La voladura del diario 'Madrid', el Opus Dei contra Franco y el ladrillazo del siglo
  1. Cultura
Historia

La voladura del diario 'Madrid', el Opus Dei contra Franco y el ladrillazo del siglo

Se cumplen 50 años del cierre por parte del régimen del diario, un periódico antifranquista y monárquico cuyo apoderado, Trevijano, aprovechó para un negocio millonario

Foto: Voladura del diario 'Madrid', abril de 1973.
Voladura del diario 'Madrid', abril de 1973.

El régimen franquista no ordenó hacer saltar por los aires al mítico diario 'Madrid'. El régimen franquista ordenó hacer saltar por los aires al mítico diario 'Madrid'. Los detalles: el 24 de septiembre de 1973, ante la impotente mirada de todo el equipo de redacción del periódico y de la prensa extranjera, que grababa y fotografiaba el histórico momento con lágrimas en los ojos desde el edificio de enfrente, la sede donde se ubicaba la redacción del periódico se vino abajo. Era la primera voladura controlada que se hacía en toda España. Atentos: "Voladura controlada", literal y metafóricamente.

Antes había sido cerrado por una orden ministerial debido a un incumplimiento de la reciente Ley de Libertad de Prensa aprobada en 1966. Parece un contrasentido: apertura y libertad de prensa seguido de una orden de cierre de un periódico. Hay más. Mientras los redactores y curiosos se quitaban de encima la enorme polvareda de los escombros, el apoderado de la empresa editora, Antonio García-Trevijano se llenaba de billetes los bolsillos tras un millonario negocio inmobiliario.

Trevijano le vendió el edificio a 'SAGAR', cuyo cartel estaba en sus paredes cuando se vino abajo

En realidad, el cierre del periódico por parte del gobierno franquista se produjo el 25 de noviembre de 1971 y la voladura del edificio dos años más tarde por indicación del propio Antonio García-Trevijano, insigne "burlador del bloqueo" de la época franquista, que le vendió el edificio a una constructora, SAGAR, cuyo cartel estaba en sus paredes instantes antes de venirse abajo.

Diario antifranquista

¿El régimen se deshizo del incómodo diario 'Madrid', un periódico valiente en pleno franquismo? Sí. ¿Los dueños de la empresa editora demolieron el edificio después para un fantástico negocio? También. Un diario opositor en pleno franquismo, escuela viva del periodismo pre Transición, y una empresa editora en donde se produjo una encarnizada lucha entre el Opus Dei y los falangistas. Casi nada.

Esta semana se han cumplido 50 años con un solemne acto de recuerdo en el que participaron algunos de sus más memorables periodistas, del subdirector Miguel Ángel Gozalo, a los entonces redactores Miguel Ángel Aguilar, Nativel Preciado o Ana Zunzarren. El acto no se hizo en la antigua sede por el pequeño detalle de que está en obras, no porque la propiedad no haya regresado con los años, en un giro de guión, precisamente a la Fundación Diario Madrid... Bienvenidos a la increíble y fascinante historia del periódico que pidió a Franco que se retirara del poder en pleno franquismo, a la de las luchas entre falangistas y opusinos don juanistas y a la de los redactores que informaron de lo que realmente ocurría en España sin importarles un pimiento la dictadura. A unos les salió caro y otros en cambio hicieron millones. Es decir, lo de siempre.

M. A. Aguilar: "Era peligroso no por los editoriales sino por la información de CCOO, la universidad...

"El diario Madrid se caracterizaba por la falta de calor en el elogio a Franco" explica a El Confidencial Miguel Ángel Aguilar en la biblioteca de la Fundación Carlos Amberes, aunque matiza que lo verdaderamente importante "no era la mítica página 3 del editorial, sino la pura y dura información sobre temas como la cuestión laboral, los obreros y CCOO o la actividad en la universidad, temas de los que ningún otro medio publicaba nada".

"Ahora que menciona el editorial ¿No era un periódico monárquico, del Opus Dei?", le pregunto a Aguilar.

"Bueno, era monárquico e incluso más aún porque tanto el presidente de la empresa editora, Rafael Calvo-Serer, como el director del periódico Antonio Fontán eran miembros del consejo privado de Don Juan... pero el periódico tenía una voluntad diferente, que era la información y había una apuesta de renovación y periodismo cero doméstico con el poder".

placeholder Miguel Angel Gozalo y Nativel Preciado. Foto: J.M. A.
Miguel Angel Gozalo y Nativel Preciado. Foto: J.M. A.

"Falta de calor en el elogio a Franco". Se explica, por ejemplo, con la edición especial que ha editado la Fundación Madrid del periódico con el formato que tenía entonces y que recoge muchos de los artículos que se publicaron. Cuando se produjo la manifestación de diciembre de 1970 a favor de Franco, todas las portadas de los diarios de entonces lo llevaron a toda página mientras que en el diario 'Madrid' apenas era una llamada en la esquina de la portada con el titular: ‘La manifestación de ayer’.

¿Cómo fue posible todo este periplo? ¿Un periódico que tocara las narices al gobierno franquista? La película comienza más o menos con la nueva ley de libertad de Prensa de 1966 que promulgó el entonces ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne.

¿Después de Franco?

Entre otras cosas, anulaba la censura previa, lo que era un logro increíble en esos tiempos. Resultaba por tanto tentador hacerse con un periódico en un momento en el que ya se empezaba a plantear, más que la pregunta, la respuesta del millón ¿Y después de Franco qué?

Así, un sector del Opus Dei, encabezado por Rafael Calvo-Serer pugna entonces por hacerse con el antiguo diario ‘Madrid’ fundado por Juan Pujol en 1939 para mayor gloria del régimen, con la intención de darle un aire liberal y situarse en la sociedad española como un referente para el cambio. Recuerden que la única y tibia oposición al franquismo eran los hasta cierto punto tolerados monárquicos, que en este caso estaban insuflados económicamente por el Opus Dei.

placeholder Diario de conmemoración con dos de las informaciones clave.
Diario de conmemoración con dos de las informaciones clave.

Sin embargo, tal y como remarca a El Confidencial, Nativel Preciado, la diva de rompe y rasga de aquel diario: "Lo que había en esa redacción era antifranquismo y un montón de familias diferentes con un frente común, de Trevijano -con el que yo tuve mis más y mis menos- a monárquicos, republicanos etc Nos las ingeniábamos para poder informar siempre de lo que ocurría: a veces, sencillamente una noticia de gran calado iba en cambio en páginas interiores -ya no había censura previa pero así pasaba más desapercibido-, otras la compartíamos con el resto de compañeros para que al ir en varios periódicos fuera más difícil que nos cayeran sanciones y otras se lo contábamos a los corresponsales extranjeros como Novais de Le Monde porque cuando lo publicaban ellos pues ya no se podía hacer nada claro".

Entre 1966 y 1971 afrontaron 17 sanciones y cuatro cierres hasta el definitivo en noviembre

No pudieron evitar sin embargo más de 17 sanciones y cuatro cierres a lo largo del periplo que va de 1966 -momento en el que se hace con el periódico Rafael Calvo-Serer- hasta 1971, cuando se cierra el periódico. Según el subdirector de entonces, Miguel Ángel Gozalo ,era un constante acoso que reventó especialmente con un artículo en 1968 firmado por el mismo presidente Rafael Calvo, titulado "Retirarse a tiempo: No al general De Gaulle”. Básicamente se instaba a acelerar la muerte del franquismo invocando en cambio un dudoso precedente con la Francia de De Gaulle. Sin embargo, tal y como escribió el que fuera director Antonio Fontán en su libro ‘Prensa, democracia y libertad’, ”lo que se instrumentó contra el diario 'Madrid' fue la pugna entre los socios de la editora para echar mano del terrible artículo 2 de la ley de Prensa y cerrar el periódico”.

Falangistas contra el Opus

En efecto, tras la adquisición por parte de la empresa FACES del ‘Madrid’ a los herederos de Juan Pujol comenzó una disputa accionarial entre los más afectos al régimen como Luis Valls-Tabernier contra la rama monárquica de Calvo-Serer. Al final, ganó el último gracias a un préstamo de la financiera del Banco Popular, SAF, pero ante las repetidas demandas del resto de socios por la incapacidad de Serer para devolver el crédito al Popular, el ministerio echó el cierre.

-Fue una excusa claro-. Explica Miguel Ángel Gozalo -Llevábamos ya muchos expedientes y cierres temporales, primero de dos meses, luego de cuatro, hasta que llegó el momento en el que el entonces ministro de Información y Turismo Rafael Sánchez-Bella decide cerrarlo por orden ministerial. Fue el 25 de noviembre de 1971, hace 50 años. El director, Antonio Fontán, escribió un editorial que se titulaba ‘Adiós....', así, con puntos suspensivos, como explica Gozalo, porque teóricamente no tenía porque ser definitivo, al menos según las razones esgrimidas por el gobierno sobre el lío de la titularidad de acciones y la pugna entre ambos grupos.

placeholder Última portada del diario 'Madrid'.
Última portada del diario 'Madrid'.

Lo cierto es que al régimen, de cara a la escena internacional y tras haber aprobado la ley de Prensa, trató de recular un poco, según la percepción del propio Gozalo y buscó soluciones para evitar el cierre definitivo y la desaparción del diario ‘Madrid’, por puro prestigio y apariencia al menos. Sin embargo, tal y como remata Miguel Ángel Aguilar, el remedio que buscaron no era más que el asalto que habían intentado anteriormente: poner en manos del sindicato vertical el periódico y bajo la figura de José María Alfaro -falangista- o más adelante Emilio Romero -también falangista.- y director del también recordado diario ‘Pueblo.’

Pelotazo inmobiliario

Fue el momento de Antonio García-Trevijano, que acabó de reventarlo todo. Trevijano, como apoderado de Serer y propietario también, tenía claro que la viabilidad económica del periódico, sin los grupos de poder del franquismo, sería muy complicada y decidió hacer su particular jugada contra el régimen, arte en la que ya era ducho después de haber protagonizado la rocambolesca historia de asesorar al sanguinario dictador de Guinea Ecuatorial, Macías Nguema.

Trevijano le escribió el proyecto de constitución cuando se produjo la descolonización por parte de España, destinada claramente a reventar la comisión técnica que había propuesto el propio régimen para tener más atada a la antigua colonia. Aunque 50 años después, en la conmemoración de esta semana la única redactora que mencionó a Trevijano fue tímidamente Nativel Preciado, fue clave en todo lo que ocurrió.

Trevijano hizo su jugada contra el régimen, como hiciera al asesorar al sanguinario Macías Nguema

Trevijano dio la batalla mediática en contra de lo que consideraba un asalto al periódico por parte de los sectores más puramente franquistas -lo cual era cierto- y se dispuso a rematar una operación que hiciera inviable cualquier intento de hacer reflotar el 'Madrid' sin el acuerdo del Consejo de Redacción, es decir de los periodistas.

Lo que ocurre es que para ello acabó con los medios materiales de la empresa al enajenar el edifico -haciendo un gran negocio- a la constructora SAGAR, previo acuerdo en firme de que realizaran -sí, lo han adivinado-, la primera voladura controlada de un edificio en Madrid.¿Qué buscaba exactamente Trevijano? Además de los millones, una imagen contundente: el diario cerrado por el régimen que saltaba por los aires. Consiguió su aspecto en ese aspecto, porque esa fue la idea que quedó en el aire junto al polvo de los escombros.

placeholder Antonio García-Trevijano.
Antonio García-Trevijano.

Por supuesto, fue un gran negocio inmobiliario. Paralelamente, existían demandas presentadas por FACES al gobierno por la injerencia en el cierre del diario que no se resolverían hasta la llegada de la democracia. Lo curioso es que aunque años atrás los principales responsables del diario señalaron a Trevijano como beneficiado de la operación, tanto en el momento de la demolición como ahora prevaleció su antifranquismo y la adhesión al que fuera apoderado de la empresa. Más tarde cualquier intento de reflotar el diario Madrid ya en los 80 y a pesar de la indemnización que recibió finalmente del estado Calvo- Serer fue en vano.

Sí lo hizo la Fundación Madrid que se fusionó hace unos años con la de la fortuna de Calvo Serer, lo que le permitió, entre otras cosas, recuperar el histórico edificio y ahora en el 50 aniversario, presentar una serie de actividades, talleres y exposiciones con la inestimable financiación de la secretaria de Estado para la Memoria Democrática, que quizás sea lo que mejor haya hecho hasta ahora. ¿El régimen hizo saltar por los aires al diario 'Madrid'? Sí, porque lo acosó de todas las maneras posibles para imponer en la dirección a las personas que hubieran sido más dóciles con sus intereses ¿El régimen hizo saltar por los aires al diario Madrid? No, porque la orden ministerial jamás incluyó la voladura del edifico, es más, ésta la realizaron sus propietarias anulando la posibilidad de reflotarlo. Algunos ganaron más que otros.

Madrid Millonarios