de armar una trama y unos personajes que vayan más allá de la mera y simple refundición de ideas tomadas de tantas otras ficciones similares.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios