Alan Parks: "El Brexit es una cagada total, un desastre"
  1. Cultura
Un mundo en llamas

Alan Parks: "El Brexit es una cagada total, un desastre"

El escritor escocés, que publica 'Hijos de febrero', una novela negra en el Glasgow de los setenta, se muestra crítico con Boris Johnson y su gestión de la pandemia

placeholder Foto: El escritor escocés Alan Parks. (Kevin J. Thomson)
El escritor escocés Alan Parks. (Kevin J. Thomson)

Glasgow huele a tugurio, a fábrica y a crimen. Al menos, es lo que sucede en las novelas del escocés Alan Parks, ambientadas a comienzos de los años setenta y que está publicando en español Tusquets. El año pasado, llegó la primera de la serie del policía Harry McCoy, 'Enero sangriento', y estos días se acaba de publicar la segunda, 'Hijos de febrero'. Un nuevo asesinato narrado de forma bastante explícita y un nuevo recorrido por el mundo del hampa, de los burdeles y todos los clichés de la novela negra. Porque, sí, Parks tira de todos los estereotipos —el poli duro, pero entrañable, la 'femme fatale', el mafioso...—, pero lo hace muy bien.

placeholder 'Hijos de febrero', de Alan Parks.
'Hijos de febrero', de Alan Parks.

Antes de dedicarse a la literatura, este escocés se ganaba la vida en la discográfica Warner. Y se nota su pasión por la música y la cultura popular. En sus novelas, hay conciertos, como uno de Bowie, y el vestuario remite al que creó la diseñadora Vivianne Westwood en los setenta. Los inicios del punk, el fútbol de George Best y las desigualdades de clase. Pero si las novelas se retrotraen a aquella época, Parks también está muy comprometido con la actualidad. Le irrita bastante el Brexit, no le gusta cómo lo está haciendo Boris Johnson y a Escocia más le hubiera valido quedarse en la Unión Europea. De todo ello habla en esta entrevista.

PREGUNTA. Sus novelas muestran el Glasgow de los años setenta, una época de delincuencia y crimen. Han pasado más de 40 años, pero ahora también vivimos tiempos complicados. ¿En qué se parece nuestra sociedad a la que usted retrata?

RESPUESTA. Desafortunadamente, muchas de las cosas que estaban mal en los setenta siguen actualmente. Escocia tiene una horrible tasa de muertes por sobredosis. La pobreza infantil, las personas sin hogar, abusos institucionales… Muchas de las cuestiones que se han intentado erradicar desde los años setenta no parece que estén mucho mejor. Y cuando hay problemas como esos, siempre hay crímenes...

P. ¿Cree que vamos hacia una época con calles más inseguras debido a la pandemia?

R. No lo creo. Hay menos gente en la calle, los pubs no están abiertos y las drogas son más difíciles de conseguir. Las cosas que hacen que salte la violencia no están.

P. Los setenta parecen una época en la que regían ciertas reglas, incluso entre la delincuencia. Y las drogas no estaban tan presentes. ¿Cree que en nuestra época las desigualdades están más latentes? ¿Aumentarán?

R. No estoy seguro de que los setenta fueran menos difíciles. Recuerdo los setenta. El desempleo era muy alto. La industria estaba colapsada. Las mujeres cobraban una fracción de lo que cobraban los hombres. En Irlanda del Norte, los problemas se cobraban muchas vidas… La desigualdad siempre está entre nosotros. Quizás era algo menos obvio en los setenta. Ahora, los gobiernos son más cuidadosos a la hora de intentar esconderla.

"La desigualdad siempre está. Quizás era algo menos obvio en los setenta. Ahora, los gobiernos son más cuidadosos a la hora de esconderla"

P. El protagonista de su novela, Harry McCoy, es un tipo duro, pero al mismo tiempo es muy entrañable, se preocupa de la gente más vulnerable. Da un poco la sensación de que pertenece a otra época. Hoy encajaría de forma difícil. ¿Las relaciones sociales son hoy más complicadas? A veces, parece que tratamos peor a nuestros semejantes.

R. Bueno, él habría crecido en un entorno diferente y sería una persona distinta. Pero estoy seguro de que sus características esenciales, como una conciencia por los débiles, resistencia a la autoridad y un sentido de la justicia moral, seguirían con él. Quizá no las expresaría de forma tan contundente. Pero no creo que las relaciones sociales sean más complicadas. Creo que son mejores ahora. Las personas que son distintas ahora son tratadas con mucho más respeto y tienen mayores protecciones legales. Eso no sucedía en los setenta.

P. En sus libros, aparece bastante la cultura popular, la música, un concierto de Bowie, los Rolling Stones… Usted trabajó antes de ser escritor en una multinacional de música y conoce bastante esta industria. ¿Cómo cree que va a sobrevivir a esta pandemia? Es uno de los sectores más afectados.

R. Es verdad que los músicos y la industria musical están viviendo tiempos terribles. La mayoría de los músicos, a menos que tengas muchísimo éxito, no hacen dinero con el 'streaming' sino con los conciertos, y ahora no hay conciertos. La cruda realidad es que muchos de ellos tendrán que renunciar y tratar de ganar dinero de una manera más convencional. Menos mal que empecé los libros de McCoy en los setenta, así que tengo bastante material hasta llegar a 2020. Tendría que escribir otros 20 libros hasta llegar a los tiempos de pandemia. No creo que eso suceda.

"La cruda realidad es que muchos músicos tendrán que renunciar y tratar de ganar dinero de una manera más convencional"

P. ¿Cómo está usted llevando estos tiempos pandémicos?

R. Personalmente, la pandemia es difícil como lo es para todo el mundo. La gente me suele decir, “bueno, esto a ti no te afecta porque estás en casa escribiendo”. En parte es verdad, pero también tengo otra vida. Ha sido menos malo para mí que para la mayoría de la gente, pero también he echado de menos a gente, viajar, salir por ahí… La Biblioteca Mitchell de Glasgow cerró, por lo que no podía ir para comprobar datos en viejos periódicos o mapas para mi último libro. Supongo que por eso habrá algunos errores.

placeholder Alan Parks.
Alan Parks.

P. Reino Unido ha sido confinado otra vez. ¿Está haciendo los deberes el Gobierno de Boris Johnson con esta pandemia?

R. Reino Unido, como la mayoría de países, está lidiando con los golpes de la pandemia. Está intentando limitar el virus y a la vez que la economía no colapse. Pero no estoy seguro de que esté funcionando.

P. Y finalmente, el Brexit llegó. ¿Cómo se siente? ¿Por qué ha podido triunfar algo como el Brexit hoy en día y no en otras épocas?

R. El Brexit es una cagada total. Es un desastre. Creo que ha ocurrido ahora porque resurgió una cierta mentalidad conservadora. Una mentalidad obsesionada con la soberanía y una especie de visión victoriana de dónde se encuentra el Reino Unido en relación con el resto del mundo.

"El Brexit es una cagada total. Es un desastre. Creo que ha ocurrido ahora porque resurgió una cierta mentalidad conservadora"

P. Escocia quería permanecer en la UE. ¿Cree que se retomará este asunto?

R. No creo que tenga mucho sentido decir que Escocia quería quedarse en la UE. Esa posibilidad nunca estuvo sobre la mesa. ¡Mucha gente en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte también quería quedarse en la UE!

P. Pero ¿es el momento de un nuevo referéndum? ¿Qué cree que es lo mejor para Escocia?

R. Ahora creo que lo mejor para Escocia y el resto del mundo sería intentar lidiar con la pandemia y tenerla bajo control. Una vez que eso se haya hecho, nos podremos preocupar de todo lo demás.

Glasgow huele a tugurio, a fábrica y a crimen. Al menos, es lo que sucede en las novelas del escocés Alan Parks, ambientadas a comienzos de los años setenta y que está publicando en español Tusquets. El año pasado, llegó la primera de la serie del policía Harry McCoy, 'Enero sangriento', y estos días se acaba de publicar la segunda, 'Hijos de febrero'. Un nuevo asesinato narrado de forma bastante explícita y un nuevo recorrido por el mundo del hampa, de los burdeles y todos los clichés de la novela negra. Porque, sí, Parks tira de todos los estereotipos —el poli duro, pero entrañable, la 'femme fatale', el mafioso...—, pero lo hace muy bien.

Escocia Glasgow Boris Johnson Novela negra Reino Unido Delincuencia
El redactor recomienda