'Clamor', el 'pop mutante' de María Arnal canta a la naturaleza
  1. Cultura
Música

'Clamor', el 'pop mutante' de María Arnal canta a la naturaleza

Tras el éxito de '45 cerebros y 1 corazón', el 'pop mutante' del grupo catalán se encuentra en una gira marcada por la incertidumbre por el aumento de contagios

placeholder Foto: María Arnal i Marcel Bagés
María Arnal i Marcel Bagés

Tres surcos de la palma de la mano de María Arnal forman un sendero. Éstos se entrelazan y ella camina sobre ellos. Así lo explica en ‘Ventura’, el segundo single del álbum ‘Clamor’. Ese sendero, explica la artista, es un camino hacia una fe indefinida. ¿Está todo escrito en la palma de la mano o somos producto del azar? Para el oyente, ese sendero es el inicio de un recorrido por las once pistas del disco. Arrancando con ‘Milagro’, una propuesta de iniciación, de resurgir, de volver a empezar; construye un mecanismo de transporte para quienes quieren todavía más.

Un canto a la naturaleza, a lo más puro, a la Tierra. El cuestionamiento de nuestra supremacía humana con experimentación sonora. Un disco que otorga nuevos atributos al significado clásico de algunos términos: un meteorito - ‘Metereorit ferit’- se despoja de la fatalidad y asume un papel transformador; somos nosotros atravesando una atmosfera que destruye nuestra coraza protectora.

Un disco que habla - que se pregunta- sobre otras formas de apelar a los finales. Atribuyendo otras metáforas, conceptos y sonidos al tradicional ‘empezar de cero’. Coexisten multitud de voces, sonidos cósmicos e inteligencia artificial. Crear cuestionando, generando la duda, resolviendo por la mera experiencia de la composición. ‘Jaque’ es una adaptación de un poema de Donna Haraway y ‘El Gran Silencio’ se inspira en el relato de Ted Chiang: ambas generan colectividad de problemas invidivudales. Con el origen del disco en una ruptura sentimental, 'Clamor' establece paradigmas sonoros generando un 'pop mutante'.

El disco vio la luz el pasado mes de marzo. Cada canción tiene una historia en sí misma y el discurso se modifica cambiando el orden de reproducción. Un disco a digerir, a procesar, a analizar con tiempo y calma. ¿Qué quieren contar Maria Arnal i Marcel Bagés?

placeholder Los artistas presentan un segundo disco marcado por la experimentación
Los artistas presentan un segundo disco marcado por la experimentación

PREGUNTA: Presentasteis el disco frente a ‘El Jardín de las Delicias’ de El Bosco en el Museo del Prado de Madrid. ¿Cómo fue esta experiencia?

RESPUESTA: Fue muy especial. He tenido este cuadro colgado de mi habitación muchos años. Es pura ficción. En el momento de estrenar el disco, Radio3 nos propuso hacer un programa especial en un teatro. Le dije a nuestro manager que eso lo podíamos hacer en Barcelona. Si íbamos a ir a Madrid, queríamos que fuera algo más especial: por ejemplo, presentarlo frente al ‘El Jardín de las Delicias’. Lo propusimos y funcionó. Para mí fue un cotcktail de emociones muy heavy. Mi abuela estaba enferma y yo me había despedido de ella antes de viajar a Madrid. Falleció la misma mañana que sacamos el disco y por la tarde tenía que cantar en directo. Me puse a llorar como una Magdalena -así se llamaba mi abuela- antes de la prueba de sonido. Pensaba que no iba a poder sacarlo adelante por lo emocionada que estaba, pero lo hice. No he visto el video de la actuación por como estaba yo por dentro…Pero también fue muy curativo. Este cuadro siempre estará ligado a esta experiencia y a mi abuela.

PREGUNTA: ¿Os sirvió el confinamiento para crear y componer 'Clamor'?

PREGUNTA: Sí, pero es un disco que vino solo. Lo que ocurrió para empezarlo fue que me separé de mi pareja. Esa fue la primera chispa. De alguna manera, quería hablar de eso que ha terminado, ese limbo entre el principio y el fin de algo. Jugué con esa especie de vacío a diferentes escalas: en lo personal y lo artístico. Yo llegué a la música con una pasión muy naif, sin más ambición que tener algunos conciertos. Marcel y David tienen otra historia: llevaban mucho tiempo en el sector. Yo solo tenía ganas y pasión, pero no conocimiento de la industria. Este disco es mi renacimiento como artista: mi determinación de que esto es lo que quiero hacer el resto de mi vida.

Video oficial de la canción 'Fiera de mí'

PREGUNTA: ‘Clamor’ abarca cuestiones diferentes cada vez que lo escuchas...

RESPUESTA: Esa era un poco la idea del disco. Es muy bonito esto que dices porque a mí también me pasa. Ahora hace tiempo que no lo escucho, pero esta sensación constante de que el disco nos pedía más, estaba ahí. 'Clamor' nace a dos niveles. Por un lado, la parte estrictamente musical: yo tenía claro que no podía ser solo voz y guitarra. Nos preguntamos, ¿qué queremos aprender?¿Qué queremos trabajar? Entonces dividimos el proyecto en dos columnas: una con los patrones rítmicos, que tipo de cadencias queremos encontrar y crear; por otra parte, la parte polifónica, coral, en la que la voz solista está ahí, pero convive con otras 30 voces por detrás que la sostienen. Jugar, también, con voces no humanas: cabras, pájaros, loros, meteoritos atravesando la atmosfera, ballenas en ‘Hiperutopía’...

PREGUNTA: El cambio sonoro es muy grande si lo comparamos con ‘45 cerebros y 1 corazón’. ¿Dónde han quedado las guitarras de Marcel?

RESPUESTA: ¡Están por todas partes! Pero con muchos más elementos. Es un disco producido por David Soler. En mitad del proceso decidimos que él tenía que ser una parte fundamental de la composición creativa. Su aportación ha sido bestial: desde la producción, las voces, el plano emocional… un segundo disco es muy importante, teníamos que hacerlo bien sin repetir lo que ya habíamos presentado antes. Queríamos hacer algo que se correspondiese con nuestro momento artístico presente.

PREGUNTA: Habéis sorprendido mucho al público…

RESPUESTA. No lo sé. Sorprender quizá sí, ha sido un poco la intención...

Quería inventar otras ideas y metáforas para hablar de 'los finales'

PREGUNTA: A nadie le ha extrañado esta experimentación por ser vosotros, pero esto que habéis creado en concreto, no te lo esperas. Los sonidos de animales, las relaciones con la Tierra...

RESPUESTA: Claro, para mí es muy importante que cada disco exprese algo. ‘45 cerebros’ tenía toda la pasión e investigación de muchos años atrás, el concepto del disco estaba muy bien tramado. Ahora necesitaba crear unas ideas que tuvieran también estas contundencias. Al final, el trabajo que haces es para compartirlo, pero te va a transformar a ti. Estaba en un momento personal en el que se me juntaron muchos finales y siempre usamos las mismas ideas y metáforas para hablar de ellos. Quería inventar otras. Por eso este disco tiene más ficción y se mueve en otro lugar. Cada voz te invita a que la escuches, que la habites. El meteorito ya no es un elemento agresivo, sino que somos nosotros mismos transformándonos.

Quería imaginarnos de una manera en la que el ser humano no estuviera siempre por encima de todas las formas de vida

PREGUNTA: En relación con esa esencia animal que he visto en algunas canciones en concreto, ¿vivimos desvinculados de esa esencia?

RESPUESTA: Yo creo que no habla tanto de lo que somos sino de como imaginamos. No es un retorno a una esencia animal porque quizá sea problemático. Es más imaginarnos de una manera en la que el ser humano no esté siempre por encima de todas las formas de vida. Reflexionar como especie. ¿Por qué nacer humana es mejor que nacer olivo, por ejemplo? Dentro de este disco, estas preguntas caben. Cuestionar, en lugar de ofrecer respuestas, te permite ponerte en la piel de historias y voces que de normal no haces. Ahora, en el momento en el que un microorganismo ha puesto en jaque nuestra forma de vida, es interesante abordar estas cuestiones. Mi trabajo consiste en pensar ideas y como emocionar con ellas. Por mucho que tengas un gran discurso, lo que me mueve es esa provocación. Una sensación de fuerza, un contagio de vitalidad. Es magia.

PREGUNTA: Emocionar lo conseguís... por ejemplo, con esta nueva versión de ‘El Cant de la Sibil.la’ grabada en el campo. ¿Cómo surge esta idea?

RESPUESTA: Siempre me gusta meter alguna canción tradicional. ¿Cuál de ellas podría hablar sobre los finales? ¡La Sibila! Me enamoré de esta idea, me obsesioné incluso. Viajé a Delfos y fue brutal, investigué mucho. Estoy muy emocionada con esto y me gustaría hacer un Cant de la Sibila completo. La última vez que este canto se revitalizó fue a finales de los 70 con la muerte de Franco. María del Mar Bonet hizo su versión más sacra y se popularizó con esos enigmas. Esa fue mi inspiración. Estamos haciendo un relevo, por lo que me preguntaba, ¿cuál es la Sibila que nos puede hablar a la gente de mi generación en este momento? Tenía que ser una sibila conectada con el mundo. Que tuviera voces con inteligencia artificial. Para ello, y gracias al comisario e investigador cultural José Luis Vicente, escribí a la compositora Holly Herndon, que me encanta. Ella dijo que se imaginaba la Sibila en un campo con cabras, a sí que fuimos a grabar con los animales a Badalona y a Ripoll. Fueron dos días haciendo muchas tomas... se las pasamos todas, las introdujo al ordenador y generó nuevos procesos de estas voces.

Canción 'El Cant de la Sibil.la' con la colaboración de Holly Herndon

PREGUNTA: Esta canción ha sido todo un viaje...

RESPUESTA: Totalmente. Todas estas canciones son un viaje. Es un proceso muy largo… envidio a la gente que se hace una canción en tres días, yo no puedo. Pero lo voy a intentar, aunque sea para ver que no soy capaz.

PREGUNTA: Empezáis el disco con ‘Milagro’: con la vulnerabilidad, el renacer de las cenizas, el volver a empezar de nuevo…¿Pero empezar el qué?

RESPUESTA: Bueno, todas las canciones tienen su historia...ésta en concreto la escribí para mi hermano. En el disco servía para invocar esa voz que sabe que todo lo que sube, baja. La vida es surfear todo eso. Tenía la idea de que la melodía fuera también ese juego, se iba sumando casi por escalas.

PREGUNTA: Es perfecta para arrancar…

RESPUESTA: Eso solo lo sabes cuando están todas las canciones terminadas. Sabíamos que era una canción importante y luego decidimos que sería la primera. En los bolos arrancamos también con esta. Además, quería experimentar con las décimas, un tipo de composición que usaba Violeta Parra.

PREGUNTA: ¿Qué son las décimas?

RESPUESTA: Son un tipo de composición poética con una rima muy marcada que tiene mucha personalidad, es una métrica muy definida. Me gusta recurrir a cosas que no he hecho antes y que me motivan a aprender más.

placeholder 'CLAMOR' cuenta con la participación de artistas como Holly Herndon y Kronos Quartet
'CLAMOR' cuenta con la participación de artistas como Holly Herndon y Kronos Quartet

PREGUNTA: En ‘Ventura’ hablas de tres surcos de la mano que se entrelazan y construyen un sendero. ¿Tú caminas sobre ese sentido, cierto?

RESPUESTA: ¡Totalmente! ‘Ventura’ es un juego de figuras. ¿Sigues un camino que está escrito en tu mano o haces tú el camino? Es una canción sobre el creer.

¿Dónde voy?¿Espero que las cosas ocurran o voy a buscarlas?

PREGUNTA: ¿Y dónde va el camino?

RESPUESTA: Esa es la cuestión. ¿Dónde voy?¿Espero que las cosas ocurran o voy a buscarlas? Son los surcos de la mano: vivir intensamente, morir satisfecho y atreverse al deseo. Los tres hacen esa trenza, ese sendero. Esa trenza se hace ‘cuerda floja’, tú gestionas los equilibrios de tu vida. ‘Es mi sol la soledad’, porque en cada vida existe a veces ese vacío. Y una luna refiriéndome al otro, nuestra relación con él. La necesidad de que creas en mí me hace continuar caminando.

PREGUNTA: Es bonito porque se puede aplicar a todo el mundo…

RESPUESTA: Claro. La idea era hacer un lenguaje muy simbólico que apelara a la poética...

Videoclip de la canción 'Ventura', incluida en el último disco de María Arnal i Marcel Bagés

PREGUNTA: En la canción ‘Fiera de mí’, entonas ‘’si cuidar no fuera un capricho moral, fuera pura condición vital’’, ¿cuidamos porque es lo que hay que hacer?

RESPUESTA: Creo que cuidar es un misterio. La idea era hacer la pregunta de '¿cómo cuidamos?'. Es un acto muy espinoso... entendemos cuidar como dejar de cuidarnos a nosotras mismas y creo que hay muchísimo que aprender de lo que significa ‘cuidar’ y los ‘cuidados’. Aprender a empatizar, ponernos en otros lugares. Por eso es un disco sobre todo de generar preguntas…

PREGUNTA: Respecto a la pandemia, ¿cómo os ha afectado? Tenéis un montón de conciertos …

RESPUESTA: Nos afecta porque en general nuestro sector ha sufrido mucho, estamos expectantes a ver qué va a pasar. Las producciones son muy complicadas y el público tiene dudas. El aumento de contagios, por ejemplo,ha dificultado la venta de entradas en algunos lugares. Hay mucha gente confinada… vamos improvisando sobre la marcha porque es lo que tenemos que hacer, pero tenemos buena actitud. Julio lo hemos tenido lleno y ahora vamos a Milán, a Suiza y a Sevilla...estamos muy contentos para los tiempos que corren.

Música Música electrónica Conciertos
El redactor recomienda