Ricardo III fue quien mató a los jóvenes de la Torre de Londres
  1. Cultura
PARA LLEGAR AL TRONO EN 1483

Ricardo III fue quien mató a los jóvenes de la Torre de Londres

Un historiador cree haber hallado un hilo por el que uno de los relatos de cómo Ricardo III llegó a ser rey de Inglaterra habría bebido de fuentes reales y no sería una mera invención

placeholder Foto: El rey Ricardo III, junto a la reina consorte Ana. (CC/Wikimedia Commons)
El rey Ricardo III, junto a la reina consorte Ana. (CC/Wikimedia Commons)

Ricardo III está considerado como uno de los reyes más tiranos de la historia de Inglaterra. Coronado en el año 1483, históricamente siempre se ha sospechado que su ascenso al poder llegó después de una serie de asesinatos que le despejaron el camino, aunque nunca se había podido confirmar. Ahora, el historiador Tim Thornton, de la Universidad de Huddersfield, cree haber encontrado el hilo perdido que confirmaría cómo consiguió hacerse con el poder.

Sin duda, la conocida como Guerra de las Rosas forma parte de uno de los periodos más convulsos de la historia de Inglaterra. Desde 1455 hasta 1485, dos ramas diferentes de la dinastía Plantagenet lucharon enconadamente por hacerse con el trono: la Casa de York y la Casa de Lancaster. Eduardo IV, de York, se convertiría en rey por delante de su primo, Enrique VI, de Lancaster. Pero las dificultades a modo de fallecimientos 'inesperados' no tardarían en llegar.

Foto: Nueve pistas  para descubrir la verdadera historia de Ricardo III

Su hijo mayor y heredero, también llamado Enrique, falleciería en batalla en 1471, mientras que su primo, Enrique VI, también moriría ese mismo año mientras estaba encarcelado en la Torre de Londres. Y ahí volvió a comenzar la enconada lucha entre las dos ramas Plantaget que, evidentemente, se radicalizó cuando Eduardo IV murió en abril de 1483. Para tratar de calmar las aguas, se trató de llegar a un acuerdo entre las dos partes que, sobre la mesa, parecía real.

Ricardo III fue nombrado Lord Protector del heredero al trono, Eduardo, otro de los hijos del rey. Al ser menor de edad, se adoptó esta fórmula, con la intención de lograr una paz entre ambos bandos..., pero nada más lejos de la realidad. Desde su posición de poder, Ricardo III se las ingenió para deshacerse de sus dos sobrinos: al príncipe Eduardo, de 12 años, le mandó a la Torre de Londres para su protección; a su hermano pequeño, Ricardo, de nueve, le encarceló en el mismo lugar por conspirar.

¿El resultado? Los dos hijos que seguían con vida del anterior rey fueron enviados a la Torre de Londres: uno para su protección y otro como castigo. Pero, en la práctica, lo que había hecho era quitárselos de en medio, tanto que nunca más se les volvió a ver con vida. Muchos señalaron a Ricardo III, al que le acusaron de haber llevado a cabo una sucia maniobra para convertirse en rey, algo que logró en 1483. Pero nunca nadie había obtenido un documento que lo acreditara.

Muchos años después, William Shakespeare le dedicaría una de sus obras más conocidas, si bien es cierto que fue otra la que plasmó por primera vez la posibilidad de que Ricardo III hubiera asesinado a sus sobrinos. Sería 'Historia del rey Ricardo III', de Tomás Moro, donde se ofrecían una serie de testimonios muy detallados en los que se explicaba, de manera coherente y muy plausible, cómo James Tyrell, un miembro muy cercano al rey, habría matado a los dos niños en su nombre.

placeholder Los restos de Ricardo III, tal y como los encontraron en 2012. (CC/Wikimedia Commons)
Los restos de Ricardo III, tal y como los encontraron en 2012. (CC/Wikimedia Commons)

Una trama resuelta

Tyrell designó a dos personas para el asesinato: a su cuidador de caballos, John Dighton, y a un guardia de la Torre, Miles Forest. Sin embargo, cuando Moro comenzó a escribir su libro, todos los protagonistas habían fallecido: Ricardo III, Tyrell, Dighton y Forest. ¿Cómo, entonces, pudo contar una historia verídica y real si todos los protagonistas habían muerto mucho antes de iniciar la escritura? El relato era muy creíble, pero podía deberse a leyendas de la época o a la inventiva del propio Moro.

Ahora, el historiador Tim Thornton cree haber hallado el hilo oculto que podría haber sido la fuente de la que bebió el autor, pudiendo contar exactamente lo que pasó y dando a conocer una historia real, que confirmaría que Ricardo III fue quien mató a sus sobrinos. Forest tuvo dos hijos, Edward y Miles, quienes estaban vivos en el momento de la escitura. Y, por si fuera poco, ambos pertenecían a la parte más noble de la corte. ¿Los hijos de un simple guardia?

Thornton está convencido de que uno de los hijos —o, incluso, los dos— fue quien contó a Moro la verdadera historia de los dos niños desaparecidos en la Torre de Londres, quienes señalaron directamente a Ricardo III como autor intelectual de los asesinatos que le permitieron ser rey de Inglaterra. Habría bebido directamente de sus relatos para contar cosas que nadie sabía hasta la fecha pues, no en vano, su padre había sido uno de los brazos ejecutores de los menores.

"Esta evidencia abre la posibilidad de que Edward y Miles fueran el canal de información sobre los asesinatos. Lejos de ser pura propaganda, el relato de Moro, por lo tanto, potencialmente se basó en un acceso muy inmediato a los miembros de la familia de uno de los presuntos asesinos", explica Thornton a 'Words Side Kick'. Un misterio que podría tener solución, por fin, seis siglos después y que confirmaría la tiranía de Ricardo III. Todo por el poder.

Ricardo III Inglaterra
El redactor recomienda