Paula Bonet publica '813'

"Truffaut es uno de mis mayores referentes"

Las ilustradora rinde tributo a uno de sus directores fetiches con '813', un libro que habla del amor en forma de triángulo a través de su vida y sus películas

Foto: La ilustradora Paula Bonet publica un libro que homenajea al director François Truffaut.
La ilustradora Paula Bonet publica un libro que homenajea al director François Truffaut.

De tres va esta historia. De amor a tres bandas. De triángulos amorosos. De amor, pasión y dolor. De François Truffaut, Paula Bonet y el arte. De miradas, narraciones y colores pasteles que se encuentran en tiempos diferentes pero con sentidos similares. Y de influencias dobles o triples pero, en cualquier caso, directas.

En el centro de los tres vértices se graba un número: 813. Así se titulaba la novela de Maurice LeBlanc –quien bien sería otro lado de otra terna– que Truffaut coloca en todas sus películas para homenajear a uno de sus autores favoritos y ese es el número elegido por Paula Bonet para titular su segundo libro, un homenaje a su director fetiche en forma de un guiño que retoma con pericia.

Con el paso del tiempo entendí que su manera de narrar, su paleta cromática y su mirada, eran algunos de los elementos que había adoptado de manera natural en mis procesos creativos

Tras publicar el exitosísimo ¿Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End? (Lunwerg), Bonet se consolida como la ilustradora de culto que ya es con este proyecto editorial tan personal. 813 (La Galera) ha supuesto más de dos años de trabajo y revisión de todo lo que fuera, oliera o mencionara a Truffaut para hilvanar en forma de dibujos comentados un tributo al universo del director francés. Una obra gracias a la que la ilustradora ha descubierto que su conexión y la influencia de Truffaut en su obra es mayor del que suponía y en la que, como le pasaba al director francés, siempre está pivotando el amor, ya sea a través de esos finales a los que dio voz en su primer libro o mediante esos triángulos amorosos que en esta obra pasan de la pantalla al papel a través de sus característicos amantes, que viven de acuarelas y tinta china. Porque como decía el director "uno hace las películas que lo atormentan". 

P.: ¿Por qué Truffaut? ¿De dónde surge ese amor por el director francés?

R.: Me empecé a obsesionar con la obra de François Truffaut a los 22 años y poder ver una y otra vez aquellas películas aparentemente sencillas pero tan complicadas fue para mí uno de los mayores regalos. Puede decirse que su universo me atrapó. Con el paso del tiempo, entendí que su manera de narrar, su paleta cromática y su mirada eran algunos de los elementos que había adoptado de manera natural en mis procesos creativos. La obra de Truffaut ha sido uno de mis mayores referentes a lo largo de los diez últimos años.

P.: Han sido dos años buceando en la vida y la obra de Truffaut, ¿cómo ha sido el trabajo previo?

R.: Ha sido muy excitante y muy placentero. Revisar sus películas, leer sus textos y lo que se ha escrito sobre él y sobre su obra, o visitar los espacios en los que rodó algunas de sus escenas más importantes es algo que creo que a todo admirador de Truffaut le encantaría hacer. 

P.: El libro se centra en tres películas: Jules et Jim, La piel suave y La mujer de al lado. ¿Por qué esta elecciónnbsp;

R.: Las tres películas tienen en su estructura una relación triangular alrededor de la cual acontece la acción. Quería que, a pesar de no poder hacer un análisis profundo de toda su trayectoria, se intuyera lo complicado de sus modos de hacer. Cómo elaboraba sus propios guiones (La piel suave), cómo hacía adaptaciones de novelas que admiraba (Jules y Jim), cómo su vida real y la ficción se unían en sus filmes (La mujer de al lado). Me habría encantado incluir películas como El último metro, Fahrenheit 451 o toda la saga Doinel, pero entonces estaríamos hablando de otro libro.

'813', el libro que Paula Bonet dedica a Truffaut
'813', el libro que Paula Bonet dedica a Truffaut

P.: La primera parte del libro se centra más en la biografía del director. ¿Qué has descubierto?

R.: Lo que me llamó más la atención cuando vi por primera vez Los cuatrocientos golpes fue la capacidad que podía tener un niño tan aparentemente subversivo para crearse a sí mismo, rebelándose contra su entorno, huyendo del colegio pero refugiándose en autores como Balzac o Victor Hugo, o en las salas de cine del barrio de Pigalle. La fuerza que tuvo a pesar de su edad para vivir en un mundo intelectual mucho más apacible que el mundo real en el que le tocaba vivir, con una madre que se desentendía de él y un padre que no era su verdadero padre. Lógicamente, esa infancia lo marcó para siempre y aparece una y otra vez reflejada en sus películas de un modo metafórico, como en La piel dura o El pequeño salvaje. La vida de Truffaut fue un verdadero torbellino emocional, una búsqueda constante de su yo más sincero a través del arte, de sus amistades y de sus relaciones con las mujeres que pasaron por su vida. 

Este es un libro muy distinto, menos preciosista y más duro

P.: Las relaciones triangulares están presentes en las tres películas y, podríamos decir, que también en la vida de Truffaut, ¿no?

R.: Sí, podríamos decir que sí. Pero en ese terreno he preferido no entrar.

P.: ¿Impone la expectación que ha levantado este libro tras el exitazo de ¿Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End?

R.: Claro que impone, no sé qué pasará con 813, no sé si el público lo recibirá como recibió Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End. Es un libro muy distinto, menos preciosista, más duro. Pero no me preocupa, considero un éxito haber podido hacer el libro que tenía en la cabeza y que La Galera haya respetado como lo ha hecho mis decisiones para que así fuera, tanto en cuanto al contenido, en el que no ha intervenido en absoluto (sólo han añadido un breve texto al final del libro, a modo de colofón) como en cuanto al material y al formato.

P.: Truffaut dijo que "el amor es el único argumento de los argumentos... Estadísticamente se podría afirmar que nueve de cada diez películas hablan de amor... Y no creo que sea suficiente". El amor es algo que vertebra su obra pero también la tuya. ¿Es algo que compartís como explica en esta cita?

R.: Sí, lo comparto. Absolutamente.

Portada del libro editado por La Galera
Portada del libro editado por La Galera

P.: Podríamos hablar de época dorada para ti, tras años de trabajo, pero que en el último año ha explotado con creces. Se habla de bonetismo... 

R.: (Ríe) ¡Yo preferiría que no se hablara de ese término!

P.: Igual que con el otro libro, 813 se publica acompañado de una exposición. ¿Qué se podrá ver?

R.: Habrá una exposición en Las Naves (Valencia), que se inaugurará el 5 de marzo y está comisariada por MacDiego, en torno al libro con la intención de que tenga itinerancia por la península. Está estructurada del mismo modo en el que está estructurado el libro, con una primera parte que contiene la biografía de Truffaut y una segunda dedicada a tres de sus películas. Salas monocromas, amarillas, rojas y azules, y una serie de recursos como proyecciones o plotters, así como metáforas visuales, que ayudan a entender el contenido y la intención del libro.

P.: Y después, ¿tienes algo entre manos?

R.: Después de Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End y ahora que acabo de cerrar 813, me siento un poco agotada. Necesito parar, coger aire, renovar mi imaginario y estimular otras inquietudes que hasta el momento he tenido que mantener en estado de hibernación. Así que no puedo avanzar mucho sobre proyectos futuros, sólo que en poco más de un mes saldrá a la luz el trabajo que hice para el arte del nuevo disco de Christina Rosenvinge, un proyecto en el que hemos estado trabajando desde que Christina presentó mi Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End en Madrid el mes de marzo pasado.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios