la actriz ha fallecido a los 85 años

Diez escenas para despedir a Shirley Temple

Los rizos de oro más famosos de la historia de Hollywood dicen adiós. Shirley Temple ha fallecido a los 85 años dejando escenas para el recuerdo

Foto: Shirley Temple en 1944
Shirley Temple en 1944

Los rizos de oro más famosos de Hollywood han dicho adiós. Shirley Temple ha fallecido a los 85 años y con ella se ha ido una parte de la época dorada de Hollywood. La actriz, la mayor niña prodigio que haya dado la historia del cine, fue un absoluto fenómeno de masas desde sus primeros cortometrajes, y durante cuatro años consecutivos fue la estrella más taquillera en EEUU, por encima de Cary Grant, Gary Cooper y compañía.

Desde su debut en 1934 y hasta 1940 vivió una época de esplendor que la hicieron protagonizar hasta 25 títulos. Era la gallina de los huevos de oro de Fox, y la exprimió todo lo que pudo.A partir de entonces sus apariciones se hacen más esporádicas, y en 1949 se retira del cine. Aunque intenta volver con dos shows para la televisión en los años 50.

Su cara de ángel, su forma de bailar y cantar y sus capacidades interpretativas cuando sólo era una niña hicieron de ella una máquina de fabricar dinero que incluso tuvo su propia muñeca. Hollywood vivía enamorado de ricitos de oro, e incluso llegaron a otorgarla un premio Oscar especial en 1934 (Un galardón juvenil que se dio esporádicamente entre 1934 y 1960).

Ahora sólo queda recordar el talento de un tipo de estrella de cine que ya no existe.

War babies (1932)

Antes de dar el salto al largometraje Shirley Temple participó en varios cortos que la dieron visibilidad para las grandes empresas de Hollywood. Entre ellos esta historia con niños de cuatro años fingiendo que son soldados.

Bright eyes (1934)

A pesar de que Bright Eyes no fue su debut en el largometraje, si que puede ser considerada como el punto de inflexión en su carrera, precisamente gracias a este número musical que se convirtió en la marca de la casa de Shirley Temple. 

Premio juvenil de la Academia (1935)

Tras protagonizar siete películas en 1934 (con tan sólo seis años rodaba más que cualquier adulto) la Academia de Hollywood decidió otorgarle un Oscar especial. El premio juvenil de la Academia. Para recogerlo Temple no tuvo otra que bailar y deleitar a todos con su talento y encanto, como ese guionizado final pidiendo a su mamá que si se puede ir ya a casa.

La simpática huerfanita ( 1935)

Otro de sus mayores éxitos fue esta película de Irvin Cummings en la que el descaro de Temple se las tuvo que ver con un rico soltero que decide adoptarla.

La pequeña coronela (1935)

Las productoras ya comenzaban a crear los productos para el lucimiento de Temple, como este filme en el que el encanto de la actriz es más grande que las heridas de la Guerra de Secesión, y que cuenta con una de sus escenas más famosas, el baile de claqué en la escalera.

La mascota del regimiento (1937)

Con tan sólo 8 años Shirley Temple se ponía a las órdenes del mismísimo John Ford. Uno de los filmes más impersonales del director, pero que Temple calificaba como uno de sus favoritos. Quizás por no estar plagado de los números musicales que siempre la obligaban a realizar.

Heidi (1937)

Shirley Temple también se puso en la piel de Heidi. El mítico personaje de Johanna Spyri tomó vida gracias a la actriz que con este filme consiguió ser la actriz más taquillera del año (por tercera vez consecutiva).

La pequeña princesa (1939)

Uno de los directores más exitosos para Fox, Walter Lang (Encargado de El rey y yo) fue el responsable de este drama familiar en el que la pobre Shirley Temple tuvo que luchar para sobrevivir sin su padre, mandado a la Guerra. El filme dio a la actriz uno de sus momentos más dramáticos, en el reencuentro final.

El solterón y la menor (1947)

Una Shirley Temple ya adolescente (19 años) participó en esta película que se hizo con el Oscar al mejor guion original. Además acompañó a Cary Grant al frente del reparto de esta comedia romántica que fue uno de sus últimos papeles.

Fort Apache (1948)

La última película de Shirley Temple fue A kiss for Corliss, en 1949, pero sería injusto no despedir a la actriz con Fort Apache, quizás su último filme de éxito, y su segunda película con John Ford. Un clásico del cine con una ya crecida Temple diciendo adiós al mundo del cine.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios