La herencia de Rocky Balboa
  1. Cultura
  2. Cine
estreno de 'creed'

La herencia de Rocky Balboa

Stallone deja su legado pugilístico en manos de una nueva generación en este autohomenaje a una saga que cumple 40 años

Foto: Sylvester Stallone en un fotograma de 'Creed'
Sylvester Stallone en un fotograma de 'Creed'

La película anterior de la saga Rocky, estrenada hace diez años, llevaba en el título el apellido del protagonista para reintegrarle así su identidad civil fuera del ring. Rocky Balboa se apuntaba al subgénero del héroe crepuscular en el que han brillado desde Clint Eastwood a Jean-Claude Van Damme. Y se centraba en responder cuál era el papel de una leyenda como Rocky en su realidad presente.

'Creed' reivindica otro apellido, en este caso el del primer gran adversario, y después también compañero, de Rocky, Apolo. Aunque en este caso el protagonista es su hijo Adonis (Michael B. Jordan), fruto de una relación extramatrimonial de su padre que es rescatado por Mary Anne (Phylicia Rashād), la viuda de Apolo, del círculo de orfanatos, casas de acogidas y correccionales donde cae de niño. Mary Anne le permite desarrollar una carrera convencional en el mundo de la empresa, pero Donnie siente el gusanillo del boxeo y decide abandonarlo todo para probar suerte en los cuadriláteros. Así que se desplaza a Filadelfia en busca del que fue el mayor rival y mejor amigo de su padre, Rocky.

Mientras la dirección de 'Rocky Balboa' corría a cargo del propio Stallone, aquí es el joven Ryan Coogler, que en 2013 triunfó en el Festival de Sundance con su ópera prima, el drama antiracista y bastante sentimentaloide, 'Fruitvale Station', quien se pone tras las cámaras y se encarga del guion junto a Aaron Covington. Este desplazamiento del protagonismo delante y detrás de las cámaras le otorga una doble naturaleza a 'Creed'.

Rocky debutó en la gran pantalla justo hace 40 años y ha aparecido en siete películas incluida esta última. Al contrario de lo que sucedía en 'Rocky Balboa', en 'Creed' se reactiva la narrativa de los films originarios a modo de autohomenaje nostálgico y a la vez rejuvenecido para fans de todas las generaciones. Así recuperamos el entrenamiento del boxeador novato, las carreras en chandal por las calles de Filadelfia, los ejercicios inesperados (perseguir gallinas), los personajes femeninos a la vez apoyos emocionales y sufridoras escépticas ante todo lo que comporta el boxeo, el combate de debut y el épico enfrentamiento final del 'rookie' con un campeón establecido... Pero todo ello protagonizado por el joven hijo de Apolo.

Creed tiene aspecto de refrito, filmado con estilo pero sin apenas ideas nuevas

'Creed' tiene en este aspecto algo de refrito, filmado con estilo pero sin apenas ideas nuevas. Coogler confía en que el espectador prefiere pasear otra vez por un territorio conocido al que se ha aplicado una capa de pintura nueva que no explorar posibles nuevas vías para la saga. En esta operación de reciclaje cabe lo mejor y lo peor. Coogler imprime un punto de naturalismo a la película pero también incluye escenas un tanto bochornosas como aquella en que el joven protagonista secundado por una tropa de chicos del barrio en moto saludan a Rocky a modo de jóvenes guerreros presentando su respeto al viejo de la tribu, el montaje a base de flashbacks ultraemotivos que pasan por la cabeza de Donnie en su primer noqueo o la metáfora facilona y sentimental de la lucha de Rocky contra el cáncer.

Jubilado definitivamente como púgil, Rocky asume en 'Creed' el rol de mentor. Hace tiempo que el hijo de Rocky se fue a vivir a Vancouver. Adonis no llegó a conocer a su padre Apolo. Así que entre ambos se crea una inevitable relación paterno-filial. 'Creed' es también un film sobre la identidad vinculada a la herencia y es aquí donde desarrolla una tímida personalidad propia.

“Tiene el nombre, pero ¿tendrá el talento?” se pregunta el locutor deportivo ante el debutante Donnie a punto de afrontar el combate del año. Porque la verdadera lucha del protagonista consiste en afirmarse como boxeador por méritos propios, y aquí es donde se reivindica el papel del entrenador por encima del del los genes.

Si en cierta manera Rocky acaba cediendo su testigo a un suerte de hijo no biológico que tiene poco que ver con su propio entorno, Stallone lleva a cabo un proceso paralelo detrás de la cámara con Coogler. En todo aquello que tiene que ver con el personaje de Donnie, su novia Bianca (Tessa Thompson) o su madre adoptiva, la película adquiere cierta autonomía respecto al imaginario Rocky. En esos momentos nos encontramos más ante un film de Ryan Coogler que ante otra entrega de la saga.

placeholder Sylvester Stallone recoge el Globo de Oro (Reuters)
Sylvester Stallone recoge el Globo de Oro (Reuters)

Es una manera también de certificar que estamos ante una nueva Filadelfia y una nueva América. Mientras que el único espacio de la ciudad que visita Rocky, exceptuando los gimnasios, es el cementerio donde reposan su mujer y su mejor amigo, Adonis y su novia recorren una Filadelfia a la que Rocky ya no pertenece. La presencia del boxeador tiene más que ver con la estatua real que erigieron en su honor y que también aparece en el film. Al contrario de lo que sucedía en 'Rocky Balboa', donde disponía de una cotidianidad propia como deportista retirado, aquí el viejo púgil es más un mito que una realidad presente.

En 'Gran Torino' el personaje de Clint Eastwood vencía sus prejuicios raciales hacia los vecinos para asumir que la identidad de Estados Unidos era culturalmente compleja. Al mismo tiempo reconocía a una nueva generación perfectamente preparada para recibir el legado del clasicismo americano que representaba el coche del título. Aunque no parte de un protagonista a priori racista, en 'Creed' existe una asunción similar por parte del viejo héroe que entiende que la herencia y la transmisión no necesariamente tienen que ver con la sangre o la raza.

Sylvester Stallone ha recibido una nominación por su trabajo, la única opción a Oscar del film a pesar de las meritorias interpretaciones de Michael B. Jordan, Phylicia Rashād y Tessa Thompson o incluso el trabajo como director de Ryan Coogler. Si Clint Eastwood lo comprendió, si Sylvester Stallone lo deja claro en 'Creed', ¿por qué a la Academia de Hollywood le cuesta tanto entender que la realidad de Estados Unidos no es tan blanca?

Cine Director de cine
El redactor recomienda