festival de cine de san sebastián

Ethan Hawke, Donald Trump y el síndrome de Monedero

El actor estadounidense, premio Donostia, analiza las claves de su carrera

Foto: Ethan Hawke en el Festival de San Sebastián (Reuters)
Ethan Hawke en el Festival de San Sebastián (Reuters)

Algo extraño pasa con Ethan Hawke (Texas, 1970). El actor es ya uno más de la familia. Le conocimos en los ochenta con ‘El club de los poetas muertos’, nos sacudió el cerebro con ‘Gattaca’ y ‘Antes de que el diablo sepa que has muerto’, y vibramos con sus películas sobre el paso del tiempo dirigidas por Richard Linklater: de las peripecias sentimentales de la trilogía ‘Antes del amanecer’ al fregado de hacerse mayor de ‘Boyhood’.

En efecto, Hawke es uno de los nuestros. Pero resulta que ahora está delante de mis narices, en San Sebastián, le miro a la cara y algo no encaja… ¿Si lleva treinta años entre nosotros y le hemos visto envejecer cómo es posible que parezca muy joven y nosotros muy viejos? Es decir, lo que en España se conoce como el Síndrome de Juan Carlos Monedero. ¿Por qué aparentan muchos menos años de los que tienen? ¿Por qué estamos todos hechos papilla menos ellos dos? ¿Qué está pasando?

Hawke ha venido al Festival de San Sebastián a ser homenajeado por su carrera –Premio Donostia– y a presentar su nuevo filme, ‘Los siete magníficos’, que se estrena el viernes, remake del western clásico sobre unos forajidos que ayudan a unos pobres desgraciados acosados por sicarios avariciosos.

Ethan Hawke, Donald Trump y el síndrome de Monedero
  

“Es difícil competir con una película que está en la mente y en el corazón de todos; lo curioso es que cuando se estrenó ‘Los siete magníficos’ (John Sturges, 1970) tuvo unas críticas horribles”, cuenta el actor.  

Tras ser preguntado sobre si a Donald Trump le gustaría la nueva versión de ‘Los siete magníficos’, Hawke se viene arriba: “Sí, le gustaría, pero quizá porque no se daría cuenta de que es una película sobre personas de diferentes culturas que se unen para luchar contra lo que representan tipos como Trump”.

Ser una estrella de Hollywood es un juego para jóvenes
Dicho lo cual, procedió a hacer todo tipo de reflexiones sobre las ventajas e inconvenientes del paso del tiempo:

“Ser una estrella de Hollywood es un juego para jóvenes”.

“A los 18 años viajé a Japón a presentar ‘El club de los poetas muertos’. Fui muy divertido, pero me di cuenta de que no tenía aún absolutamente nada que decir”.

“¿Qué opinó sobre la nostalgia de las películas de los ochenta? Pues mira: tenía 13 años cuando rodamos ‘Exploradores’ (Joe Dante, 1985). Todo el mundo decía que iba a ser un gran éxito, pero fue un gran fracaso. Fue una prueba de fuego para mí porque me di cuenta de que si no era capaz de manejar los fracasos tampoco sería capaz de manejar los éxitos. Me quemé mucho y tarde varios años en recuperarme del fracaso de ‘Exploradores’. Pero ahora resulta que es una película de culto y quieren hacer un remake. Moraleja: Si vives los suficientes años, a la gente la acabará gustando cualquier cosa que hagas”. Risas.  

“No creo que hagamos una cuarta película de ‘Antes del amanecer’, creo que ya lo hemos contado todo, salvo que se nos ocurra cómo abordarlo de otro modo y empezar de nuevo. El problema es que si tardamos muchos años en hacerla todos los fans de la saga habrán muerto”, zanja entre risas. Todos muertos, sí; menos él y Monedero.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios